miércoles, 7 de diciembre de 2011

Descripción Botánica del Roble para el Vino


DESCRIPCIÓN BOTÁNICA DEL ROBLE PARA EL VINO

El género Quercus está formado por más de 600 especies de árboles y arbustos correspondientes a 800 taxonomías. Pertenece dentro de las Fagáceas a la subfamilia Quercoideae, cuyo cultivo se extiende principalmente por las zonas templadas del Hemisferio Norte, llegando por el Sur hasta América Central y Ecuador. Entre todas estas especies únicamente una quincena son utilizadas en la tonelería, para el almacenamiento de las bebidas alcohólicas y debido a sus propiedades de hermetismo frente a los líquidos.

Los Quercus son árboles con raíces que penetran profundamente el suelo, trazadoras en algunas especies. Su tronco es recto y elevado, ramificándose a cierta altura o desde la base, adquiriendo entonces un aspecto de matorral.

Ciñendonos a su utilidad en enológia, es más fácil distinguir entre Quercus alba (roble blanco americano), Quecurs petrea, y Quercus pedunculata (Quercus robur L, roble pedunculado) que son los más utilizados para la fabricación de cubas, toneles, botas y barricas, tanto para la elaboración y crianza de los vinos, como para el añejamiento de los brandies. Todas estas especies tienen muchas subespecies y variedades.

ROBLES EUROPEOS

En Europa las distintas especies se agrupan en cuatro subgéneros, cuya distribución territorial se encuentra muy mezclada, destacando entre ellas:

- Subgénero Quercus Oersted (antiguo Lepidobalanus): Q. congesta; Q. faginea (roble portugués o quejigo); Q. farnetto (roble húngaro); Q. fructicosa (roble lusitano); Q. infectoria ; Q. petraea o sessilis (roble sésil o rojo); Q. pubescens o lanuginosa (roble pubescente o blanco); Q. pyrenaica (roble negro o rebollo); Q. robur o pedunculata (roble común, albar, o del país); Q. canariensis (quejigo).

- Subgénero Erythrobalanus: Q. rubra (roble rojo americano).

- Subgénero Cerris: Q. cerris (roble turco); Q. suber (alcornoque); Q. trojana (roble macedonio).

- Subgénero Sclerophyllodrys: Q. alnifolia (roble chipriota dorado); Q. coccifera (coscoja); Q. ilex (encina)

Los robles europeos más utilizados en la construcción de barricas son el Quercus petraea o sessilis, cultivado en la zona central de Francia: Allier, Argonne, Borgoña, Centro, Nièvre y Vosgos; donde prefiere los suelos más pobres, arenosos, y es menos exigente en luminosidad. Se cultiva según la técnica de “haute futaie” (bosque alto) lográndose árboles más delgados y altos, con una mayor densidad de plantación, y obteniéndose una madera de grano más fino y con un menor contenido en polifenoles. Otro roble europeo es el Quercus robur o pedunculata, cultivado en la zona francesa de Limousin; donde crece en suelos fértiles, precisando mucha iluminación, por lo que se cultiva con la técnica “taillis sous futaie” (bosque bajo) que produce árboles más bajos y de mayor diámetro; obteniéndose una madera más porosa de grano más grueso y más rico en polifenoles. Estas mismas especies de roble se encuentran repartidas prácticamente por todo el continente europeo, incluso también en España en su parte norte, aunque muy mezclados, dominando el Quercus petraea o sessilis hacia la zona noreste, y el Quercus robur o pedunculata hacia la zona noroeste.

El principal país productor de roble europeo es Francia, donde se cultivan unos tres millones de hectáreas de robledales, siendo gestionados por la Office National des Forêts (ONF); aunque en otros países eurpeos también se encuentra en importantes cantidades, como en la antigua Yugoeslavia, Hungría, Rusia, etc. destacando también el Quercus farnetto procedentes de bosques de Europa central también de gran calidad y muy similar al Quercus petraea o sessilis.

ROBLES AMERICANOS

En el continente americano y sobre todo en los Estados Unidos se cultiva una gran cantidad de especies de roble, agrupándose en dos grandes subgéneros:

- Subgénero Quercus Oersted (antiguo Lepidobalanus) “robles blancos”: Q. alba (roble blanco americano – true white oak); Q. montana (roble-castaño); Q. stellata (roble de los postes- virginian oak); Q. lyrata (overcup oak); Q. prinus (roble de los pantanos); Q. macrocarpa (bur oak); Q. bicolor (swamp oak); Q. muehlenbergii (chiquapin oak); Q. virginiana (roble siempreverde); Q. garryana (roble blanco de Oregón); Q. michauxii (swamp chestnut oak)

- Subgénero Erythobalanus “robles rojos”: Q. velutina (roble negro); Q. rubra (roble rojo del norte); Q. falcata (roble rojo del sur); Q. coccinea (roble escarlata); Q. nigra (roble del agua); Q. phellos (roble sauce); Q. marilandica (blackjack oak); Q. palustris (pino roble o roble de los pantanos); Q. pagodaefolia (roble rojo de los pantanos); Q. shumardii (roble de Shumard); Q. laurifolia (roble laurel); Q. kelloggii (roble negro de California)

Los robles rojos americanos se encuentran sobre todo en la mitad este de los Estados Unidos compitiendo con los robles blancos, así como también en Canadá, destacando entre ellos el Quercus rubra; no utilizándose en la fabricación de barricas por su elevada porosidad y menor resistencia. Sin embargo, los robles blancos son muy poco porosos y se pueden emplear en tonelería, cultivándose también en la zona este de los Estados Unidos, entre los paralelos 30º y 65º de latitud norte; utilizándose casi todas las especies antes citadas y especialmente el Quercus alba debido a sus excelentes propiedades. Con este motivo, no se suele hablar de cada especie en cuestión, si no más bien de su lugar de origen: Missouri, Ohio, Wisconsin, Illinois, Iowa, Kentucky, Tennesee, etc.

En la actualidad, la mayoría de las tonelerías se aprovisionan de madera de roble de explotaciones controladas, donde se practica la silvicultura con un cuidadoso proceso de cultivo y selección de los árboles, que comprende fundamentalmente dos fases:

- Fase de crecimiento, que abarca desde el enraizamiento de las semillas hasta que los árboles alcanzan 100 años, alcanzando un diámetro de unos 25 cm y una altura de 10 a 12 metros. Durante este período se practican sucesivos aclareos para favorecer el desarrollo de los mejores ejemplares.

- Fase de explotación, donde resultan unos 70 a 100 árboles por hectárea, llegando a alcanzar al cabo de 120 a 160 años un desarrollo de 30 a 40 metros de altura, momento en el que se talan.

La madera utilizada en la construcción de barricas corresponde a la parte inferior de los troncos 40 %, siendo el resto aprovechado para otros usos, como: ebanistería 20 %, carpintería 10 %, parquets 10 %, contrachapados y otros 20 %; utilizándose tan solo la fracción central del tronco conocido como duramen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario