lunes, 2 de enero de 2012

Tipos de Botellas y sus Bocas


TIPOS DE BOTELLAS Y SUS BOCAS

Tradicionalmente cada tipo de vino se embotellaba en un determinado formato de botella, cuya procedencia era precisamente su zona productora de origen, aunque en la actualidad esto ya no sucede, empleándose distintos formatos de botellas y de diversos colores de vidrio para vinos de las mismos estilos o categorías. Los tipos de botellas más utilizados son las siguientes:

- Botella “bordelesa” de forma cilíndrica, hombros elevados y cuello alargado, siendo utilizada de manera tradicional para los vinos tintos de guarda en vidrio de color verde, así como transparente en determinados vinos blancos.

- Botella “borgoñesa”  de cuerpo cilíndrico de mayor anchura y hombros caídos, empleada tradicionalmente en color verde para los vinos tintos de crianza, y más raramente para los vinos blancos.

- Botella “champañesa” muy parecida a la borgoñesa, fabricada con vidrio de color verde y espesor de paredes de mayor anchura, para poder soportar mejor las elevadas presiones de los vinos carbónicos.

- Botella “renana” de forma esbelta y alargada con hombros muy estrechos, se utiliza casi exclusivamente para los vinos blancos en color verde, y transparente para los vinos rosados.

- Botella “jerezana” de aspecto muy similar a la bordelesa, pero de hombros más rectos y marcados, fabricada con vidrio de color negro.

- Botella tipo “Oporto” de forma parecida a la bordelesa, pero de hombros rectos y también marcados, con el cuello hinchado o bulboso, y de color verde oscuro o negro.

- Botella tipo “Franconia” de aspecto aplanado, corta y de contorno redondeado y cuello cilíndrico.

Todas las botellas llevan en el fondo unas inscripciones donde se indica además del fabricante, el volumen nominal de las mismas, y una cifra donde indica la altura en milímetros donde desde el plano de la boca se alcanza a 20º C el volumen nominal indicado.

BOCA O CUELLO DE LA BOTELLA

La boca o cuello es posiblemente la parte de la botella más importante desde el punto de vista enológico, pues junto con el elemento de cierre, constituyen la garantía para una adecuada conservación  de los vinos en su interior, debiendo alcanzar el conjunto una total estanqueidad durante un tiempo bastante prolongado. Las medidas que definen las bocas de las botellas son las siguientes:

- Diámetro interior. Es el diámetro mínimo de una varilla recta, redonda y rígida, que debe pasar por la boca y el cuello libremente de un extremo al otro.

- Descorche. Es el diámetro de entrada definido por la media de dos medidas tomadas a 90º una de otra. La medición se realiza a 2 a 3 mm de profundidad en relación con el plano superior de la boca, dependiendo de que el radio de entrada (R) tenga un valor superior o inferior a 1,5 mm.

- Embocadura. Es el conjunto de medidas: D, D´, D´´ medias de diámetros perpendiculares tomados a las correspondientes alturas: H, H´, H´´ desde el plano superior de la boca. Estos diámetros nunca son iguales, pues el interior del cuello tiene forma cónica y además no siguen un determinado orden.

BOCA DE LA BOTELLA

Los distintos tipos de boca utilizados dependen del sistema de cierre adoptado, o de la clase líquido embotellado, y condicionando además según el tipo de cápsula de sobretaponado utilizada:

- Boca para corcho o CETIE (Centro Técnico Internacional del Embotellado) con la norma AFNOR NF H 35033,  es una boca internacionalmente homologada para el embotellado de los vinos tranquilos con tapones de corcho, definiéndose con las siguientes medidas:

Forma de contraboca cónica.
Diámetro interior de “descorche” a una profundidad H de 3 mm de D:18,5  0,5 mm.
Diámetros interiores de “embocadura”  a las siguientes profundidades desde el plano superior de la boca:

H´   15 mm    D´   18,5 a 20,0 mm
H´´  30 mm    D´´  19,0 a 20,5 mm
H´´´ 45 mm    D´´´ 19,9 a 21,0 mm

El perfil interior de la boca no tiene por lo tanto una forma cónica, sino que es irregular presentando en su parte alta o “prensada” un aspecto cilíndrico, luego en su zona media hacia los 30 mm de profundidad un estrechamiento, y en su zona baja o “soplada” una forma troncocónica que depende  del cuello de la botella. De esta manera se asegura una perfecta adaptación del tapón de corcho al cuello de la botella, consiguiendo una total estanqueidad e impidiendo que el tapón se mueva por diferencias de presiones o de temperaturas. En estas bocas se utilizan tapones de corcho de diámetro 21 mm con una longitud variable entre 40 a 50 mm.

- Boca “Oporto” (NF H 35027) se destina a los vinos generosos y dulces naturales, donde se define un diámetro de “descorche” por debajo del radio de entrada de 18,5 ± 0,5 mm.

- Boca para tapón cabezudo (NF H 35081) muy similar a la tipo Oporto, existiendo tres dimensiones de 27, 29 y 34 mm, siendo la más frecuente la de 29 mm, con un diámetro de “descorche” de 18,5 ± 0,5 mm. Estos tapones están formados por dos partes: una cabeza en forma de disco generalmente de material plástico, donde se pega un cilindro de corcho u otro tipo de material, con unas longitudes de penetración respectivas de 21,0 mm para las dos primeras y de 23,5 mm para la tercera. El conjunto se completa con una cápsula de sobretaponado de material plástico o de estaño.

- Boca “cuadrada” para los vinos tranquilos, que corresponde a los antiguos tipos de botellas de determinadas zonas productoras, no estando normalizada, aunque se emplean las mismas dimensiones interiores que la boca CETIE.

- Boca “cuadrada” para vinos carbónicos y sidras (NF H 35042) con los siguientes diámetros interiores de “embocadura”:

H 4 mm D 1 7,7 ± 0,3 mm
H´ 12 mm D´ 17,5 ± 0,5 mm
H´´ 20 mm D´´ 17,5 ±0,5 mm

- Boca “cuadrada” para vinos espumosos (NF H 35028) utilizada de manera tradicional en la elaboración de los vinos de Champagne, donde el tapón de tiraje de corcho se sujetaba al cuello de la botella en la parte inferior del anillo por medio de una grapa o agrafe. Las dimensiones varían en función del tamaño de la botella

- Boca “cordón” procede de las botellas antiguas, donde en la actualidad se busca un formato original, no estando normalizada y utilizando las dimensiones interiores de la boca CETIE. En algunos modelos, el anillo exterior se puede colocar hacia arriba y en el mismo plano superior de la boca.

- Boca “corona” para vinos carbónicos y sidras (NF H 35042) donde el sistema de cierre es una tapón corona metálico con una juntas de estanqueidad interior, y de los siguientes diámetros interiores de “embocadura”:

H 4 mm D 17,7 ± 0,3 mm
H´ 12 mm D´´ 17,5 ± 0,5 mm
H´´ 20 mm D´´´17,5 ± 0,5 mm

- Boca “corona” para vinos espumosos (NF H 35029) desarrollada para sustituir el antiguo tapón de corcho de tiraje por el actual metálico de corona, donde antes de cerrar las botellas se coloca un obturador de polietileno, que pude penetrar en el cuello de 3 a 4 mm cuando se suministra incorporado con el tapón corona, o en 10 mm cuando es independiente. Los diámetros de “embocadura” son independientes del volumen de las botellas.

H 4 mm D 1 7,5 ± 0,3 mm
H´ 20 mm D´ 17,0 ± 0,3 mm

- Boca “rosca” para líquidos no gaseosos, existiendo tres tipos de bocas:

“Pilferproof” de 1 hilo y cápsula de faldilla corta.
SLP de 1 hilo y cápsula de faldilla larga.
SLP de 2 hilos y cápsula de faldilla larga.

El elemento de cierre es una cápsula metálica, con una junta de estanqueidad interior, formándose la rosca sobre el cuello de las botella en el momento del embotellado.

- Bocas “mixtas que agrupan una multiplicidad de bocas normalizadas, para poder utilizar diversos tipos de cierre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario