jueves, 5 de enero de 2012

Desaporcar el Suelo en el Viñedo


DESAPORCAR

Desaporcar es eliminar o desmoronar el caballete o montículo de tierra que protege la cepa, para un mejor drenaje del agua y para eliminar las raíces superficiales, favoreciendo de esa forma el crecimiento de las raíces hacia la profundidad del terreno.

INTERCEPAS AUTOMATICO

Esta labor puede hacerse con arados de vertedaras o discos múltiples, disponiéndolos en la posición de desaporcado.

La unidad principal del intercepas automático es para retirar la tierra del caballón o montón de tierra en la operación de descalce. Dispone de un cierre automático para su maniobra al final del giro, de tal modo que al levantar el apero se cierra sobre sí automáticamente. Un palpador antena copiadora manda el cierre del arado y automáticamente hace su retorno una vez transpasada la cepa.

Con los restores, se gradúan las distancias de cierre antes de llegar a la cepa, como igualmente la compensación necesaria para absorber la diferentes clases y formas del terreno. En labores de verano puede acloparse con una cuchilla sin vertedera para eliminar parasitarias.

La precaución es recomendable en cepas no muy robustas, así como en todas ellas si las irregularidades del tronco no entorpecen la misión de la rueda protectora.

LABOREO DEL SUELO EN EL VIÑEDO

El manejo del suelo en la vid comenzó históricamente con tareas realizadas con caballo u otros animales, pasando a mecanizarse en 1920, generándose entonces una auténtica revolución en el mundo del tractor y de los aperos que han ido evolucionando hasta nuestros días.

El laboreo tradicional de suelo si cuidamos la elección de los aperos y las técnicas aplicadas puede ser una opción siempre que número de pases no sea muy elevado.

EL laboreo influye en el vigor de las cepas, en el adelanto o el retraso de las vendimias, en el aumento o disminución de la aromaticidad del mosto y de los vinos y también al igual que ocurre con el riego contribuye a la expansión direccional de determinadas plagas del suelo como son los nemátodos y los hongos del suelo como Phaemoniella, Acremonium, Botriosfearia, etc.

El laboreo puede realizarse en otoño, primavera o incluso en invierno, no son recomendable en verano, y siempre debe utilizarse la maquinaria y aperos adecuados.

El laboreo del suelo tiene como objetivos, entre otros:
- Controlar la presencia o desarrollo de plantas adventicias o salvajes.
- Evitar la formación de costras compactas y grietas de erosión en el suelo.
- Mejorar la retención de agua en el suelo al maximizar la infiltración y la permeabilidad, reduciendo la escorrentía y la erosión.
- Atender y si es posible mejorar el contenido en materia orgánica del suelo.
- Contribuir a la mejora de la fertilidad del suelo.
- Facilitar la incorporación, movilidad y absorción de nutrientes.
- Favorecer el desarrollo de las raíces de las cepas.
- Facilitar el acceso y el movimiento de la maquinaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario