jueves, 16 de diciembre de 2010

Heladas en el Viñedo


HELADAS EN EL VIÑEDO

La helada es un fenómeno climático que consiste en un descenso de la temperatura ambiente a niveles inferiores al punto de congelación del agua y hace que el agua que está en el aire se congele depositándose en forma de hielo en las superficies.

DAÑOS PRODUCIDOS

- Muerte de las yemas o conos vegetativos, apareciendo oscurecimiento y necrosis (lesión celular) en todo o parte de los mismos.
- Detención irreversible del desarrollo de brotes, pámpanos o racimos, como consecuencia del
marchitamiento y desecación por muerte o rotura de los tejidos, pudiendo llegar a provocar la caída de los mismos.
- Muerte de los órganos florales, produciendo más adelante un deficiente cuajado (transformación del ovario en fruto)
- Necrosis total o parcial de los brotes jóvenes de la vid, la parte más sensible del brote es el ápice del mismo y luego el racimo.
- Cuanto más desarrollado está el brote más sensible es a la helada. El momento de mayor sensibilidad es la floración, pero también menos frecuente su ocurrencia.
- Emisión de nuevos brotes que reemplazan el brote principal, según estado de desarrollo del brote helado, el tipo de yema que evoluciona es distinto.

HELADAS OTOÑALES

En el caso de las heladas otoñales, si la temperatura baja a -2 o -3 °C, las hojas se desecan parcialmente, pero los racimos permanecen intactos. Cuando la temperatura disminuye más de -6 °C, no sólo se produce el secado de las hojas sino que, en caso de que las uvas estén maduras se produce la pérdida de agua de éstas por alteración de las membranas, alimentando la concentración de azúcares, solamente sirviendo éste para vinos licorosos. Si, por el contrario, las uvas están maduras en forma incompleta al momento de la helada, se produce un color tinte rojizo en estas alterándose el sabor de los vinos elaborados.

HELADAS DE INVIERNO

Ante las heladas de invierno, la resistencia de los cepajes a las bajas temperaturas de entre -15 a -20 grados centígrados, depende de distintos factores: las cepas, la etapa de crecimiento en que se encuentre la planta en el momento de producirse la helada, y las condiciones que acompañan a la helada, con o sin nieve. Los daños que se producen pueden situarse en brotes, sarmientos y tronco.

HELADAS DE PRIMAVERA

Las heladas de primavera son en general producidas por vientos polares que producen un descenso brusco de la temperatura. Los daños se deben principalmente a la formación de hielo en los tejidos ricos en agua, pudiéndose observar roturas y necrosis en el cambium, parénquima cortical y vasos; puede destruirse totalmente la vegetación herbácea: hojas, brotes, inflorescencias, etc. La congelación puede ser extracelular, haciéndose irreversible cuando las células son dañadas; intracelular irreversible cuando afecta a las estructuras coloidales, o intravascular semejante a la primera. Las heladas precoces pueden afectar a las yemas que han iniciado su actividad, pudiéndose producir una brotación posterior de conos secundarios y yemas de la corona. A veces puede producirse una pérdida total de la cosecha.

MÉTODOS DE LUCHA CONTRA LAS HELADAS

Prevención:
- Elegir cepajes con desborre tardío, es decir, que la primera manifestación del crecimiento de la yema sea tardía.
- Podas tardías, lo que contribuye también a retardar el desborre o primera manifestación del crecimiento de la yema. Estas podas tardías resultan buenas para proteger a las cepas de las heladas que pueden producirse hasta abril y de las escarchas primaverales. Al posponer el desarrollo vegetativo de las viñas, si sucede una helada, el daño que sufren es mucho menor porque la helada encuentra a las vides con una evolución poco desarrollada.
- No instalar viñas en hondonadas, puesto que el frió pesa más que el calor concentrándose en hondonadas o lugares bajos.

Lucha activa:
- Reducir el enfriamiento del aire: se recalienta el aire directamente quemando combustible, para esto se emplean calentadores. Es conveniente emplear gran cantidad de estufas pequeñas y bien repartidas en la plantación antes que pocas estufas grandes ya que estas provocan la formación de una columna de aire caliente que se escapa hacia las capas altas de la atmósfera.
- Mantener los órganos de la planta a una temperatura superior a la de los daños: se hace por medio de barreras de plástico o humo que homogeneizan las capas, minimizando la disminución de la temperatura a nivel de las plantas.
- Para limitar el enfriamiento del vegetal se pueden realizan riegos por aspersión, lo que mantiene las hojas y yemas cubiertas de hielo, permaneciendo estas a cero grados centígrados.

EFECTOS DE LAS BAJAS TEMPERATURAS EN LA VID

- A -0,5ºC durante media hora en el estado de plena floración y fruto recién cuajado
- A -1,1ºC durante media hora pueden helarse las yemas en estado de punta verde
- A -2,5ºC de temperatura del aire se hielan los órganos herbáceos en una hora, en cualquier estación.
- De -8ºC a -12ºC en otoño son limitantes para los órganos vivaces y sufren daños a partir de -51C.
- De -16ºC a -20ºC en invierno son limitantes, según la posición de órganos.
- A partir de -15ºC sufren daños en reposo vegetativo, pudiendo aparecer a partir de -13ºC en vides jóvenes. En el caso de Vitis amurensis estas temperaturas deben ser inferiores a -25ºC y -30ºC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada