domingo, 1 de enero de 2012

Plagas en las Bodegas


PLAGAS EN LAS BODEGAS

Los insectos y los roedores son las plagas más frecuentes que suelen tener las bodegas, por lo que deben aplicarse medidas preventivas para evitar su aparición, mediante el diseño de las instalaciones que impidan su entrada desde el exterior; o bien en el caso de que éstas aparezcan, aplicando las medidas oportunas para su eliminación.

La desinsectación es la acción de eliminar insectos por medios químicos, físicos o con la aplicación de medidas de saneamiento básico. La desinsectación de las instalaciones enológicas comprende tres puntos críticos, el primero durante las operaciones de vendimia, donde la mosca de la fruta o del vinagre encuentra un hábitat adecuado por la presencia de materias vegetales y temperaturas óptimas para su desarrollo de 24º a 27º C. El segundo en los locales de embotellado de vinos, generalmente con restos de éstos y a una temperatura del local adecuada para su desarrollo, donde la presencia de insectos es indeseable, llegando a instalarse trampas eléctricas para su eliminación. Y el tercero, es en la fase de crianza en botella, donde los tapones de corcho pueden sufrir una plaga de gusanos taladradores, procedentes de varias especies de lepidópteros: Nemapogon cloacelleus, Dryadaula pactolia, Oenophila flavum, Nemapogon granellus, etc. que en ambientes húmedos, hacen la puesta de huevos sobre los tapones de los vinos embotellados, avivando las larvas que penetran en el interior del tapón en galerías y pudiendo provocar pérdidas de vino. La aplicación de insecticidas en estos casos, debe ser hecha con precaución, para evitar la contaminación de los vinos con productos indeseables, recomendándose el uso de piretrinas o similares inocuos para el consumo humano.

La desratización es la acción de eliminar las ratas y ratones por medios químicos o físicos. La desratización de las instalaciones puede ser realizada por métodos físicos con la ayuda de trampas o cepos colocados en lugares estratégicos, o mejor con los métodos químicos basados en el empleo de cebos envenenados. Las industrias alimentarias deben establecer un programa de prevención y de eliminación sistemática de roedores, contando con un plano de las instalaciones, donde se ubica la posición de las trampas o cebos, y una memoria donde conste el producto empleado, modo de empleo y la frecuencia de su reposición. Periódicamente se comprobará el estado de las trampas o cebos, anotando el consumo de producto envenenado, indicios de presencia de roedores, animales muertos, etc. con objeto de controlar la plaga e incluso llegar a eliminarla de las instalaciones.

PLAN DE CONTROL DE DESINSECTACIÓN Y DESRATIZACIÓN

El objetivo principal de este plan será establecer medidas de prevención y, en su caso, de eliminación de animales considerados como plaga.

Los roedores e insectos pueden constituir una seria amenaza para la inoculidad de los vinos, pudiendo actuar como vectores de microorganismos patógenos.

La lucha contra las plagas deberá basarse en la aplicación de medidas preventivas que eviten su proliferación. Este plan tendrá que estar en consonancia con los planes de mantenimiento y de limpieza de desinfección.

Los métodos aplicados estarán en función del tipo de plaga a tratar, desde los métodos pasivos, hasta los químicos, con aplicación de plaguicidas, pasando por los métodos mecánicos y físicos, como pueden ser las trampas o los cepos.

Si se cumplen las medidas de control medioambientales y físicas, y el mantenimiento y la limpieza en los establecimientos fuera adecuada, se podrían controlar las plagas sin la necesidad del uso abusivo de los plaguicidas y minimizando, por tanto, el efecto ecológico que éstos tienen.

Los elementos necesarios para el desarrollo del plan serán:

Tratamientos periódicos contra plagas. Se aplicará cuando se evidencie la presencia de plagas  en la bodega, y deberá constar:
- El personal que lo realiza, ya sea de una empresa externa o con, personal propio, debiendo estar autorizados en los dos casos.
- El programa de desinsectación y desratización, ambos con los productos, que deberán estar autorizados.
- Las medidas correctoras aplicables en caso de desviación.

Sistemática de vigilancia de plagas: Se realizará en el caso de que se obtengan resultados negativos reiteradamente en la detección de plagas  y se hará constar el nombre del responsable de efectuar la vigilancia, el método utilizado, la periocidad, el plano de ubicación de los puntos de vigilancia, las medidas correctoras aplicables y el sistema de verificación del programa.

En los dos casos, será necesario definir el método de control empleado y la frecuencia de los controles.

La documentación necesaria que deberá estar a disposición de los servicios de inspección será:
- Plan de desinsedctación-desratización detallado.
- Registro de ejecución de los tratamientos periódicos contra plagas y certificado de realización del tratamiento.
- Resultados obtenidos y próximo tratamiento teniendo en cuenta las capturas y soncumos para siguientes plazos.
- Planos de los lugares de ubicación de las medidas utilizadas en el Plan, especificando los elementos a utilizar (cebos, trampas, etc.).
- Registro de incidencias y medidas correctoras.
- Programa de vigilancia de plagas y registro de los controles de verificación del sistema de vigilancia.
- Programa de revisión del Plan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario