miércoles, 25 de enero de 2012

La Cosecha del 2011 se perfila Excelente en Rioja



LA COSECHA DEL 2011 SE PERFILA EXCELENTE EN RIOJA

Según el departamento técnico de la DOC de La Rioja, se esta confirmando la alta calidad de la cosecha de Rioja del 2011, que esta reuniendo todas las características para obtener la calificación oficial de "excelente", una categoría que en los últimos años han conseguido las añadas de 1994, 1995, 2001, 2004, 2005 y 2010, según informan númerosos enólogos de esta denominación de origen.

El jefe de los Servicios Técnicos del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, Domingo Rodrigo, ha coincido con los expertos tanto en la alta calidad de las muestras analizadas como en las excelentes expectativas para el conjunto de la cosecha.

Desde el inicio del proceso de recogida de muestras que arrancó el pasado 1 de diciembre hasta la actualidad, el Consejo Regulador ha contado ya con dos tercios de las 4.300 muestras de vino de este año. Y de estos dos tercios, del 50% ya hay resultado de los análisis, en los que se constata la alta calidad de la cosecha y, además, una homogeneidad en el conjunto de los vinos analizados.

El jefe de los Servicios Técnicos de la DOC Rioja también ha destacado la reducción de rendimientos iniciada en los últimos años, una práctica que cree que ha propiciado obtener cosechas de alta calidad, gran cuerpo y estructura para vinos jóvenes y de guarda. Cabe recordar en este punto que el rendimiento de la uva tinta fue de 6.125 kilos por hectárea el pasado año.  

VENDIMIA DE LOS VINOS DE LA RIOJA 2011

El Consejo Regulador de la D.O. Ca. Riojaofrecio el balance final de la vendimia 2011, valorando con gran satisfacción las magníficas expectativas de calidad que presentan los vinos recién elaborados de esta cosecha  2011, cuyo volumen total de producción ha alcanzado los 387 millones de kgs. de uva. La excepcional sanidad de la uva recolectada ha sido una de las características fundamentales de esta cosecha, lo que ha favorecido que las fermentaciones se hayan desarrollado sin ningún tipo de incidencias, concitando la opinión generalizada de que los vinos obtenidos están bien estructurados, con buen color y muy sanos, cualidades que auguran vinos de alta calidad.

El 25 de octubre se vendimiaron las últimas uvas de la cosecha 2011 en la D.O. Calificada Rioja, con lo que los Servicios Técnicos del Consejo Regulador daban por finalizada una vendimia que, como es tradicional, se ha prolongado durante dos meses, pues comenzaba en la localidad de Azagra el 24 de agosto. Al igual que ha ocurrido durante todas las fases del ciclo fenológico, la vendimia ha venido adelantada y condicionada en su evolución por la meteorología de un año especialmente seco y con diferencia significativa entre los viñedos situados en zonas áridas no regables y aquellos viñedos situados en zonas frescas y regables.

Esta escasez de precipitaciones durante todo el ciclo ha tenido una incidencia importante en la limitación de la producción ya que, de acuerdo con las Normas de Vendimia aprobadas para este año, el potencial de producción que podía elaborarse en bodega alcanzaba los 460 millones de kgs. de uva. Sin embargo, el balance final de esta vendimia 2011 ha arrojado un total de 387,57 millones de kgs. recolectados en las 62.125 hectáreas de viñedo productivo con que actualmente cuenta la Denominación, lo que ha supuesto un rendimiento medio de 6.238 kgs. por hectárea, el más bajo de los últimos años. De esta producción, la finalmente amparada por la D.O. ha sido de 383,03 millones de kgs. de uva.

Según el informe realizado por los servicios técnicos del Consejo Regulador, la evolución general del viñedo en la cosecha 2011 en el conjunto de la Denominación ha mantenido un excelente estado vegetativo y sanitario hasta el final del ciclo, gracias a que apenas ha sufrido la incidencia de daños por causas climatológicas, como heladas o tormentas, así como de plagas y enfermedades, lo que ha propiciado una evolución correcta de los parámetros más significativos para la calidad final y el excepcional estado sanitario de las uvas de esta cosecha 2011.

PARÁMETROS BÁSICOS PARA DETECTAR EL MOMENTO IDÓNEO DE LA RECOLECIÓN

Parámetros para detectar el momento idóneo de la recoleción, vendimia y maduración de la uva para la elaboración del vino:
- Las hojas pierden color verde intenso y pasan a amarillo, rojo, castaño oscuro, etc, los vinos tintos serán organolepticamente más maduros. Si una viña muestra sus hojas verdes cuando es vendimiada, se conseguirá vinos con sabores frescos y acidos.
- Se alcanzan los 13º5 grados probables.
- Las semillas pasan de color verde a marrón, su sabor pasa de ser herbáceo a torrefacto como si fuese un grano de café.
- La pulpa o interior de la uva pierde el color verde.
- El hollejo o piel de la uva pierde el extracto interior verde, comienza a ser más fácil separarla de la pulpa y se empiezan a acumulan polifenoles en el mismo. (Los polifenoles son la materia colorante de la uva y el vino siendo también importantes para la fisiología de las plantas pues contribuyen a la resistencia de microorganismos e insectos y ayudan a preservar su integridad por su continua exposición a estresantes ambientales, incluyendo radiaciones ultravioletas y relativamente altas temperaturas).
- Esta sucesión de eventos se produce en una semana o dos dependiendo de la cantidad de uvas producidas en la viña y factores medioanbientales.

La evolución de la maduración de la uva es el resultado de numerosos factores. En primer lugar, conviene tomar en consideración las condiciones meteorológicas de principios de primavera, que son las que determinan la fecha de partida de la vegetación, que pueden variar más de 20 días entre un año precoz y un año tardío. A continuación, la duración necesaria para la maduración es, más o menos, constante, pero en cualquier caso dependen de las condiciones climáticas de julio a septiembre. El viticultor tiene que recurrir a precisos análisis, utilizando instrumentos como el refractómetro, para conocer el grado de madurez de la uva antes de la vendimia. También el aspecto exterior, el sabor azucarado y el equilibrio ácido, la madurez del hollejo y su riqueza en fenoles son algunos de los muchos parámetros que puede analizar el viticultor para juzgar el estado de la uva. Los técnicos y los viticultores realizan un mes antes de la vendimia controles de maduración que, transcritos en forma de curvas, indican con precisión el mejor momento para recolectar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario