viernes, 9 de diciembre de 2011

Vino Blanco de Rioja Urbina 2009


VINO BLANCO DE RIOJA URBINA 2009

La bodega Riojana Urbina tiene una amplia selección de vinos, de los cuáles se puede destacar su vino blanco, de la variedad de uva viura (macabeo), que enamora por su textura y ese equilibrio que los catadores siempre pretenden encontrar en un vino blanco bien hecho. El enólogo Pedro Benito Urbina, un concienzudo elaborador; maneja los tiempos a la perfección para que este vino, cuyos frutos son vendimiados a finales de Septiembre y principios de Octubre, con la consiguiente, lenta, y perfecta maduración de la uva blanca, creando un producto de gran calidad.

El color es entre amarillo y  dorado de cierta intensidad. Tiene una nariz aromática que reúne frutos blancos carnosos como la pera y la manzana, también tiene  un aporte suave floral. En la boca se muestra elegante, suave, con un equilibrio entre la acidez y el dulzor, con un más que amable recorrido y un envolvimiento pleno que hace salivar, frescura y jugosidad, pero sin olvidar esos matices de cremosidad que hacen grande a un vino blanco criado sobre sus lías. Tiene una magnífica estructura y en su retronasal nos habla de fruta de hueso blanca y ciertos tonos frescos de la acidez, con un final largo y amable.

Un vino excelente, tras del cuál se intuyen profesionalidad y pasión por el vino.

LA AUTÓLISIS DE LAS LEVADURAS DURANTE LA CRIANZA SOBRE LIAS ES EL SECRETO DE LA SUTIL DULCURA Y CREMOSIDAD DEL VINO BLANCO URBINA

El contacto con las lías durante la autolisis de las levaduras influencia las propiedades organolépticas de los vinos, especialmente mediante el aumento de la sensación de dulzor.

En estudios realizados se han identificaron péptidos liberados por choque térmico de la levadura de la proteína Hsp12p. Estos resultados demuestran la contribución de la proteína Hsp12p a la sensación de dulzor percibida tras la autolisis de la levadura en el vino.

La autolisis es la auto asimilación de sus propias levaduras que hacen los vinos criados en contacto con sus lías. Los técnicos llaman autolisis de las levaduras a un fenómeno que los viticultores conocen con una expresión más gráfica “el vino se nutre de su madre”.

Las células de las levaduras son destruidas por sus propias enzimas. En contacto con sus madres o lías, que generalmente se componen de levaduras muertas, el vino se enriquece por vía enzimática, desarrollando aminoácidos y, por lo tanto, aromas.

La fermentación en pequeños envases (barricas, botellas) favorece el contacto estrecho del vino con sus propias levaduras. Éste es el caso de los mejores vinos espumosos (elaborados en botella por el método tradicional), que se benefician del contacto con sus lías, mientras permanecen en rimas y en pupitres. Bajo la presión del gas carbónico, este contacto el vino con sus madres es íntimo y estrecho.

La autolisis de las levaduras proporciona al vino una mayor complejidad aromática, como demuestra el vino blanco de bodegas Urbina fermentado con sus lías. Una de las virtudes de las levaduras es que son reductivas y protegen el vino de la oxidación.

EN LA RIOJA NO ES TINTO TODO LO QUE RELUCE

Los blancos en Rioja nacieron históricamente supeditados a los tintos. Su vendimia se preveía en función de la de éstos, y los métodos de elaboración eran muy similares, con largas crianzas en barricas de roble, y luego en botella. La escuela clásica presentaba dos vertientes: los vinos blancos secos, bien amaderados, con apenas leves vestigios de fruta original y los semidulces, que se miraban en el lejano espejo de Sauternes bordelés. Aún quedan unas pocas marcas elaboradas tal y como probablemente  se hacía en la Rioja de principios del siglo XX o finales del XIX. Pero la parte de león del mercado ha ido a las que, desde 1970, han comenzado a elaborar blancos sin barrica, en la  escuela de los blancos jóvenes del Penedés que tomaron auge por esta época. Con ellos tienen en común una variedad de base: la Macabeo, conocida en la Rioja como Viura, al igual que en Navarra y Castilla y León. Son blancos ligeros y de aromas discretos, muy frescos, vivos y muy refrescantes.

Pero en los ultimos años ha habido un notorio intento de personalizar y mejorar las vinificaciones mediante la fermentación en barrica. Este método requiere un perfecto ensamblaje entre el roble y el mosto, y por ello los matices de los blancos muy ligeros y sencillos suelen quedar tapados por las sensaciones de madera. Es importante que el primer plano de roble, con sus matices de especias y vainilla, no oculte la fructosidad, y sí le aporte la suave complejidad proporcionada por los tonos de reducción y evolución en botella. Sólo los mostos más concentrados, procedentes de viejas viñas cultivadas en pagos especiales, pueden recibir este tratamiento con garantías de éxito, adquiriendo concentración y carácter tras su nacimiento en las barricas. Por su mayor longevidad y por sus sensaciones marcadas de roble nuevo, estos blancos de nuevo cuño se corresponden bien con los modelos históricos, y suponen una puesta al día beneficiosa de los antiguos y dorados blancos riojanos, aunque no son crianzas propiamente dichos e indican en su etiqueta o contraetiqueta que están fermentados en barricas de roble.

Los resultados parecen prometedores, y marcan una línea para el futuro en la que, sin renunciar al clasicismo, se imponen las nuevas tendencias: blancos de aromas tostados y almendrados en los que destaca el roble nuevo (vainilla, caramelo, especias…) sin apagar los aromas de frutos y confituras (manzanas maduras, membrillo, frutos tropicales…), de humo, frutos secos (avellana tostada, almendra) y, a veces, lácticos. Los mejores de entre estos vinos son, quizás, algo menos barrocos que los clásicos reservas, pero tienen más peso, untuosidad y empuje en boca.

No siempre en la Rioja la Viura viaja sola, es costumbre antigua realizar el coupage para los blancos con Malvasía Riojana (Subirat Parent, en Cataluña) y, a veces, con Granacha Blanca. Se trata de dar estructura para el envejecimiento, y también complejidad de carácter. De algún varietal de Malvasía Riojana recientemente catado se pueden decir grandes cosas, y como poco es una interesante variedad que requiere mayor exploración.

Bodegas Pedro Benito Urbina
C/Campillo N. 33-35, 26214 Cuzcurrita del Río Tirón
Teléfono: 941 22 42 72
www.urbinavinos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario