domingo, 12 de diciembre de 2010

Fenología de la Vid


FENOLOGÍA DE LA VID

Ciencia que estudia los cambios visibles que sufre la vid (y en general cualquier ser vivo) durante su ciclo de vida en relación con las condiciones climáticas y atmosféricas.

Cada una de las fases (brotación, floración, desarrolo del fruto, etc.) por las que pasa la planta durante su desarrollo anual se denomina estado fenológico.

Dado que una misma planta puede desarrollarse de forma distinta en condiciones climáticas distintas, la fenología permite hacer referencia a un estado concreto de la planta independientemente de las fechas del calendario (escala fenológica).

El estudio de los distintos estados fenológicos y los tiempos transcurridos entre ellos permite estudiar las técnicas más adecuadas para obtener un mejor rendimiento.

La toma de datos fenológicos aplicada a la viticultura resulta esencial para la toma de decisiones que afectarán a lo largo de toda la vida al cultivo, como por ejemplo, la elección de la variedad, del emplazamiento, la planificación de la plantación, la distribución de la mano de obra, el equipamiento necesario, prever la necesidad de determinadas técnicas culturales como el riego, control y evolución de la vegetación espontánea, sensibilidades a alteraciones parasitarias y no parasitarias, control fitosanitario, operaciones en verde, estimar la fecha óptima de recolección, etc. Cada estado característico de crecimiento de los órganos vegetativos y reproductores es un estado fenológico, y su sucesión la fenología de la vid o del viñedo.

El estudio de las fases fenológicas de la vid refleja cómo se suceden el desarrollo y crecimiento de los órganos vegetativos y fructíferos en íntima relación con las condiciones climáticas y culturales, debido a ello, existe una estrecha relación entre la fenología de la vid y la de los agentes biológicos del entorno vitícola y las exigencias culturales del viñedo. Por todo ello, el estudio de la fenología de la vid resulta una referencia objetiva, independiente y obligada en todo estudio de la viticultura y recomendada para el manejo del cultivo.

Existen distintas versiones para definir los estados fenológicos de la vid. La más antigua es la de Baggiolini (1952) que definía 10 estados fenológicos desde brotación hasta envero. Posteriormente fue completada con 5 estados más hasta caída de la hoja (Baillod y Baggliolini, 1993). Eichhorn y Lorenz (1977) subdividieron algunos estados fenológicos ya existentes, llegando a completar el número hasta 22, pero su mayor aporte estuvo en asignar a cada uno un código numérico de dos cifras, lo que permitió el cálculo y la informatización de los datos. Actualmente, hay un código decimal (de 00 a 100), propuesto por Lancashire et al (1991), llamado BBCH, que se puede aplicar a todos los cultivos. Lorenz y otros (1995) han desarrollado un código y descripción para extender la escala de la BBCH, y Coombe (1995) ha desarrollado un
trabajo para identificar los estados de crecimiento de la vid. Hoy la escala más recomendada es la de Eichhorn y Lorenz (1977), modificada por Coombe(1995), y redescrita por Coombe (2004), también hay que tener en cuenta la escala BBCH detalladamente descrita por Bloesch y Viret (2008).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada