lunes, 26 de diciembre de 2011

Argentina Vende más Vino que Bebidas Destiladas


EN ARGENTINA SE VENDE MÁS VINO QUE BEBIDAS DESTILADAS

En Argentina, el consumo de alcohol es liderado por la cerveza y el vino: 60% de cerveza, 34% de vino y 8% de destilados. Las empresas que manejan el mercado de bebidas espirituosas aseguran que tienen márgenes importantes para crecer sin disputarles terreno al vino y a la cerveza, sino más bien aprovechando el paladar entrenado de estos consumidores que ya descubrieron los encantos del alcohol.

El mercado de las bebidas espirituosas en Argentina es liderado por Pernod Ricard, que distribuye las marcas Absolut, Chivas, Jameson, Ballantines, Havanna Club Bacardi, Bombay, Tía María, Cusenier y Hiram Walker, entre otras. Según Daniel Cushnan, director de marketing y exportaciones de la compañía, cuenta que en Argentina se consumen por año 12 millones de cajas de bebidas espirituosas, pero que en España se bebe 10 veces más, con una población similar, siempre claro hablando de bebidas espirituosas.

Pero siendo el vodka es líder en bebidas espirituosas, con ventas de 650 millones de cajas a nivel mundial.

Argentina es la única entre las naciones latinoamericanas en la que se vende más vino que bebidas destiladas. Hay que tener en cuenta que Argentina declarado al vino oficialmente como “Bebida Nacional”, lo que es sin duda un empujón gubernamental al sector del vino de su país. El logo con el texto “Vino Argentino Bebida Nacional” es de obligatoria implantación para todas las bodegas del país sudamericano con la finalidad de identificar el producto en cualquier parte del mundo.

Argentina es el único país en el mundo donde la categoría principal de consumo de espirituosas es el fernet, bebida de la que se venden 20 millones de litros anuales en el país. Un tercio de las ventas se concentran en Córdoba, la patria chica de este producto. Por eso en Argentina el resto de las compañías espirituosas quiere morder tajada del mercado del Bernet.

En España esta muy arraigada la costumbre de "ir de copas" a la salida del trabajo. Esto determina que allí el 70% de las ventas de bebidas espirituosas se concentre en bares y restaurantes y el resto en supermercados y tiendas de licores. En la Argentina, las proporciones se invierten: el grueso se vende el supermercados y vinotecas porque la gente prefiere consumirlos en su casa. Socialmente no está bien visto que alguien salga de su trabajo y vaya a un bar a tomarse un whisky.

VINO DE ARGENTINA

El vino argentino es el que se produce principal y tradicionalmente en las provincias de Mendoza y San Juan, sin embargo también se produce en las provincias de Salta, La Rioja, Córdoba, Catamarca, y en las últimas décadas han comenzado ha elaborarse en Neuquén, Río Negro, Entre Ríos, Chubut, Buenos Aires y Santa Fe. El vino es la bebida nacional de Argentina.

De sur a norte se distinguen tres segmentos latitudinales en la producción de vinos argentinos: desde el paralelo 42°S (esta latitud varía según las circunstancias y resulta frecuente usar como referente el paralelo 41°) hasta el 38°, otro desde el 36° hasta el 29,5°m y otro desde el 29° hasta el 22° (aunque en el 22 lo que existe es un límite político ya que, sin solución ecológica de continuidad, también Tarija es una excelente productora de vinos), tales tres segmentos, puede observarse que se solapan en sus áreas fronterizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario