lunes, 6 de febrero de 2012

El Vino de Rioja y su Región



EL VINO DE RIOJA Y SU REGIÓN

La región en la que se produce el afamado vino de Rioja se extiende por más de un centenar de municipios del medio-alto valle del Ebro, conformando una unidad geográfica y socioeconómica con una personalidad muy definida, a pesar de estar dividida en tres Comunidades Autónomas diferentes. Las 64.000 hectáreas de viñedo de la Denominación de Origen Calificada Rioja (DOCa) ocupan el sur de Álava, el suroeste de Navarra y el norte de La Rioja. Ésta última supone la mayor parte de la superficie, de los municipios y de la población de la Denominación.

Rioja es una región vitícola pequeña, que supone apenas el 2% del vino producido en la Unión Europea, pero su notoriedad, gracias a los numerosos galardones recibidos en los últimos tiempos, ha superado sus límites históricos. Una viticultura muy profesional, poderosas bodegas dotadas de la más avanzada tecnología y un secular saber hacer que impregna la región, han propiciado la expansión de la reputación del Rioja por el mundo.

Demográficamente, Rioja también es una región pequeña, de unos 300.000 habitantes, que suponen algo más del 0,7% de la población española. Es un territorio con una fuerte tradición rural, en la que la agricultura y la industria agroalimentaria han tenido siempre una gran importancia en su tejido económico. En las últimas décadas, Rioja ha experimentado un fuerte desarrollo que le ha permitido pasar de una situación económicamente  humilde en los años 70 a tener actualmente una renta per cápita superior a la media europea (UE-15).

El crecimiento de la economía riojana durante los últimos 30 años ha estado muy vinculado a la evolución del vino de Rioja, y especialmente importante ha sido lo que más se ha denominado el gran salto del vino riojano, la causa, en buena medida, del vertiginoso desarrollo económico experimentado en la región de Rioja en las últimas décadas.

En efecto, la radical transformación del sector vitivinícola riojano en los últimos tiempos ha acelerado el crecimiento en calidad de vida de la región. Es precisamente en torno a este crecimiento, se ha incrementado en muy pocos años el número de botellas comercializadas, que han paso de los 100 millones a más de 300 millones de botellas, y que ha logrado fijar en 1.100 millones de euros la facturación del sector, alrededor del cual surge un potente entramado industrial auxiliar (barricas, maquinaria, cápsulas, artes gráficas, etc.) y numerosas empresas de servicios (transporte, ingeniería, publicidad, asesoría, etc.). De esta manera, el vino de Rioja ha tenido un considerable efecto multiplicador en la producción y en la renta regional.

Esta situación de importancia económica decisiva del sector vitivinícola no es en absoluto novedosa para Rioja: al analizar la rica historia regional y la evolución de la economía y la sociedad riojana veremos que desde la Edad Media han estado influidas, y en ciertas épocas absolutamente condicionadas, por el comportamiento del sector vitivinícola. Desde el siglo XVII, la importancia socioeconómica del viñedo en Rioja ha sido tal que es difícil explicar el comportamiento macroeconómico riojano sin hacer referencia al vino, producto por antonomasia de la región. Es más, en la actualidad, la situación del vino riojano también permite explicar, en buena medida, por qué la sociedad riojana ha vivido y vive el momento de mayor prosperidad de toda la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario