sábado, 17 de diciembre de 2011

Urbina Reserva de Rioja 1998


URBINA RESERVA DE RIOJA 1998

Vino de color picota de capa media, con ribete ligeramente teja. Lágrima abundante que no tiñe la copa. Aromas de cueros, especias y minerales que dominan sobre la fruta en compota, por lo que conviene airearlo. En boca es untuoso, ligeramente secante, muy agradable, equilibrado, amplio, potente sin excesos, con el tanino redondo y sedoso.

En definitiva un vino muy bien elaborado, equilibrado y muy sabroso. Una gran sorpresa ofrecida por el enólogo e ingeniero agrónomo Pedro Benito Urbina.

Un vino clásico, creado con uvas procedentes de viñedos viejos de Tempranillo 95 % y Garnacha, Graciano y Mazuelo 5 %, procedentes de suelos arcillo calcáreos y de canto rodado, en el corazón de La Rioja Alta. Se trata de un vino tinto con 24 meses en barrica de 225 litros de roble francés y americano, fruto de métodos de elaboración artesanales y de una viticultura respetuosa con el medio ambiente.

Zona: Rioja Alta.,
Variedad: Tempranillo 95 % y Garnacha, Graciano y Mazuelo 5 %.
Tipo de Poda: Vaso antiguo.
Suelo: Arcillo Calcáreo y Canto Rodado.
Viticultura: Respetuosa con el Medio Ambiente.
Fermentación: Levaduras Autóctonas.
Envejecimiento: 24 meses en barricas de 225 L. de roble francés y americano.
Bodega: Pedro Benito Urbina

LA BODEGA PEDRO BENITO URBINA

Este proyecto vinculado al mundo de los vinos tiene ya una trayectoria de cuatro generaciones dedicadas a la elaboración de vinos de alta calidad. Su familia junto al enólogo y exdirector de la estación enológica de Haro Pedro Benito Urbina, elaboran con las tradicionales uvas de la Rioja, en unos viñedos viejos de la localidad de Cuzcurrita de Río Tirón, muy cerca de Haro, vinos para deleitar los paladares más exigentes.

El exdirector de la estación enológica de Haro cuenta desde hace ya muchos años con el apoyo de su familia para recuperar viñedos históricos, que están a punto de perderse por su limitada productividad, pero de una elevada calidad para la elaboración de vinos de guarda. Así, Pedro Benito Urbina aposto desde sus inicios, por este municipio con cincuenta hectáreas de viñedo distribuidas en  catorce parcelas situadas a 520 metros de altitud. Se trata probablemente de los viñedos más al noroeste y altos de La Rioja Alta, en lugares que son privilegiados desde el punto de vista meteorológico para hacer grandes vinos de guarda.

Los viñedos son muy sanos, puesto que la altitud constituye un factor importante para la correcta maduración de la uva, haciendo que el proceso vegetativo de la vid sea lento y dejando que la planta sintetice todos sus caracteres sin prisas y con buena letra, además del buen estrés que puede suponer las diferencias de temperatura entre la noche y el día.

Sin duda alguna la originalidad del perfil de la zona en el que se encuentran los viñedos, imprime un carácter a los caldos. Cada cepa da un vino diferente, señalando también que esta circunstancia se agrava si se tiene en cuenta que cada finca tiene  una orientación y una altitud.

La uva Tempranillo tiene un ciclo vegetativo corto, no siendo recomendable cultivarla en climas calidos porque maduraría demasiado rápido, este clima de La Rioja Alta ligeramente fresco es el ideal para que esta variedad pueda expresar su más alto potencial cualitativo.

Con esta aventura, Pedro Benito Urbina ayuda a levantar el nombre de este tipo de vinos que hicieron estremecer el corazón de los consumidores dejando el nombre de Rioja en los puestos más altos de la vitivinicultura mundial.

Bodegas Pedro Benito Urbina
C/Campillo N. 33-35, 26214 Cuzcurrita del Río Tirón
Teléfono: 941 22 42 72
www.urbinavinos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario