domingo, 11 de octubre de 2009

Vinos para competiciónes y medallas de oro


El asunto de las calificaciones de revistas, evaluaciones de especialistas, concursos, etc., es algo polémico puesto que estos anteriores no viven de las publicaciones vendidas que por lo general suelen ser mínimas, si no por las aportaciones económicas recibidas por los patrocinadores o anunciantes en la mayoría bodegas que invierten grandes cantidades en marketing. También es cierto que puedes tener el mejor vino del mundo pero si nadie lo conoce quizás ese vino se quede guardado en tu bodega para siempre y también es cierto que hay personas que piensan más en el logotipo o animalito que van a poner en la etiqueta que en el producto que hay en el interior de la botella. El crear cultura del vino es un proceso lento.

Existe una diferencia entre vinos para competición y vinos para beber. No son lo mismo. Los vinos más potentes tienden a destacar en las catas comparativas, pero no son necesariamente los que se llevan el gato al agua cuando se trata de beber y rotar en los lineales de vinotecas y restaurantes. Si se presta atención una botella de esas que ganan concursos quedan a medias en la mesa, mientras que otra más humildes se terminan, o mejor aún, llaman a un segundo descorche, son más amistosas con las comidas. Realmente lo que sucede es que los vinos de competición son extremadamente concentrados, haciendo su consumo difícil con una comida. Sin embargo si en vez de tomar una copa de licor te tomas uno de estos vinos van a la perfección.

Las catas y concursos que se realizan por los especialistas para evaluar la calidad de los vinos son muy útiles por servir de referencia a los consumidores. Pero siempre hay que tener cuenta que esas calificaciones son parciales y hay casos donde un vino ha sido muy bien calificado y puntuado en una cata o concurso y no muy bien en otro. El consumidor debe tener en cuenta que son evaluaciones parciales realizadas en un determinado día y ambiente y por un grupo determinado de personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario