domingo, 18 de diciembre de 2011

Tuberías para la Vendimia


TUBERÍAS PAR LA VENDIMIA

Instaladas a continuación de las bombas de vendimia, son un conjunto de elementos fijos o móviles, que conducen la vendimia estrujada o fermentada, hacia la diversa maquinaria u otras instalaciones dispuestas en la bodega.

En las bodegas de un poco entidad, las tuberías de transporte de la vendimia pueden ser móviles, de tipo mangón o tubería flexible, construidas de material plástico alimentario y reforzado interiormente con una espiral resistente. Este tipo de conducciones puede utilizarse en las instalaciones fijas, como parte final de las mismas, para permitir el suministro de vendimia a diversos elementos situados cercanos; o en las bodegas de pequeño tamaño, para realizar cuantas operaciones de transporte se precisen, empleándose tuberías flexibles en tramos de no excesiva longitud y unidas por racores y bridas de fácil manipulación y resistentes a las presiones de trabajo. La ventaja de la versatilidad de las tuberías móviles, unido a su menor costo, se enfrenta a la incomodidad de su instalación y manejo dentro de la bodega, con cargas a veces muy elevadas y difíciles de realizar en posiciones complicadas de forma manual.

Las conducciones fijas se utilizan prácticamente en todo tipo de bodegas, siendo unas instalaciones de mayor costo y de manejo más cómodo, pero pueden presentar algunos inconvenientes de tener en cuenta. El diámetro de la tubería es el primer factor a estudiar, pues se trata de mover una materia semisólida, hacia alturas elevadas y grandes distancias, y a veces con puntos singulares que elevan notablemente las pérdidas de carga. Para ello nunca se debe instalar diámetros interiores inferiores a los 110 a 120 mm, aunque cuando se superan los caudales de vendimia de 30.000 a 40.000 kg / hora, es conveniente contar con diámetros superiores de hasta 150 mm.

En cuanto a los materiales utilizados, fundamentalmente en las conducciones de vendimia fijas, se utilizan materiales rígidos, inertes frente a la vendimia y al gas sulfuroso, resistentes a la presión de bombeo, y perfectamente lisos en su parte interior para reducir las pérdidas de carga y facilitar el deslizamiento de la masa de vendimia. Para ello se emplea policloruro de vinilo (PVC) alimentario y resistente por lo menos a 10 atmósferas, o acero inoxidable generalmente del tipo AISI 304, aunque en algunos tramos críticos se utiliza AISI 316. El primer material es más barato que le segundo, pero al ser más elástico, el sistema de anclaje sobre los paramentos del edificio debe ser mayor, compensándose la diferencia de coste con el del acero inoxidable, que es más rígido y precisa menos puntos de apoyo.

DISPOSICIÓN DE LAS TUBERÍAS

La disposición de las tuberías de vendimia dentro de la bodega, debe seguir unas normas encaminadas a facilitar el movimiento de la vendimia, tales como:

- El trazado debe ser lo más recto posible, reduciéndose el número de cambio de dirección a lo imprescindible, pues además de producirse mayores pérdidas de carga, la vendimia sufre un elevado número de pequeños deterioros por roturas de las partes sólidas, y además se produce un efecto de prensado en los puntos singulares.

- En el caso siempre frecuente de tener que elevar la vendimia y transportarla a largas distancias, es conveniente salir desde la bomba con un trazado de tubería vertical y ascendente, hasta lograr la mayor altura necesaria y a partir de ese punto, conducir la tubería siempre en sentido descendente. De este modo, las pérdidas de carga son menores, la vendimia sufre menos y la limpieza de las conducciones es siempre más fácil.

- Las tuberías de vendimia deben ser desmontables por tramos, especialmente cuando contienen un punto singular, con objeto de facilitar su limpieza, su sustitución en caso de rotura o avería, y también su manejo en el caso de atranque.

- En los casos de tener que realizar un cambio de dirección, éste nunca debe ser brusco en forma de codo o similar, si no que debe hacerse de manera suave y progresiva, mediante la instalación de una curva, cuyo radio de curvatura mínimo se puede estimar como en:

Radio de curvatura (mm)  =  4 a 6 . Diámetro interior tubería (mm)

Las piezas singulares de las tuberías de vendimia, siempre deben estar construidas en acero inoxidable, pudiendo estar formadas por codos o mejor curvas de distintos ángulos, enlaces compuestos de racores y bridas resistentes de fácil accionamiento, piezas distribuidoras en formas de T o mejor de Y, partes finales de las tuberías de manguera flexible o balancines de llenado de prensas, y por fin las válvulas de apertura o cierre de tuberías.

Las válvulas son una de las piezas singulares más importantes en una instalación de tuberías de vendimia, pues por una parte deben cumplir su cometido y cerrar perfectamente la conducción, y por otra parte, cuando están abiertas, no deben producir un punto singular o de pérdida de carga. Las válvulas más utilizadas en transporte de vendimia son de guillotina, de bola, de tres vías, y las neumáticas.

- Válvulas de guillotina o de tajadera. Son muy simples y están formadas por un plano, que dispuesto en sentido vertical a la tubería, puede interrumpir el paso de vendimia cuando está cerrada, o dejarlo libre cuando se encuentra abierta. No son totalmente estancas, por lo que pueden permitir el paso de una pequeña cantidad de líquido que no retienen.

- Válvulas de bola. Se trata de una esfera taladrada según su diámetro en el sentido de la tubería donde está colocada, que permite el paso de la vendimia en esa posición o lo impide cuando se la hace girar 90º desde el exterior. Se trata de unas excelentes válvulas en cuanto a su estanqueidad, pero son caras por la gran cantidad de material que llevan, además de retener una cierta cantidad de vendimia dentro de la bola cuando se encuentran en posición de cierre.

- Válvula de tres vías. Permite el paso de la vendimia, desde una conducción de entrada, a dos posibles salidas, permaneciendo siempre de modo alternativo, una salida cerrada y la otra abierta. Una carcasa cilíndrica que lleva tres orificios, contiene otra pieza cilíndrica o troncocónica, que puede girar desde el exterior y taladrada en su interior en forma de T; de forma que según gire se conecta el orificio de entrada, con uno u otro de salida. A ésta válvula le sucede lo mismo que a la anterior, se trata de un buen sistema de cierre y de reparto de vendimia, pero es también bastante cara por la cantidad de material empleado en su construcción, por lo que para abaratarla, se utiliza nylon como material de cierre interior.

- Válvula neumática. Se trata de una válvula de alto costo, pero de funcionamiento excelente, y utilizada en lugares donde su acceso es complicado y con frecuencia se deben realizar operaciones de cierre o apertura, a veces combinadas con otra máquina de funcionamiento automático, como por ejemplo, la válvula de cierre de llenado de vendimia de una prensa neumática de carga axial.

Dentro de una esfera metálica, con dos bridas para su unión a la tubería de vendimia, se dispone de un manguito de goma alimentaria flexible, de forma que permaneciendo como tal, permite el paso de vendimia. Para cerrar la válvula, por un orificio lateral de la esfera, se introduce aire comprimido, que deforma el manguito de goma hacia su interior e impide de este modo el paso de vendimia. Para el accionamiento de éstas válvulas se precisa disponer de aire comprimido a 6 bares, a una presión superior a la del bombeo de vendimia y con un consumo de unos 3 litros por válvula y operación.

El accionamiento de las válvulas se hace generalmente de forma manual, mediante palancas o husillos; pero también puede realizarse de manera automática o a distancia, mediante un sistema de fluido hidráulico a presión, o por el movimiento de un pistón neumático de doble efecto, utilizando aire comprimido desecado y a una presión suficiente comprendida entre 3 a 6 bares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario