martes, 22 de marzo de 2011

Rendimiento de la Vid


RENDIMIENTO DE LA VID

El rendimiento de la vid es la medida de la producción de uva (toneladas o kilogramos) o vino (hectólitros o litros) por unidad de superficie plantada (habitualmente le hectárea) o por cepa.

El rendimiento esta influido por las condiciones ambientales (climáticas, enfermedades y plagas, estrés hídrico, etc.), la propia variedad (portainjerto, vigor, edad de la viña), las prácticas de cultivo (abonos, conducción, poda, yemas productivas, marco de plantación, etc.), los procesos de elaboración (tintos, blancos, prensado, etc.) y la normativa (limitaciones por las denominaciones de origen o los Ministerios de Agricultura para adecuar oferta y demanda).

Si un rendimiento excesivo puede alterar la madurez y provocar pude alterar la madurez y provocar vinos diluidos y de menor calidad, uno escaso no es necesariamente sinónimo de buenas uvas pues puede haber habido una maduración incorrecta por la escasa formación de masa foliar y defectuosa fotosíntesis y generación de azúcares.

Este último dato es cada vez más importante, pues el precio de la uva ya no se basa exclusivamente en el peso, sino en su grado de madurez, en especial la fenólica.

Además en España, y debido a los constantes excedentes de producción frente a la demanda, la limitación del rendimiento, junto con otras medidas como el arranque de viñas, los derechos de plantación. o las restricciones de riego. Es necesaria para minimizar el impacto de las caídas de precios de la uva en la renta de los viticultores, así como para limitar las ayudas a la destilación obligatoria de alcoholes.

Para evaluar el equilibrio entre vigor y producción de un viñedo se utilizan distintas medidas como son el índice de Ravaz, que resulta de la división de los kg. uva recogidos entre los kg. de sarmientos retirados durante la poda y cuyos valores adeucados estan comprendidos entre 5 y 9, o también dividiendo la masa foliar entre el peso del fruto.

En enología, el rendimiento es el índice de transformación de las uvas (en peso, generalmente kgs.) en vino (usualmente en litros) expresado en porcentaje (1./kg.).

Es una variable cuyos máximos están especialmente regulados en muchas denominaciones de origen para asegurar la calidad, aunque, cada vez más, para adecuar la oferta y la demanda.

Debido a las peculiaridades de la elaboración, normalmente es siempre más alto en tintos (el prensado de la pasta pude llegar a ser mucho más potente) que en blancos, rosados o espumosos.

Los valores habituales se mueven entre un 70 y un 80%, lo que da una media de 75%. Es decir que por cada kilo de uva, se obtiene una botella normal de 75 cl. de vino.

POTENCIAL VEGETATIVO DE LA VINÍFERA

La variedad de las viníferas que constituyen el viñedo, tienen una importancia crucial, ya que cada una de ellas posee modalidades peculiares para producir una cantidad de fruto y madera, así como la calidad de los mismos.

Cada vinífera tiene una vocación determinada, y para el viticultor es fundamental el conocimiento de que hay finas, que dan cosechas relativamente cortas, pero de gran calidad, y que otras rinden cosechas cuantiosas, aun cuando no de calidad notable, etc.

La elección de una o varias de estas clases de vid es una materia que debe pensarse con detenimiento ya que establecer una viña, su vocación o cambiarla lleva muchos años de trabajo.

El pretender alcanzar grandes producciones con variedades finas o de calidad, no es aconsejable, puesto que debilitamos la cepa. Exigirá mayores abonados, para poder incrementar el potencial vegetativo, aumentando también de esta forma los costes. Aún consiguiendo una mayor producción, nos encontraremos con una disminución de la calidad.

En definitiva existe un mímino de calidad a medida que aumentamos la cosecha, sobrepasando el cual se presentaran los efectos de la sobreproducción, como son el agostamiento y la caída prematura de la hoja. Además las cepas no se deben cargar en exceso, ya que envejecerían prematuramente.

El restringir una producción buscando calidad excepcional en variedades cuya vocación es la abundancia de fruto, nos conducirá a invertir casi todo el trabajo de la cepa en vigor, es decir la intensidad de crecimiento vegetativa de la vid, especialmente la madera y probocando un daño para la cuantía de la cosecha. La calidad no se puede obtener con cepas demasiado vigorosas.

EQUILIBRIO VEGETATIVO

La distribución y empleo de la expresión vegetativo (Ev) en la producción de fruto (F), madera (M) y calidad (C), se realiza conforme a diferentes coeficientes de transformación, que reciben el nombre de coeficientes varietales (a,b,c), puesto que son constantes para cada variedad, pudiendo establecer la siguiente ecuación:

Ev = a x F + b x M + c x C

Teniendo en cuenta que el potencial vegetativo (Pv) integra la expresión vegetativa (Ev) y las pérdidas (P), se puede formular siguiente ecuación del equilibrio vegetativo:

Pv = (a x F + b x M + c x C) + P

Con esta ecuación del equilibrio vegetativo, es posible formular los índices de vigor, producción, agotamiento o depresión, de utilización del suelo, etc.
- Un aumento de rendimiento (cosecha) produce un incremento de cálidad hasta un máximo, pasado el cual decrece.
- A una misma cálidad pueden corresponder dos expresiones vegetativas diferentes.
- El máximo de calidad accesible es tanto más elevado cuanto la expresión vegetativa es más débil.
- La calidad se eleva, alcanzando un máximo y después disminuye, siendo la cosecha constante y aumentando regularmente la expresión vegetativa.

4 comentarios:

  1. Buenas,
    La plantación tiene 3000 hectáreas y se recogen 1500 kg de uva por hectarea y el rendimiento es del 70% como se sabe cuantos litros de vino vamos a obtener?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3.000 Ha x 1.500 Kg/Ha x 0,7 = 3.150.000 Litros.

      Eliminar
    2. 3.000 Ha x 1.500 Kg/Ha = 4.500.000 kg

      4.500.000 kg x 0,07 = 3.150.000 Litros.

      Eliminar
  2. Buenas m podes decir
    Como puedo calcular los Kg/Ha

    ResponderEliminar