martes, 17 de enero de 2012

Filtros Prensa de Marcos para el Mosto y Vino


FILTROS PRENSA DE MARCOS PARA EL MOSTO Y VINO

Es un sistema filtrante de estructura similar a los filtros de placas convencionales en el cual la filtración se realiza sobre tierras. Están constituidos por un bastidor de gran rigidez formado por dos cuerpos  de acero ( como el filtro convencional) unidos mediante tirantes de acero cromado o inoxidable. Entre ellos se colocan unas placas filtrantes de fundición, de aluminio revestido y perforadas, alrededor de las cuales se coloca una tela plástica (polipropileno) o de algodón, de un tamaño de poro que les permita actuar de soporte, ya que la filtración es realizada por las tierras que se depositan en su superficie (el tamaño de poro se adapta a las necesidades del vino a filtrar). Rodeando a la tela, por la parte exterior, van unas canalizaciones en forma de U, perforadas, que recogen el vino limpio y lo dirigen hacia el depósito de recogida. Las placas se cierran con un cierre hidráulico.

Por la parte interior se introducen las tierras con el vino a filtrar, a una presión de 10 atmósferas obtenida, mediante una compresor de aire o gas inerte comprimido. Inicialmente se forma la parcela apoyada contra el soporte perforado. El vino a filtrar atraviesa esa precapa, el soporte perforado y la tela externa, y se recoge en las canalizaciones situadas entre las placas. Al final de la filtración los platos se inflan con el gas comprimido y se recupera el vino residual, extrayéndose la torta seca.

No sigue las reglas de la filtración sobre precapa, sino que es una auto filtración, ya que son las impurezas las que sirven también de capa filtrantes (no hay precapa limpia).

La granulometría de las tierras hay que adaptarla a la tela y a la turbidez del vino a tratar. Las perlitas. Las perlitas son muy útiles para productos muy turbios. La dosis es de 500-1.500 kg/hl.

Da lugar a vinos limpios, pero las elevadas presiones hacen que el tratamiento sea agresivo y no recomendable para vinos de calidad. Se utilizan para vinos muy cargados, vinos prensa, heces y lías e incluso para el desmangado. Permite recuperar entre un 60-85% del vino procedente de heces, en función de lo compactas que estén.

Es una filtración lenta, que en vinos muy sucios puede durar hasta 24 horas. Cuando se colmata el filtro hay que desmontarlo y limpiarlo.

UTILIZACIÓN DE LOS FILTRO PRENSA DE MARCOS

Los filtros prensa de marcos se utilizan fundamentalmente para la filtración de líquidos muy cargados, como por ejemplo los fangos procedentes de la limpieza de los mostos, o las heces y lías de la fermentación alcohólica, e incluso también los restos de la clarificación de los vinos. Estos aparatos son de menor coste de adquisición, pudiendo trabajar sin adyuvantes de filtración o bien con un consumo más reducido de éstos, con rendimientos inferiores, y de una manipulación más lenta y compleja.

Estos filtros constan de un robusto bastidor, sobre el que se instalan un gran número de placas o marcos de aluminio o de material sintético, situando entre ellas unas telas de algodón o de polipropileno, cuya misión es la retención de lo turbios contenidos en los líquidos a filtrar en un espesor de hasta 30 mm. Una bomba de émbolo auto aspirante y de inyección de baja velocidad, dotada de una cámara de compensación de presión, permite la circulación del producto a filtrar a presiones de hasta 10 a 14 kg / cm2, completando el conjunto un sistema de regulación por presostato y bandeja colectora del producto filtrado.

Los marcos de filtración son de diversas medidas, oscilando en placas de 630 x 630 mm, conteniendo cada cámara unos 8 litros y una superficie por plato de 0,66 m2, o placas de 800 x 800 mm con respectivamente 10,4 litros y 1,04 m2 por placa. En estos filtros se instalan desde 20 hasta 80 placas, arrojando una superficie filtrante total desde los 15 m2 hasta 80 m2, consiguiendo filtrar líquidos cargados de sólidos de hasta un 30 %, con un rendimiento de unos 100 litros de heces por m2 de superficie filtrante y hora. La duración del ciclo de filtración es del orden de 2 a 4 horas, del cual el tiempo dedicado a la descarga y limpieza del filtro es muy elevado y estimado en 20 a 80 minutos para los filtros de 30 a 80 m2. Algunos modelos de filtros llevan unas membranas elásticas acopladas a los platos, donde al terminar el ciclo de filtración pueden ser hinchadas con aire comprimido, facilitando de este modo la extracción de los residuos de la filtración pegados a los platos, y también aprovechar una cantidad importante de líquido contenido en su interior.

Este tipo de filtros pueden también utilizarse para filtrar líquidos menos cargados de sólidos, como por ejemplo para el desfangado de mostos, empleando ayudas de filtración como las perlitas o tierras fósiles, utilizando dosis alrededor de 2 a 4 gramos / litro, que permiten obtener rendimientos de filtración de 100 a 200 litros / m2 . hora, en ciclos de filtración de 3 a 4 horas.

Con otros líquidos más turbios, los datos y rendimientos de filtración son los siguientes:
 
Producto a filtrar                       Materia filtrante (kg / hl)             Caudal medio (litros / m2 . hora)

Fangos de mostos:             perlitas de 2 a 5 darcies (2 a 5)                      50 a 200
Restos de clarificaciones:  tierras de 1 a 3 darcies (0,5 a 2)                    150 a 300
Heces de fermentación:     tierras de 1 a 3 darcies (0,5 a 2)                      50 a 100

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada