viernes, 25 de noviembre de 2011

16 Nuevas Estrellas Michelin en España en 2012


16 NUEVAS ESTRELLAS MICHELIN EN ESPAÑA  EN 2012

La firma francesa de neumáticos publica la edición 2012 de su guía en España y Portugal con 16 nuevas distinciones. Tres restaurantes consiguen su segunda estrella en un ejercicio en el que no ha hay ninguna novedad en el triple premio, sale elBulli como consecuencia de su cierre el pasado junio y los inspectores franceses recortan una estrella a Can Fabes. Además, se suprimen 17 distinciones.

Barcelona ha sido la ciudad elegida este año por los responsables de la Guía Michelin para hacer pública la edición 2012 de España y Portugal. En total, 13 restaurantes consiguen su primera estrella y tres logran su segunda distinción. En total, suman 16 distinciones nuebvas. A cambio, se eliminan 17.

Además, España pasa de 7 a 5 restaurantes con tres estrellas Michelin, al desaparecer elBulli y suprimir una distinción a Can Fabes.

Por lo tanto, el mapa gastronómico español pasa estar configurado por un total de 139 restaurantes con estrella a 141 en 2012.

En España, hay cinco restaurantes con triple estrella: El Celler de Can Roca (de los hermanos Joan, Josep y Jordi, en Girona), Sant Pau (de Carme Ruscalleda, en San Pol de Mar, Barcelona), Arzak (de Juan Mari y Elena Arzak, en San Sebastián), Martín Berasategui (del cocinero vasco en Lasarte, Guipúzcoa) y Akelarre (de Pedro Subijana, en San Sebastián).

LISTADO DE LAS NOVEDADES DE LA GUÍA MICHELIN ESPAÑA Y PORTUGAL EN 2012

Novedades con dos estrellas:
Àbac (Jordi Cruz), Barcelona; El Club Allard (Diego Guerrero), Madrid; DiverXO (David Muñoz), Madrid

Novedades con una estrella:
Maralba, Almansa (Albacete); Solana, Ampuero (Cantabria); Rodrigo de la Calle, Aranjuez (Madrid); Nerua, Bilbao; Choco, Córdoba; Marqués de Riscal, Elciego (Álava); Lillas Pastia, Huesca; Casamar, Llanfranc (Girona); Es Fum, Palmanova (Mallorca); Jardín, Puerto de Alcudia (Mallorca); Annua, San Vicente de la Barquera (Cantabria); Casa Marcelo, Santiago de Compostela; Silabario, Tui (Pontevedra)

Supresiones de estrellas:
ElBulli, Cala Montjoi (Girona)(*); Can Fabes, Sant Celoni (Barcelona); La Alquería, Sanlúcar La Mayor (Sevilla)(*); Koldo Miranda, Avilés (Asturias); Drolma , Barcelona (*); Lluçanès, Barcelona (*); A Rexidora, Bentraces (Orense); Gadus, Cala d’Or (Mallorca); La Solana, Gijón (Asturias); La Broche, Madrid (*); Café de París (Málaga); Tierra, Valdepalacios (Toledo); Ramiro’s, Valladolid; Ikea, Vitoria.

(*) La pérdida de la estrella es consecuencia del cierre del local.

LAS GUÍAS GASTRONOMICAS

Michelin es la guía gastronómica con más seguidores entre los gastrónomos. En España, como alternativa existe la Guía Repsol (que califica a los restaurantes con de uno a tres soles) y, en el mundo, aparte de diferentes guías nacionales, se encuentra la lista S.Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo, publicada cada mes de abril por la revista británica ‘Restaurant’, con El Celler de Can Roca (Girona), posicionado como segundo mejor establecimiento del planeta, y Mugaritz, como tercero. Y una observación a no perder de vista: la compra de las guías estadounidenses Zagat por Google el pasado septiembre supone, según Ferran Adrià, la transacción más relevante del gastrosector. Es esperable una reinvención de Zagat, basada en un cruce de prescripciones de los usuarios y opiniones de los inspectores y que Google ve como un filón para entrar en el negocio de las recomendaciones, con la geolocalización como uno de los ejes estratégicos.

VÍA MICHELÍN

Las Guías Rojas Michelín son las más antiguas y famosas de las guías europeas de hoteles y restaurantes. Son una serie de guías turísticas publicadas anualmente por la editora francesa Michelín y sus filiales en más de una docena de países.

Asigna de una a tres estrellas a los establecimientos que destaquen en calidad, creatividad y esmero de sus platos.

Asigna de uno a cinco cubiertos en función del confort y el servicio con que se sirven los alimentos a los clientes, o de una a cinco casas si se refiere a un hotel.

Pueden existir establecimientos con gran lujo de cinco cubiertos, que tienen una sola estrella o ninguna y también todo lo contrario, sencillos restaurantes en cuanto a montaje y servicio, pero con una cocina distinguida con varias estrellas.

La concesión o mantenimiento anual de estos galardones que otorga esta guía es una importante satisfacción para los restauradores dada la gran tirada de estas publicaciones y de su poder mediatico, pero también es motivo de controversia tanto entre los críticos gastronómicos y hosteleros como entre el público en general, puesto que refleja el criterio de un equipo de expertos, pero siempre subjetivo.

Hay doce inspectores anónimos de la guía Michelín en España, que recorren cada año unos 30.000 kilómetros para elaborar la publicación y "siempre abonan la factura". Un dato curioso: su peso medio es de 70 kilos y son casi todo hombres.

La regularidad es el criterio fundamental de la guía visitando hasta en 16 ocasiones un establecimiento, en algún caso.

También se tiene en cuenta el producto, las cocciones, la intensidad de sabores, la construcción de los platos y la relación calidad-precio, especialmente en tiempos de crisis en que algunos míticos han cerrado y otros tratan de adaptar su oferta.

Michelín no tolera, por ejemplo, que te cobren por una lubina salvaje y te la den de piscifactoría. Porque al final, se trata de proveer de una información lo más rigurosa posible a un viajero, el español, que cada vez es más exigente y va más informado.

Todos los profesionales que quieren hablar con la guía lo hacen. Son informamos de cuándo han ido a su restaurante y por qué han decidido no dar la tercera estrella. Y es que esas tres estrellas en realidad no sólo son la condecoración más preciada para un chef, sino que pueden suponen aumentos de facturación de más del 50% en muchos casos.

Cada año se venden unos 100.000 ejemplares de esta guía en cuya edición de 2012 Michelín ha invertido más de un millón de euros, una cifra que se recupera con creces si se tiene en cuenta que tan sólo la repercusión mediática de la noche de su presentación tiene un valor, en términos publicitarios, de casi ocho millones.

Entre las novedades para el año 1012 será la renovación de la guía Michelín en internet con un proyecto en el que la interacción con los usuarios será mucho mayor y que verá la luz en Francia en el 2012 y, en España, a finales de ese año o principios del 2013.

1 comentario:

  1. Hay doce inspectores anónimos de la guía Michelín en España, que recorren cada año unos 30.000 kilómetros para elaborar la publicación y "siempre abonan la factura". Un dato curioso: su peso medio es de 70 kilos y son casi todo hombres.

    ResponderEliminar