martes, 3 de enero de 2012

Envasado del Vino en Tetra Brik


ENVASADO DEL VINO EN TETRA BRIK

El “brik” es un envase de diferentes volúmenes, aunque normalmente se utiliza el formato de un litro, que adquiere determinadas formas prismáticas donde dominan los paralelepípedos, cuyas paredes están formadas por un material multicapa, que garantiza la total hermeticidad del envase, impidiendo la salida del vino, así como también la entrada desde el exterior del aire o de la luz. El material de los envases está compuesto de capas ordenadas desde fuera hacia dentro, distribuyéndose porcentualmente en un 75 % en peso de cartón, otro 20 % de polietileno, y un 5 % de aluminio.

- Dos capas de polietileno (es químicamente el polímero más simple y uno de los plásticos más comunes), que impiden la salida del líquido envasado, utilizado por sus buenas propiedades reológicas sobre diferentes sustratos, siendo muy adherente frente a los mismos y además de fácil soldadura o cierre a elevadas velocidades.

- Una capa de aluminio, que impide la entrada desde el exterior de oxígeno, luz u olores extraños.

- Una capa de polietileno, que cumple la función de adhesivo entre el aluminio y la siguiente capa de cartón.

- Una capa de cartón, que cumple la función de conformar el envase y de servir de soporte para conseguir una cierta rigidez del mismo. En su parte exterior, el cartón puede decorarse en toda su superficie.

- Una capa de polietileno, que protege la capa de cartón interior descrita anteriormente.

Las ventajas que presenta este tipo de envase son la elevada resistencia a los impactos, óptimo aprovechamiento de los espacios de almacenado o transporte de los materiales para el envasado y del producto terminado, mínimo empleo de material de envasado: 26 gramos / litro, y una perfecta conservación de los líquidos contenidos por la ausencia de luz y la hermeticidad del envase. Sin embargo también puede presentar algún inconveniente, como pueden ser: una imagen no muy adecuada para los vinos de cierta calidad, y ligeros problemas en el reciclado de los restos del material multicapa.

Las líneas de envasado de líquidos en “brik” son de una gran sencillez, utilizando tan solo una máquina que conforma y envasa el producto, seguida de una máquina paletizadora de los envases terminados; frente a una línea clásica de llenado de botellas, donde la maquinaria a utilizar es bastante numerosa: depaletizador de botellas, lavadora o enjuagadora de botellas, llenadora de vino en las botellas, taponadora de botellas, distribuidora y plisadora de cápsulas de botellas, etiquetadora de botellas, formadora de cajas, llenadora de botellas en cajas o encajadora, cerradora de cajas, y paletizadora de cajas; y además se precisa de un elevado número de componentes, tales como: botella, tapón, cápsula, etiquetas, cajas de cartón, etc.

La máquina de envasar recibe el material de envasado en forma de una bobina con los futuros pliegues o aristas del envase premarcados, el cual una vez desenrollado pasa por un baño de peróxido donde se esteriliza por ambas caras, siendo a continuación eliminados los restos de este producto por medio de una corriente de aire caliente. Seguidamente, la lámina del material se conforma en forma de tubo vertical, mediante la unión por soldadura de los extremos de la lámina, y donde se introduce desde arriba el líquido a envasar; no saliendo por la parte inferior, debido a que dos pinzas alternativas sellan y cortan el tubo, formando unos paquetes herméticos que contienen el líquido envasado. Por ultimo, estos paquetes son conformados hasta que toman el aspecto prismático predefinido y definitivo, para lo que las líneas premarcadas facilitan el trabajo, terminando con la soldadura de las pestañas inferiores y superiores que impiden su eventual deformación, saliendo a continuación de la máquina con destino a su paletizado y almacenado antes de su puesta en mercado.

La esterilización de los productos se realiza inmediatamente antes de su envasado, pudiendo aplicarse al vino una filtración amicróbica, o bien un tratamiento por calor a unos 85º C durante 30 segundos, aunque en los vinos dulces se debe aumentar ésta hasta los 90º a 95º C. El envasado debe hacerse a una temperatura de 20º a 28º C, por lo que los líquidos deben acondicionarse previamente, calentándolos en unos casos o enfriándolos en otros.

TETRA BRIK

Tetra Brik es el nombre auxiliar y registrado del brik fabricado por la casa convertido en diferente por un fenómeno de antonomasia.

Aspecto Tecnológico del envase Tetra Brik:

Es un envase mixto multicapa que se compone de tres materiales diferentes:
- 21 g de cartón (procedente de celulosa virgen).
- 5,8 g de plástico polietileno.
- 1,4 g de aluminio.

Estos materiales están dispuestos en cinco láminas superpuestas:
- 3 de polietileno.
- 1 de aluminio.
- 1 de papel Kraft de alta calidad.

Se pueden distinguir por sus componentes:
- Clásico cartón prismático de cuatro lados.
- Envase prismático más estilizado que el anterior y con perímetro de ocho lados.
- Tiene el cuerpo de cartón y la tapa plástica y está destinado a productos que necesitan refrigeración.
- Tetra para productos refrigerados. Tiene forma triangular en su parte superior y tapón de rosca de plástico.
- Tetra en forma de bolsa.
Por tipos de cierre son:
- Apertura clásica por rasgado.
- Tetra con tapón de rosca. Brik que tiene el cierre en forma de tapón de rosca.
- Tetra slim. Envase prismático de cuatro lados con cierre plano de plástico.

Usos:
También lo conocemos como un cartón de leche, zumo, vino etc. según su contenido. Este sobrenombre comporta, en muchas ocasiones, la confusión con su reciclaje, que ha de efectuarse en los contenedores amarillos de los envases de plástico y metal.

Críticas:
Las empresas que envasan en ellos definen los briks como ecológicos sólo por ser un material reciclable. Con casi todos los materiales se puede reconstruir cualquier otra cosa (pistas deportivas hechas de briks de éste tipo). El material del que está fabricado el envase no es biodegradable y podría tardar miles de años en degradarse. La mejor forma de no contaminar no es reciclarlo como el envase da a entender, sino reduciendo, reutilizando y reciclando (regla de las tres erres de la ecología) su consumo (más bien no emitiendo basura no biológica), y optando por una política comercial de reutilización como antaño.

Historia:
Su comercialización se inicia en 1963. Son envases multicapa formados por una lámina de cartón, otra de aluminio y otra de plástico. Las características de los envases son tan numerosas como diferentes. Son ligeros y, por consiguiente, manejables y fáciles de transportar; se pueden abrir y cerrar de nuevo fácilmente sin necesidad de utensilios.

La gran ventaja que ofrecen para la industria es la capacidad de conservación de los alimentos en condiciones óptimas.

El tetrabrick es uno de los envases que más auge ha experimentado en los últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario