viernes, 24 de febrero de 2012

Francia Vende Cinco Veces más Caro que España el Litro de Vino en el Mercado Exterior


FRANCIA VENDE CINCO VECES MÁS CARO QUE ESPAÑA EL LITRO DE VINO EN EL MERCADO EXTERIOR

La revista “Enólogos” publica, entre otros temas de interés, una información que refleja que Francia vende cinco veces más caro que España el litro de vino en el exterior.

Ambos países aumentaron sus exportaciones el pasado año, pero mientras que Francia lo hizo incrementando el precio de todos sus vinos hasta alcanzar los cinco euros de promedio, España lo redujo hasta situarlo en un euro.

Las exportaciones de vino de Francia, primer productor vinícola mundial, superaron por primera vez en 2011 los 7.000 millones de euros, lo que significa triplicar holgadamente el valor de las exportaciones españolas que, no obstante, registraron el mejor comportamiento de su historia. Lo más relevante de estos datos es que Francia consiguió su récord absoluto con la venta de sólo 1.400 millones de litros, mientras que España tuvo que vender 2.200 litros para alcanzar los 2.200 millones de euros, el 31% de lo facturado por el país vecino. La conclusión es clara. Mientras que Francia vende cada litro de vino en el extranjero a un precio medio de 5 euros, España lo hace a un euro, es decir, cinco veces más barato.

Los datos muestran, en un rápido vistazo, las enormes diferencias que existen entre los mercados vitivinícolas francés y español. La tradición, la imagen de marca, la estructura empresarial y el grado de penetración exterior de las bodegas francesas hacen posible que la mayor parte del vino que exportan sea embotellado, mientras que en el caso español, por las mismas razones, se obtiene el resultado contrario, ya que es la venta granel la que domina el escenario hasta representar alrededor del 85% de la comercialización en el extranjero.

Por lo demás, ambos países tienen en Alemania y Reino Unido sus principales mercados exteriores y han experimentado un espectacular desarrollo de las ventas de vino a China, pero mientras que Francia aumenta sus exportaciones incrementando el precio medio de todos sus vinos, España lo hace bajándolo hasta situarlo en un euro el litro.

COCINA FRANCESA VERSUS COCINA ESPAÑOLA

Resulta llamativo comprobar el diferente efecto que han tenido en el mercado vinícola de uno y otro país las gastronomías francesa y española. Así, mientras que el histórico prestigio de la cocina gala ha corrido en paralelo al tradicional prestigio del vino francés (y, consecuentemente, a un precio del vino más elevado), el reconocimiento internacional de la cocina española, que ha llegado a desbancar a la francesa en las preferencias de los críticos más influyentes, no se ha traducido en una mejora de la imagen ni del precio del vino español, sino, principalmente, en un notable incremento del cubierto de algunos restaurantes y en una fama, casi omnipresente, de algunos cocineros.

Evidentemente, no tiene por qué ser el único argumento a tener en cuenta, ni siquiera el más importante, pero es cuando menos sorprendente que la cocina francesa se perciba como un todo integrado, en el que el vino cumple un papel fundamental, mientras la cocina española sea considerada un invento de un reducido grupo de cocineros con nombre propio, al margen de los productos que la hacen posible.

A GOLPE DE EXPORTACIÓN

Pero con independencia de la escasa incidencia que el enorme ruido mediático de la cocina española parece haber tenido en el mercado del vino de este país, el sector bodeguero español está haciendo frente a las dificultades desde hace muchos años con grandes dosis de innovación, una mejora constante del producto y un esfuerzo permanente por abrir nuevos mercados. En ese sentido, hay que subrayar que el vitivinícola tiene el indudable mérito de ser uno de los pocos pilares de la economía nacional con incrementos de más del 25% en sus cifras interanuales de ventas al exterior. Gracias a la creciente presencia en países de diversas latitudes, las bodegas y cooperativas españolas están compensando la caída del consumo interior, que refleja unos raquíticos 18 litros por persona y año, con un consumo en los hogares que ya ha caído por debajo del litro per cápita mensual.
Según datos de Aduanas analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), las exportaciones españolas de vino crecieron en volumen un 26,3% durante 2011, hasta alcanzar los 2.230,9 millones de litros, frente a los 1.766,3 millones obtenidos en 2010. En términos de valor, el crecimiento fue del 16,7%, hasta los 2.240,6 millones de euros, lo que supone que se facturaron 320,5 millones de euros más. El precio medio, no obstante, cayó un 7,6% hasta situarse en un solo euro por litro.

Más información: www.revistaenologos.es

1 comentario:

  1. hay que ver el top wine 100 hay entenderás los precios ...

    ResponderEliminar