sábado, 28 de enero de 2012

Michelle Obama Pone los Productos Españoles como Ejemplo de una Buena Dieta


MICHELLE OBAMA PONE LOS PRODUCTOS ESPAÑOLES COMO EJEMPLO DE UNA BUENA DIETA

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, ve como ejemplo de la alimentación saludable la marca de alimentación Goya, fundada por una pareja de españoles en 1936 y que distribuye en el mercado de EEUU productos procedentes de España.

Declarada militante de la alimentación saludable en un país estigmatizado por preocupantes tasas de obesidad, Michelle Obama visito las instalaciones en Tampa (Florida) de la compañía Goya Foods, que lidera la distribución de alimentos españoles y latinoamericanos en Estados Unidos.

De España, de donde procede el 15% de sus productos, la empresa introduce en el mercado estadounidense aceite de oliva, aceitunas, mariscos, pimientos, sidra, e incluso turrones, según el presidente de Goya Foods, Roberto Unanue.

La primera dama escenificará el apoyo de la Casa Blanca a esta compañía a raíz de su programa "Mi plato", que pretende divulgar recetas sanas a los consumidores estadounidenses, y por su línea de alimentos, con las legumbres como producto estrella y que también incluye productos bajos en sal y en sodio.

El apoyo de las autoridades federales también se traduce en ayudas de cerca de un millón de euros del Departamento de Agricultura estadounidense para editar recetarios saludables y distribuir cupones de descuento, cuenta Unanue.

Sin embargo, tras esta colaboración, también está latente otra preocupación, la de difundir los mensajes de dieta equilibrada a la población latina de EEUU.


CON LA INICIATIVA "MI PLATO"

Goya Foods se ha posicionado como la mayor empresa hispana, y no sólo española, de alimentos en el país y su presidente reconoce que sus clientes son esencialmente inmigrantes procedentes de Latinoamérica.

La empresa cree que la población latina consume productos saludables, pero falla en las proporciones y combinaciones de los alimentos que ingiere.

La iniciativa "Mi Plato" se basa en plasmar la pirámide alimentaria en varias recetas y también promover los productos que la compañía ofrece, como los garbanzos, los fríjoles o las alubias, con alto valor proteínico y nutritivo.

En el caso del producto español, Goya Foods dispone de una planta productiva en Alcalá de Guadaira (Sevilla) que emplea a 150 personas y sirve para la exportación hacia Estados Unidos.

El español Prudencio Unanue fue el fundador de esta marca, emblema actualmente para la población latina y española en Estados Unidos y que facturó en 2011 alrededor de 1.000 millones de dólares.

Este gigante comenzó su andadura en el Nueva York de 1936 como una pequeña tienda de aceitunas, sardinas y aceite de oliva.

LA DIETA MEDITERRÁNEA

Se conoce como dieta mediterránea al modo de alimentarse basado en una idealización de algunos patrones dietéticos de los países mediterráneos, especialmente: Italia, España, sur de Francia, Portugal, Grecia y norte de África Malta. El 16 de noviembre de 2010 fue declarada por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, en Nairobi, Kenya.

Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva como grasa principal y el consumo regular de vino en cantidades moderadas. Beneficios

Las propiedades saludables que se le atribuyen se basan en la constatación de que, aunque en los países mediterráneos se consume más grasa que en los Estados Unidos, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es mucho menor. Las causas de tales propiedades parecen estar en el mayor consumo de productos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, presentes en el aceite de oliva (que reduce el nivel de colesterol en sangre). También se atribuye al consumo de pescado, en especial pescado azul, rico en ácidos grasos ω-3 y, finalmente, al consumo moderado de vino tinto (por sus antocianos). El vino también está asociado a otro efecto cardioprotector denominado la paradoja francesa. Parece ser que la dieta mediterránea está asociada con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve tanto durante el envejecimiento como durante la etapa de transición entre la demencia o deterioro cognitivo leve a la enfermedad de Alzheimer.

Las primeras referencias científicas a una dieta mediterránea son del año 1948, cuando Leland G. Allbaugh estudió el modo de vida de los habitantes de la isla de Creta y, entre otros aspectos, comparó su alimentación con la de Grecia y EE UU. Por su parte, el fisiólogo norteamericano Ancel Keys, que encabezó un estudio sobre las enfermedades coronarias, el colesterol de la sangre y el estilo de vida de siete países (Italia, Yugoeslavia, Grecia, Holanda, Finlandia, EE UU y Japón) tras la Segunda Guerra Mundial, contribuyó a su difusión. Keys y sus colaboradores apreciaron que la incidencia de las enfermedades coronarias era menor en las zonas rurales del sur de Europa y en Japón. Sospecharon que había un factor protector en el estilo de vida, que etiquetaron como "manera mediterránea" (mediterranean way). Describieron este estilo de vida como "muy activo físicamente (por la escasa mecanización del agro), frugal, y con una ingestión predominante de productos vegetales y reducida en productos de origen animal". La posterior difusión de sus resultados asimiló el concepto de "estilo mediterráneo" con el de "dieta miditerránea".

Un estudio del veterano historiador leonés Matías Díez Alonso sitúa el nacimiento de la dieta mediterránea en la localidad de Sahagún (León, España).

1 comentario: