lunes, 25 de julio de 2016

Que Visitar en Siena Turismo (Toscana - Italia)



QUE VISITAR EN SIENA TURISMO (TOSCANA - ITALIA)

Siena es una ciudad italiana de la región de la Toscana (Italia), capital de la provincia de Siena. Es una ciudad de ladrillo contruida sobre tres colinas, de ahí la división en terzi, es decir, en tres barrios. La torre del Ayuntamiento emerge como una flecha del centro de la colina con su maraña de casas color ladrillo y sus callejuelas empinadas. En constraste, la catedral de mármol blanco y negro descansa majestuosamento sobre la loma más alta.


- Visite: en Siena, todo el casco antiguo; en Rapolano, la feligresía de SanVittore, de estilo románico, y las termas; en Asciano la iglesia de Sant’Agostino y la de Sant’Agata; en Monte Oliveto Maggiore, la abadía benedictina del siglo I XIV; en Buonconvento, la iglesia de San Roberto e San Paolo y el Palazzo Pretorio; Gaiole, Badia a Coltibuono, Radda y Castellina están en el Chianti, territorio famosos por sus viñedos y por las feligresías y los castillos como el de Brolio y el de Meleto; en Poggibonsi, la basílica de San Lucchese; en Colle di Val d’Elsa, el casco antiguo, con el Palazzo Campana, magnífico ejemplo de arquitectura manierista; en San Gimignano, las torres, la plaza de la Cisterna, el Palazzo del Podestà y el del Comune (Ayuntamiento); en Monteriggioni, el burgo amurallado.


- Museos: en Siena, el Museo dell’Opera Metropolitana y la Pinacoteca Nazionale; en Asciano, el Museo Etrusco y el Museo d’Arte Sacra; en Buonconvento, el Museo d’Arte Sacra della Val d’Arbia.

- Gastronomía: pecorino delle Crete (queso de cabra), lentejas con faisán, zuppa di fagioli alla senese (alubias), ribollita (sopa de verduras), cavallucci, panforte. Enoteca Italiana (Fortezza Medicea);


CENTRO HISTORICO DE SIENA

El centro histórico de Siena ha sido declarado por la Unesco como Lugar Patrimonio de la Humanidad en el año 1995, por considerar que es la encarnación de una ciudad medieval. Sus habitantes rivalizaron con Florencia en materia de planeamiento urbanístico, conservando a lo largo de los siglos su apariencia de ciudad gótica, adquirida entre los siglos XII y XV.


Su catedral, comenzada a mediados del siglo XII, es un representativo ejemplo de la arquitectura gótica italiana. La fachada principal, obra de Giovanni Pisano, fue terminada en 1380; en el interior se puede admirar el púlpito octogonal sostenido por leones de Nicola Pisano, y su pavimento de mosaicos, un historiado laberinto recorrido por penitentes arrodillados. Bajo la catedral, en el baptisterio, se encuentra la magnífica pila bautismal con bajorrelieves de Donatello, Ghiberti, Jacopo della Quercia y otros escultores del siglo XV.


El museo de la obra de la catedral contiene la famosa Madonna realizada por el artista sienés probablemente más influyente de su tiempo, el pintor Duccio di Buoninsegna (1253-1319).


En la Piazza del Campo, que tiene forma de abanico, se encuentra el Palazzo Pubblico o Ayuntamiento (siglo XIV) con su famoso Campanile. El Ayuntamiento, él mismo una gran obra de arquitectura, alberga otro importante museo de arte. Incluido dentro del museo están las series de frescos sobre el buen gobierno y el resultado del buen y mal gobierno de Ambrogio Lorenzetti y algunos de los mejores frescos de Simone Martini y Pietro Lorenzetti. En la plaza pueden apreciarse los relieves de la Fuente Gaia de Jacopo della Quercia. Es en esta plaza también donde se celebra la famosa carrera de caballos el Palio delle contrade, que tiene lugar habitualmente dos veces al año y en la cual, tanto jinete como caballo representan cada uno de los diecisiete distritos de la ciudad, las contrade.


En la Plaza Salimbeni está el Palacio Salimbeni, un destacado edificio y también el cuartel general medieval de Monte dei Paschi di Siena uno de los bancos más antiguos de existencia continuada y un protagonista relevante en la economía sienesa. El destacado palacio gótico Palazzo Chigi en Via di Città es la sede de la Accademia Musicale Chigiana, el conservatorio de música de Siena.


Otros lugares de interés en Siena son:
- Palacio Piccolomini (Palazzo Piccolomini): es una de las muestras más elegantes del Renacimiento senés. Fue comenzado por Pietro Paolo del Porrina en 1469, basándose en un proyecto atribuido a Bernardo Rossellino.
- Pinacoteca Nacional (Pinacoteca Nazionale): está instalada en el Palacio Buonsignori (siglo XV).
- Fortezza Medicea: una fortaleza realizada para los Médicis en el siglo XVI.


Otras iglesias en la ciudad incluyen:
- Basílica de Santo Domingo: dedicada a Domingo de Guzmán. La iglesia se empezó en 1226-1265, pero se amplió en el siglo XIV para adquirir el aspecto gótico actual. Es un gran edificio construido, como muchos de los edificios contemporáneos de órdenes mendicantes, en ladrillo, con un airoso campanario a su izquierda (su altura se redujo después del terremoto de 1798). El interior tiene planta de cruz egipcia con una enorme nave central cubierta de cerchas con un transepto que presenta capillas altas.
- Basilica dell'Osservanza
- Basílica de Santa María dei Servi
- San Francesco
- Santo Spirito
- San Martino
- Santuario de Santa Caterina, incorporando la antigua casa de santa Catalina de Siena. Alberga el Crucifijo "milagroso" (finales del siglo XII) del que cuenta la leyenda que la santa recibió sus estigmas, y una estatua del siglo XV de santa Catalina.


PIAZZA DE CAMPO

La Piazza del Campo es la plaza principal del centro histórico de Siena, Toscana, Italia, es considarada una de las plazas medievales más impresionantes de Italia. Es conocida mundialmente por su belleza e integridad arquitectónica. El Palazzo Pubblico y su Torre del Mangia, junto con varios palazzi signorili, rodean la plaza, que tiene forma de concha. En el noroeste está la Fonte Gaia. Alrededor de la plaza se celebra la carrera de caballos bianual del Palio. Tiene forma de concha, como los teatros clásicos, y se extiende sobre una hondonada que se prolongaba a través de la plaza del mercado detrás del ayuntamiento hasta campo abierto y se conocía simplemente por campo. La plaza conecta las colinas de Siena desde el siglo XIII.


El característico empedrado de la plaza data de 1347. El rojo cálido de los ladrillos contrasta con las franjas claras de travertino que se extienden en forma de estrella y que dividen la plaza en nueve segmentos a partir del punto más bajo, en el Palacio Público, en recuerdo del gobierno de los gremios sieneses, que proporcionó estabilidad a la ciudad entre 1287 y 1355. La sede del "gobierno de los nueve" quedó ligada simbólicamente a la plaza y la ciudad. A partir de 1297 se procuró que los edificios de la plaza armonizaran mediante rigurosas decisiones arquitectónicas, pero los criterios no siempre se respetaron en siglos posteriores. El vulgo podía afluir a la plaza a través de once calles y callejuelas cuando sonaba la gran campana de la Torre del Mangia y escuchar los decretos gubernamentales o festejar la victoria sobre Florencia en el año 1260. Aquí predicó san Bernardo en el siglo XV contra la guerra civil, y la Edad Media retorna cada año con el tradicional Palio.


- Historia: La plaza era un mercado creado antes del siglo XIII en una zona inclinada cerca del punto de encuentro de las tres comunidades de las colinas que se unieron para formar Siena: Castellare, San Martino y Camollia. Siena pudo haber tenido asentamientos etruscos anteriores, pero no fue un asentamiento romano considerable, y el campo no está ubicado en el lugar de un Foro Romano, como se sugiere a veces. Fue pavimentada en 1349 con ladrillos rojos con dibujos de espinas de pescado y diez líneas de travertino, que dividen la plaza en nueve secciones que irradian desde la boca del gavinone (el desagüe central del agua), frente al Palazzo Pubblico. El número de divisiones simboliza la regla de Los Nueve (Noveschi), quienes trazaron la plaza y gobernaron Siena en el apogeo de su esplendor medieval, entre 1292 y 1355. El Campo era y continúa siendo el punto central de la vida pública de la ciudad. Desde la plaza salen once estrechas calles hacia la ciudad.


Los palazzi signorili que rodean la plaza, que albergan las familias de los Sansedoni, los Piccolomini, los Saracini,…, tienen la misma altura, en contraste con las torres anteriores (emblemas de lucha comunal) como las que se pueden ver cerca de Siena, en San Gimignano. En los estatutos de Siena, se ordenó el decorum cívico y arquitectónico: "...corresponde a la belleza de la ciudad de Siena y la satisfacción de casi todas las personas de la misma ciudad que todos los edificios que se construyan en las vías públicas... estén en línea con los edificios existentes y que un edificio no sobresalga más allá de otro, sino que se dispongan igualmente para conseguir la mayor belleza para la ciudad."


La unidad de estas casas góticas tardías se realiza en parte por la uniformidad de los ladrillos de sus paredes: la fabricación de ladrillos era un monopolio de la comuna, que se encargó de que se mantuvieran los mismos estándares de fabricación.


A los pies de la pared del Palazzo Pubblico está la Capilla de la Virgen, de estilo gótico tardío, construida como un exvoto por los sieneses, después de que finalizara la terrible peste negra de 1348.


- Fonte Gaia: La Fonte Gaia ("Fuente de Alegría") se construyó en 1419 como punto final del sistema de conducciones que llevaban agua al centro de la ciudad, sustituyendo una fuente anterior construida en torno a 1342, cuando se completaron las conducciones de agua. Bajo la dirección del Comité de los Nueve, se construyeron muchos kilómetros de túneles para llevar agua a las fuentes y drenar los campos de los alrededores. La fuente actual, una importante atracción turística, consiste en una cuenca rectangular adornado en tres lados con muchos bajorrelieves, como el de la Madonna rodeada por las Virtudes Clásicas y Cristianas, símbolo del buen gobierno bajo el patronazgo de la Madonna.


La Fonte Gaia, de mármol blanco, fue diseñada y construida originalmente por Jacopo della Quercia, cuyos bajorrelieves de los lados de la cuenca se conservan en el Ospedale di St. Maria della Scala en la Piazza del Duomo. Las antiguas esculturas fueron sustituidas en 1866 por copias libres de Tito Sarrocchi, quien omitió las dos estatuas desnudas de Jacopo della Quercia de Rhea Silvia y Acca Larentia, debido a que los ediles del siglo XIX las consideraron demasiado paganas o demasiado desnudas. Cuando fueron colocadas en 1419, estas figuras desnudas de Jacopo della Quercia fueron las dos primeras estatuas femeninas desnudas, que no eran Eva ni una santa penitente, situadas en un lugar público desde la Antigüedad.


- Palacio Comunal de Siena: El Palacio Comunal, llamado Palazzo Pubblico, de la ciudad italiana de Siena se encuentra en la Piazza del Campo, que tiene forma de abanico. Este Ayuntamiento data del siglo XIV. Su construcción comenzó en 1297 y su propósito original era albergar el gobierno republicano, formado por el Podestà y el Consejo de los Nueve.


El exterior de la estructura es un ejemplo de arquitectura medieval italiana con influencias góticas. La planta baja es de piedra; las superiores están hechas de ladrillo. La fachada del palacio está ligeramente curvada hacia el interior (cóncavo) para reflejar la curva exterior de la Piazza del Campo.


Es famoso su campanario (Campanile), llamado Torre del Mangia, erigido entre 1325 y 1344 con su parte superior diseñada por el pintor Lippo Memmi. La torre fue diseñada para superar en altura a la torre del Palazzo Vecchio de Florencia, vecina y rival; en aquella época era la estructura más alta de Italia. Fue dotada de un reloj mecánico a mediados del siglo XIV.


Prácticamente todas las grandes salas del interior del palacio contienen frescos, siendo los más famosos de Simone Martini y Ambrogio Lorenzetti. Estos frescos fueron inusuales en su época, pues fueron encargo de los gobernantes laicos, más que de la iglesia o de una fraternidad religiosa. Es también inusual que los frescos representaran escenas de la vida secular, en vez de los temas religiosos que dominaban el arte Italiano de esa época.


- Torre del Mangia: La Torre de Mangia (en italiano, Torre del Mangia) es una antigua torre medieval (campanario o campanile) ubicada en la ciudad de Siena, en la región Toscana (Italia). Fue construida entre los años 1338 y 1348.1 Se encuentra situada en la Piazza del Campo, la plaza principal de Siena, junto al Palazzo Pubblico (ayuntamiento). Con sus 88 metros de altura, cuando se construyó fue una de las torres seculares más altas de la Italia medieval. La torre fue construida para ser exactamente de la misma altura que el Duomo di Siena, como signo de que la iglesia y el Estado tenían el mismo estatus. La torre es visible desde todos los puntos de la ciudad.


El nombre de la torre (mangia) deriva de su primer guardián, Giovanni di Balduccio, apodado Mangiaguadagni por su tendencia a gastar todo su dinero en comida. La parte superior fue realizada por Agostino di Giovanni siguiendo un diseño de un Mastro Lippo pittore, probablemente Lippo Memmi.


Las paredes de la torre son de aproximadamente 3 m de espesor en cada lado. La galería de mármol, conocido como Cappella di Piazza, fue añadida en 1352 por los supervivientes de la peste negra de la ciudad de Siena en agradecimiento a la Virgen Santa. La pilastra fue renovada, adquiriendo su forma actual, en el año 1378, y las esculturas que la decoran fueron realizadas entre los años 1378 y 1382 por Mariano d'Angelo Romanelli y Bartolomeo di Tomme. El techo de madera simple que antiguamente cubría la galería fue sustituida por la actual bóveda renacentista de mármol entre 1461 y 1468 por Antonio Federighi, también autor de las decoraciones extravagantes de la parte superior. Entre 1537 y 1539 Il Sodoma pintó un fresco sobre el altar, el cual ahora se encuentra en el museo de la ciudad ubicado en el Palacio Público. El reloj fue añadido en el año 1360.


- El Palio de Siena (Palio di Siena): es una carrera de caballos que enfrenta a las contradas o distritos de la ciudad de Siena, Italia. De origen medieval, la competición se desarrolla dos veces al año: el 2 de julio se corre el Palio di Provenzano (en honor a la Virgen de Provenzano) y el 16 de agosto el Palio dell'Assunta (en honor de la Asunción de la Virgen).


En ocasiones excepcionales, como fue la llegada del hombre a la luna, o aniversarios entendidos como relevantes y pertinentes, como el centenario de la Unificación de Italia, la comunidad de Siena puede decidir efectuar un Palio extraordinario, a celebrar entre mayo y septiembre. La carrera tiene lugar en la céntrica Piazza del Campo de Siena.


La academia de la lengua española da dos definiciones para el término: 'palio', que tienen relación con la carrera: Palio: 6. m. Paño de seda o tela preciosa, que se ofrecía como premio al vencedor en determinados juegos de carrera. Correr el palio. 1. loc. verb. Participar en los juegos de carrera en cuya meta se ponía como premio un palio de seda.



HISTORIA DE SIENA

- Siena en la Antigüedad: Según una antigua leyenda, Siena fue fundada por Asquio y Senio, hijos de Remo (hermano de Rómulo, mítico fundador de Roma), sobre las tres colinas que ocupa actualmente. Es cierto que en el periodo imperial fue súbdita de Roma con el nombre de Sena Julia. Este origen romano está relacionado con el emblema de la ciudad, la loba que amamantó a Rómulo y Remo. Estatuas y otras obras de arte que representaban a una loba amamantando a los gemelos Rómulo y Remo pueden verse por toda la ciudad de Siena. Otras etimologías hacen que su nombre derive del apellido etrusco "Saina", el apellido romano de los Saenii, o la palabra latina senex ("viejo") o la forma derivada seneo, "ser viejo".


En realidad, Siena, como otras ciudades sobre colinas de la Toscana, fue primero un asentamiento etrusco (h. 900 a. C. a 400 a. C.), cuando estaba habitada por una tribu llamada los saina. Los etruscos fueron un pueblo avanzado que cambió el rostro de la Italia central a través de su uso de la irrigación para conquistar tierras que anteriormente no eran cultivables, y por su costumbre de erigir ciudades en fuertes sobre colinas de fácil defensa. Luego, en la época del emperador Augusto, se convirtió en colonia romana (Sena lulia). El primer documento que la menciona data del año 70. Algunos arqueólogos afirman que fue controlada durante una época por una tribu gala llamada los senones.


Siena no prosperó bajo el gobierno romano. No estaba cerca de ninguna de las principales calzadas y por lo tanto perdió oportunidades para comerciar. Su estaus insular significó que el Cristianismo no penetró hasta el siglo IV, y no fue hasta que los lombardos invadieron Siena y el territorio que la rodea que empezó a conocer la prosperidad. Su ocupación y el hecho de que las antiguas vías romanas Aurelia y Cassia pasaban a través de zonas expuestas a los ataques bizantinos, hicieron que las carreteras entre las posesiones septentrionales lombardas y Roma fuera trazadas nuevamente, a través de Siena. La consecuencia inevitable de ello fue que Siena prosperó como un centro comercial, y las corrientes constantes de peregrinos que pasaban desde Roma y hacia ella proporcionaron valiosos ingresos en los siglos siguientes.


- Siena durante la Edad Media: Las familias aristocráticas más antiguas de Siena remontan sus antepasados a la época en que los lombardos se rindieron en 774 a Carlomagno. En este momento la ciudad se vio invadida por una ola de supervisores francos que se casaron con la existente nobleza sienesa, y dejó un legado que puede verse en las abadías que fundaron por el territorio sienés. No obstante, el poder feudal decayó, y a la muerte de la condesa Matilde en 1115 la marca de Tuscia que había estado bajo el control de su familia, los Canossa, se disgregó en varias regiones autónomas. Fue entonces cuando Siena se convirtió en un burgo autogobernado (organización social que surgió en Europa en la Alta Edad Media para proteger las ciudades de nobles anárquicos y bandidos), reemplazando al precoz gobierno aristocrático.


Aquí comenzó la influencia de la incipiente República de Siena. Este período fue también crucial a la hora de modelar Siena tal cual la conocemos hoy en día. Fue a principios del siglo XIII cuando se terminó la mayor parte de la construcción de la catedral de Siena. También en esta época creció la importancia de la Piazza del Campo, hoy considerada uno de las más bellos espacios urbanos de Europa, como centro de la vida secular. Se construyeron nuevas calles que desembocaban en ella y servía como plaza del mercado. Se construyó una muralla en 1194 en lo que actualmente es el Palazzo Pubblico para deterner la erosión del suelo, un indicativo de cuánto estaba ganando en importancia como espacio cívico.


A principios del siglo XII, una comuna auto-gobernada reemplazó al anterior gobierno aristocrático. Los cónsules que gobernaban la república se fueron haciendo cada vez más intrusivos para el pueblo y el burgo fue ampliando su territorio a medida que los nobles feudales se doblegaban al poder urbano. La República de Siena, con sus luchas internas entre los nobles y el partido popular estaba habitualmente enfrentada políticamente a su gran rival, Florencia, y fue en el siglo XIII predominantemente gibelina en oposición al papel güelfo asumido por Florencia. Este conflicto formó el telón de fondo de algunos episodios de la Divina Comedia de Dante.


El 4 de septiembre de 1260 los gibelinos sieneses, apoyados por fuerzas del rey Manfredo de Sicilia, derrotaron a los güelfos florentinos en la batalla de Montaperti. Antes de la batalla, el ejército sienés de alrededor de 20.000 soldados se enfrentaba a un ejército florentino mucho mayor de alrededor de 33.000. Antes de la batalla, toda la ciudad se encomendó a la Virgen María (esto se ha hecho varias veces a lo largo de la historia de la ciudad, la más reciente en 1944 para proteger la ciudad de los bombardeos aliados). El hombre a quien dieron el mando de la guerra, Bonaguida Lucari, caminó descalzo y destocado con un dogal alrededor del cuello, hasta la catedral. Dirigía una procesión compuesta por todos los residentes en la ciudad, y todo el clero lo esperó allí. Lucari y el obispo se abrazaron, para mostrar la unidad entre la iglesia y el estado, entonces Luceri formalmente dio la ciudad y su contrade a la Virgen.


Según la leyenda, una espesa nube blanca bajó sobre el campo de batalla dando a los sieneses protección que ayudó a su ataque. En realidad, el ejército florentino lanzó varios ataques infructuosos contra el ejército sienés a lo largo del día, luego los sieneses contraatacaron y traidores dentro del ejército florentino mataron al portaestandartes y en el caos resultante, el ejército florentino se disgregó y huyó del campo de batalla. Casi la mitad del ejército florentino (alrededor de 15.000 hombres) fueron muertos. Tan absoluta fue la derrota que incluso hoy en día, si equipos de las dos ciudades se enfrentan en cualquier acontecimiento deportivo, los aficionados sieneses probablemente insten a sus rivales florentinos a ¡Recordar Montaperti!.


La Universidad de Siena, fundada en 1240 y famosa por sus facultades de Derecho y Medicina, aún se encuentra entre las más importantes de Italia. Siena rivalizó con Florencia en las artes a lo largo de los siglos XIII y XIV: el importante pintor de la Baja Edad Media Duccio di Buoninsegna (1253–1319) fue sienés, pero trabajó por toda la península, y el mural del "Buen Gobierno" de Ambrogio Lorenzetti en el Palazzo Pubblico, o Ayuntamiento, es un magnífico ejemplo de arte tardío de la Edad Media que apunta ya a comienzos del Renacimiento así como una representación de la utopía de la sociedad urbana tal como se concebía en aquella época.


Siena quedó devastada por la Peste Negra de 1348, y también sufrió de fallidas empresas financieras. En 1355, con la llegada de Carlos IV de Luxemburgo a la ciudad, la población se alzó y suprimió el gobierno de los Nove (Nueve), estableciendo el de los Dodici (Doce) nobles ayudados por un consejo con mayoría popular. También duró poco y fue reemplazado por los Quindici (Quince) reformadores en 1385, los Dieci (Diez, 1386-1387), Undici (Once, 1388-1398) y Doce Priores (1398-1399) quienes, al final, entregaron el señorío de la ciudad a Gian Galeazzo Visconti de Milán para defenderla del expansionismo florentino.


Así, a finales del siglo XIII Siena pasó a los Visconti. En 1404 los Visconti fueron expulsados y se estableció un gobierno de Diez Priores, en alianza con Florencia contra el rey Ladislao I de Nápoles. Con la elección del sienés Pío II como Papa, los Piccolomini y otras familias nobles pudieron regresar al gobierno, pero después de su muerte el control volvió a manos populares. En 1472 la República fundó el Monte dei Paschi, un banco que aún hoy se encuentra activo y que es el banco más antiguo en funcionamiento del mundo.


- Siena, desde el Renacimiento al presente: Las facciones nobles regresaron a la ciudad con Pandolfo Petrucci en 1487, con el apoyo de Florencia y de Alfonso de Calabria; Petrucci ejerció poder efectivo sobre la ciudad hasta su muerte en 1512, favoreciendo las artes y las ciencias, y defendiéndola de César Borgia. A Pandolfo le sucedió su hijo Borghese, quien fue expulsado por su primo Raffaello, ayudado por el Papa Médicis León X. El último Petrucci fue Fabio, exiliado en 1523 por el pueblo de Siena. Se reanudó la lucha interna, con la facción popular desbancando al partido Noveschi apoyado por Clemente VII: el último envió un ejército, pero fue derrotado en Camollia en 1526. El Emperador Carlos V se aprovechó de la caótica situación y puso una guarnición española en Siena. Los ciudadanos la expulsaron en 1552, aliándose con Francia: esto era inaceptable para el Emperador, que envió a su general Gian Giacomo Medici a asediarla con un ejército Florentino-Imperial.


El gobierno sienés confió su defensa a Piero Strozzi. Cuando resultó derrotado en la batalla de Marciano (agosto de 1554), se perdió toda esperanza de alivio. Tras 18 meses de resistencia, se rindió a Florencia el 17 de abril de 1555, marcando el final de la República de Siena. El nuevo rey español, Felipe II, que debía enormes sumas a los Médicis, lo cedió, junto con una serie de fortalezas costeras anexadas a los Presidios de Toscana, al Ducado de Florencia, futuro Gran Ducado de Toscana, al que perteneció hasta la unificación de Italia en el siglo XIX. Un gobierno republicano de 700 familias sienesas en Montalcino resistió hasta 1559.


La Siena actual tiene un aspecto aún muy parecido al que tenía en los siglos XIII y XIV. La pintoresca ciudad sigue siendo un importante centro cultural, especialmente en disciplinas humanísticas.


ENOTECA ITALIANA - FORTEZZA MEDIEA

La Enoteca Italiana de Siena es la única institución pública con el objetivo de promover los vinos italianos en el mundo, y está situada en un lugar espectacular que vale la pena visitar: el interior de un bastión de la fortaleza de los Medici, con "cuevas" que crean una atmosfera increíble. Esta fortaleza de los Medici, fue construida en 1560 por Cosimo I de Medici para sofocar cualquier intento por parte de los sieneses a recuperar su independencia.


Es interesante la exposición permanente "Parladivino" (entrada gratuita), que permite conocer todos los vinos producidos en Italia gracias a una pantalla interactiva. En esta exposición permanente hay 1.000 botellas de vino desglosadas ​​por área vitícola y tótems que proporcionan información sobre las bodegas y sus viñedos. En la exhibición hay por supuesto también los vinos de Siena y la Toscana. Siena es, de hecho, la provincia italiana con el mayor número de denominaciones: DOCG Chianti Classico, Chianti Colli Senesi, Vernaccia de San Gimignano, Nobile di Montepulciano y Brunello di Montalcino. No hay que olvidar el doce Denominaciones de Origen Controlada de la Provincia de Siena, incluyendo el Valle de Orcia Bianco, Rosso di San Gimignano, el rojo y el Sant'Antimo Bianco, Rosso di Montepulciano y Rosso di Montalcino.


Este lugar es también una tienda de vinos, bar y restaurante habiertas hasta la medianoche, con salones y terrazas para degustar y comprar los vinos de la Toscana y Siena, ademas de poder ser acompañados con las especialidades de la cocina de Siena. Un sumiller especializado, después de escuchar sus necesidades, le ayudará a elegir el vino adecuado para cada ocasión, con la mejor relación calidad / precio. También se puede degustar vinos de la copa con la combinación de platos fríos, y organizar degustaciones especiales en reserva para grupos. El costo de tres copas de degustación de vinos es de 11 euro, a elegir entre un trío de la Toscana (Chianti, Vernaccia, Nobile di Montepulciano), Italiano (norte, centro, sur), color (blanco, tinto, rosado), y más.


EL PALIO DE SIENA

- La historia del Palio: Según algunas fuentes, fue en recuerdo de la batalla de Montaperti, que ponía fin al peligro florentino, que los sieneses decidieron iniciar el Palio, considerada hoy una de las fiestas históricas más importantes de Italia.


La historia del Palio de Siena es más articulada y compleja; hunde sus propias raíces en una época aún más remota. En las ciudades italianas de los siglos XII y XIII era usual organizar carreras de caballos, fuera como espectáculo público, fuera como competición entre las diversas caballerizas de sus ciudadanos. A este origen se conjugan idealmente las diversas evocaciones históricas que todavía se desarrollan en Italia. Pero este tipo de Palio no es el progenitor directo de la competición sienesa actual.


Paralelamente a los palios de los nobles, los ciudadanos de Siena comenzaron a organizar, más o menos espontáneamente, diferentes tipos de competiciones. Se recuerdan, a partir del Siglo XV, Palios regionales, carreras de búfalos, corridas de toros, una especie de boxeo, Juego de la Elmora, Juegos de San Giorgio, carreras de burros, juegos de pelota. Muchas de estas competiciones eran precedidas por cortejos, representaciones alegóricas o carros triunfales con temas mitológicos griegos.


Noticias de palios han atravesado todo el Siglo XV y XVI, pero en algunos casos es difícil entender si las crónicas se referían a palios de nobles (Palio alla lunga) o a palios alla tonda.


La organización de base regional de la fiesta y de las comunidades tiene su origen, probablemente, en el tipo de organización territorial de las compañías militares que caracterizaba el ejército sienés medieval. Cuando no había guerra, esta organización se volcaba en la competición en los juegos ya citados.
Sobre esta organización interclasista han sido hechas también interpretaciones de tipo antropológico, relativas al carácter territorial de la organización social sienesa, opuesto a aquel clasista más difundido, por ejemplo, en los países anglosajones.


La carrera del Palio toma su nombre, y no sólo en Siena, del premio: el Palio, del latín pallium (mantel de lana), era un tipo de tela muy apreciado, que se usaba en distintos ámbitos. En Siena, en general, era destinado a la iglesia de la contrada ganadora. Podía ser utilizado como adorno para la misma iglesia, o para otros usos análogos. Un pallium quincuacentenario parece haber decorado hasta no hace muchos años el altar de la iglesia de San Giuseppe, de la contrada Capitana dell'Onda.


Esto se debía a que las contradas se apoyaban para su unión en las parroquias o en las compañías laicas que sostenían y soportaban las órdenes religiosas. Es comprensible cómo, en caso de victoria, el premio era regalado a la iglesia regional, fuera por reconocimiento, fuera por devoción.


Otra posibilidad era la restitución del premio a la comunidad cívica en cambio de su valor en dinero. En este caso el importe podía ser usado, por ejemplo, para hacer de dote para las jóvenes con menos recursos de la contrada o para otros asuntos de utilidad común.


Desde el siglo XVIII se afirma la idea del Palio-dipinto (el más antiguo es el conservado en el museo de la contrada del Aquila, ganado el 2 de julio de 1719) y sólo después de la Segunda guerra mundial para pintarlo no son sólo llamados los artesanos de Siena sino pintores de fama nacional e internacional.


Entre los variados espectáculos y competiciones, en el Siglo XVI, se va lentamente afirmando el Palio alla tonda, ese que conocemos hoy día. Esto se acentúa después de 1555, año en que se termina la guerra de Siena y la ciudad, destruida, se cierra en sí misma ahogando el peso de la pérdida de la libertad en los juegos y en las celebraciones en su interior.


El elemento desencadenante del Palio moderno se encuentra probablemente en un episodio ocurrido durante la ocupación florentina y española de la ciudad. Hacia el fin del siglo XVI una famosa Piedad conservada en un tabernáculo en la región donde había habitado Provenzano Salvani, que se decía haber sido puesta en su lugar por Santa Catalina tres siglos antes, fue ultrajada por un soldado español. Quizás debido al alcohol, disparó a la estatua, muriendo a causa de la explosión de su propio arcabuz. Era el 2 de julio y, para conmemorar el milagro hecho por la Virgen protectora de Siena en contra los ocupantes, los ciudadanos comenzaron año tras año a celebrar con siempre mayor pompa el aniversario. Entre las varias celebraciones, fue natural incluir una carrera del Palio. En el 1611 fue también construida la Basilica di Provenzano que custodia aún hoy aquello que queda de la imagen sacra ultrajada, la Madonna di Provenzano.


Esta carrera difería de las otras organizadas espontáneamente en otras ocasiones: Participaban las contradas (por ende el pueblo) y no los nobles; Se corría en Piazza del Campo alla tonda y no por las calles de la ciudad alla lunga (organizado por la nobleza) o en una región específica.


Debemos presuponer que experimentos de este tipo de carrera fueron hechos anteriormente, pero es sólo al inicio del siglo XVII que el Palio moderno se afirma en el gusto lúdico de los sieneses.


Desde el 1656 la Comuna de Siena (Balia por entonces) se hace cargo de la organización del Palio, consolidando esta fiesta. Los costos del Palio estarán a cargo de la aristocracia hasta el 1836.


Los testimonios de la comunidad sienesa relativas a la realización del Palio existen desde el 1659 y es entonces desde este año que se cuentan las victorias "oficiales" de las contradas por parte de la Comuna. Los registros de las victorias anteriores a este año son considerados atendibles sólo si se apoyan en documentos conservados por el barrio o por investigaciones históricas profundas.


En el 1701 se comienza a correr, de manera intermitente porque todavía es espontánea, el Palio dell'Assunta. La fecha del 16 de agosto parece en este caso 'anómala' en cuanto sucesiva al día de fiesta de la Asunción de la Virgen. Se elige este día ya que los otros días canónicos de las fiestas de agosto, el 14 y el 15, en Siena estaban ocupados, respectivamente, por el Corteo dei Ceri e dei Censi y por la fiesta de la Asunción, que culminaba en el Palio alla lunga. Este último irá perdiendo poco a poco su importancia hasta ser abolido al inicio del Siglo XIX, en acompañamiento con la propagación de las ideas de la Revolución francesa y la consecuente pérdida de la centralidad de la clase nobiliaria.


Este nuevo Palio de agosto era al comienzo, una prolongación de los festejos del barrio ganador del Palio de julio, que lo organizaba a expensas propias cuando era económicamente posible, de aquí la intermitencia. Desde el 1802 sigue la misma suerte de aquel de julio, comenzando a ser organizado por la ya constituida comuna de Siena moderna.


En 1729, la gobernadora de Siena Violante di Baviera estableció los confines de las contradas. A causa de incidentes ocurridos en los años precedentes, decreta que no puedan participar más de 10 contradas por vez.


Con pocas correcciones y remodelaciones, estas son aún hoy e ininterrumpidamente las fechas en cuales se corre el Palio desde hace cientos de años.


Es el ayuntamiento de Siena el que organiza el Palio, el que administra el aspecto económico y la justicia paliesca (eventualmente sanciona a jinetes o contradas que violen el reglamento paliesco): el Palio se autofinancia por la comunidad sienesa y no prevé (ni aceptaría) algún tipo de esponsorización, como se puede ver en las imágenes de la carrera, en las cuales no aparecen nunca carteles ni escritos publicitarios.


Contrariamente a aquello que parece ser la idea más difundida fuera de Siena, el mecanismo del Palio, guiado por un Reglamento oficial, es remodelado continuamente.


De esta forma, el Palio se actualiza y se adapta a la realidad circundante. No se explicaría de otra forma su longevidad y la participación popular que los sieneses todavía hoy infunden en la Fiesta.


La actual división de barrios fue establecida en 1729, cuando Violante de Baviera definió los límites de cada uno de ellos, suprimiendo las contradas del Gallo (gallo), Leone (león), Orso (oso), Quercia (roble), Spadaforte (espada-fuerte) y Vipera (víbora). Durante el cortejo histórico previo a la carrera, seis jinetes representan estas seis contradas desparecidas.