martes, 17 de enero de 2012

Filtro de Cartuchos Lenticulares para el Vino


FILTRO DE CARTUCHOS LENTICULARES PARA EL VINO

Fuente: Tratado de Enología (Escrito por Jose Hidalgo Togores)
 

Los módulos lenticulares son placas dispuestas en forma de discos (lentillas)  en un eje colector vertical, con su superficie filtrante dispuesta hacia arriba, encerradas en una carcasa que evita oxidaciones. Como van en sistema cerrado, se esterilizan con vapor, no ocasionando riesgo de contaminación ni de pérdida por goteo, por lo que se puede realizar con ellas filtración esterilizante. El sistema de presión asegura la estanqueidad.

El material de las placas puede ser diverso, en función de los compuestos que deseemos retener. Suelen ser derivados de la celulosa y/o fibras de vidrio borosilicatadas, u otros materiales; incluso alguna puede ser de carbón activo. Están muy compactados (forma de sándwich), por lo que pasan fibras al filtrado. Llevan un enrejado de polipropileno que permite el drenaje del líquido filtrante hacia el colector tubular central. La rigidez de las placas la proporciona un hilo de poliéster recubierto de polipropileno. La y estanqueidad la asegura un dispositivo de presión situado en la carcasa. Su diámetro es de 12” (300 mm) o 16” (400 mm). Los módulos completos presentan una superficie de filtración, respectivamente, de 2,9 m2 y 3,5-4 m2. Su caudal no debe exceder de 500 l/h.m2.

Se montan en un carácter de acero inoxidable y pueden acoplar módulos (de 1 a 4) de distintos tamaños de poro, e incluso módulos de distinta afinidad por unas sustancias u otras. El tamaño de poro puede ser muy variado y puede realizarse con ellos cualquier tipo de filtración, desde 20 a 0,1 μm, pero estas últimas no pueden asegurar la esterilidad total debido al riesgo de distorsión de las fibras que ocasiona un aumento del tamaño de poro.

Se enjuagan durante 10 minutos con agua para evitar el sabor a papel, se esterilizan si es necesario y se procede a filtrar el vino, mejor también con 10 minutos de by-pass. Es imprescindible regenerarlas todos los días, así se alarga su duración y se compensa su elevado precio. El agua se pasa siempre en el sentido de la filtración, ya que les falta resistencia mecánica para soportarlo a contracorriente. Se puede dejar el filtro lleno de agua y sulfuroso hasta su nuevo uso; antes de usarlo de nuevo se vacía (mejor con gases inertes), se enjuaga y esteriliza.

La fabricación sobre cartuchos lenticulares presenta ventajas evidentes con relación a la filtración sobre placas convencionales:

- El filtro es completamente estanco.
- El cambio del material es muy rápido.
- El material es fácil de limpiar.
- La esterilización es rápida, la masa del filtro es más débil.
- La posibilidad de dejar el filtro lleno de una solución desinfectante durante varios días con el fin de volver a utilizarlo.
- El líquido contenido en el filtro puede ser recuperado, empujado por aire o por nitrógeno.
- Ocupa muy poco espacio, ya que tiene disposición vertical.

El inconveniente es el coste de material, que para una superficie igual es de 4 a 5 veces más alto, sin tener la garantía de poder filtrar más vino.

FILTRACIÓN SOBRE MÓDULOS LENTICULARES

Este tipo de filtros aparecen a partir de los años ochenta con la prohibición del amianto, siendo desarrollados para evitar algunos defectos producidos por los filtros de placas, como el goteo del líquido a filtrar que sale de las placas. El proceso de fabricación de este material filtrantes es muy similar al de las placas, siendo cortadas en círculos de 8, 12, o 16 pulgadas de diámetro y polimerizadas mediante un tratamiento por calor, agrupando los discos por parejas formando una lente, cerrando los extremos de los mismos por un junquillo de polipropileno, y uniéndose entre ellos por separadores circulares del mismo material, que al mismo tiempo forman un tubo central para el drenaje del líquido filtrado. De este modo se consiguen unos cartuchos en forma de fuelle, compuestos por discos lenticulares con doble cara de filtración, ofreciendo superficies filtrantes por cartucho desde los 1,8 m2 hasta los 5,0 m2, pudiendo apilarse varios de éstos dentro de una campana o carcasa de filtración, compuesta por una base con un trípode y dos tuberías de entrada y salida de líquido, y una carcasa propiamente dicha dotada de un tubo colector central donde se insertan los cartuchos.

Las características de la filtración responden a los siguientes parámetros:

            Tipos de filtración   Caudal nominal (litros / m2 . hora)   Presión diferencial (DP bar)

         
            Desbaste:                                15,0                                             2,5

            Abrillantado:                             12,5                                             2,0

            Esterilizante:                            10,0                                             1,5

El procedimiento de filtración es muy similar a la de los filtros de placas, variando los valores del enjuague con agua fría, con un caudal  máximo de 600 litros / m2 . hora, a la presión máxima de un bar, así como también la regeneración de los cartuchos con valores. Al terminar el ciclo de filtración, para conservar los cartuchos se pueden rellenar las carcasas con soluciones esterilizantes de anhídrido sulfuroso, o de peróxidos tipo oxonia, debiendo enjuagarse convenientemente antes de su utilización.

1 comentario:

  1. soo una cosa, su metodo de filtracion es profundidad o superficial? si me pueden responder lo antes posible mejor

    ResponderEliminar