sábado, 18 de febrero de 2012

La asociación de dos nuevos fungicidas, Ciprodinil y Fludioxonil, para el control de la podredumbre gris (Botrytis cinerea) de la viña


LA ASOCIACIÓN DE DOS NUEVOS FUNGICIDAS, CIPRODINIL Y FLUDIOXONIL, PARA EL CONTROL DE LA PODREDUMBRE GRIS (BOTRYTIS CINERA) DE LA VIÑA

La podredumbre gris es una enfermedad causada por Botrytis cinerea, hongo que comparte comportamientos patógeno y saprófito. Representa, a nivel nacional, la tercera enfermedad en importancia económica (tras el mildiu y el oídio), referido al coste que supone la utilización de fungicidas para su control, 290 millones de pesetas (8,5% del coste de fungicidas en viña). La podredumbre gris es una de las enfermedades más destructivas cuando las condiciones son favorables para su desarrollo, ya que, en nuestras condiciones, su incidencia se concentra, principalmente, en los racimos en los estadios fenológicos cercanos a la cosecha. El ataque de Botrytis no sólo incide negativamente sobre el peso del racimo, sino que, además, perjudica en gran medida la calidad de los mostos y del vino. En los mostos, produce degradación de azúcares, modificación de los equilibrios ácidos, degradación de compuestos nitrogenados, carencia de vitaminas y aparición de una actividad enzimática característica, la Lacasa, que modifica de manera irreversible el potencial inicial de los mostos. Sobre el vino, las alteraciones generadas por la podredumbre gris inciden drásticamente en el sabor y en el color, y conlleva la desaparición de aromas afrutados, que se miden por el nivel de terpenoles. Esta pérdida de aromas viene acompañada de la aparición de sabores indeseables. En resumen, el ataque de Botrytis provoca una oxidación prematura del vino, lo vuelve frágil, y limita sus posibilidades de conservación (Piva y Di Pillo, 1994).

Aparte de medidas culturales, que ayudan a mitigar el impacto de la enfermedad, y de algunos agentes de control biológico de gran utilidad, como es el caso del hongo antagonista Trichoderma sp., la utilización de fungicidas es una pieza fundamental para un control adecuado de la podredumbre gris.

IDENTIFICACIÓN Y CARACTERÍSTICAS DEL FUNGICIDA

La asociación de los fungicidas Ciprodinil y Fludioxonil, SWITCH ® (Novartis A.G., Basilea, Suiza), se presenta en forma de gránulo dispersable en agua que contiene el 37,5% de Ciprodinil y el 25 % de Fludioxonil. Ciprodinil es un fungicida sistémico que pertenece a la familia de las anilinopirimidinas y Fludioxonil es un fenilpirrol, compuesto de síntesis derivado del Pirrolnitrin, agente anti-fúngico de origen natural segregado por algunas bacterias del género Pseudomonas. Cada uno de estos fungicidas es, por sí solo, altamente eficaz contra Botrytis y posee un modo de acción diferente al otro y, en su conjunto, al resto de los productos actualmente en el mercado. Ambas sustancias activas han sido ya presentadas por separado (Heye et al., 1994a; Gehmann et al., 1990), así como también lo ha sido su asociación, SWITCH (Liguori et al., 1996; Sylvestre et al., 1997).

Al estar compuesto por dos ingredientes activos que pertenecen a familias químicas diferentes, este fungicida posee dos modos de acción contra el hongo: Ciprodinil impide la síntesis biológica de la Metionina, uno de los componentes fundamentales de las proteinas de los hongos (Masner et al., 1994; Forster et al., 1995). Fludioxonil estimula la síntesis del Glicerol (y su posterior acumulación), compuesto que regula la presión osmótica intercelular. De esta manera, provoca una hipertrofia de las células que perturba el intercambio de materiales a través de las membranas celulares, bloqueando el crecimiento de las células del hongo (Jespers et al., 1990; Pillonell y Meyer, 1997).

A nivel biológico, la asociación de estas dos sustancias ataca al hongo en cuatro momentos diferentes de su desarrollo: inhibe la germinación de las esporas, el crecimiento del tubo germinativo, la penetración dentro de la planta y el crecimiento interno del micelio.

RESULTADO DE LOS ENSAYOS DE CAMPO EN VIÑA

La mezcla de Ciprodinil y Fludioxonil (proporción 3:2), como formulación WG 62.5, ha sido ensayada en campo, contra Botrytis cinerea en viña, desde 1994. Los ensayos han sido efectuados sobre variedades sensibles a la enfermedad, en zonas del Norte donde la presión de la enfermedad fue, en general, de moderada a alta. Se exponen los resultados de 8 ensayos donde el desarrollo de la enfermedad fue significativo. Éstos fueron realizados durante 1994-1997 en las comunidades de Castilla-León, Cataluña, Galicia y Navarra. Para su instalación y seguimiento se utilizaron la directiva OEPP/EPPO n

En general, el dispositivo experimental utilizado fue de bloques completos al azar con 3-4 repeticiones, el tamaño de las parcelas varió entre 5 y 16 cepas, las aplicaciones se realizaron con pulverizador de mochila, manual o motorizado, con un gasto de 500-1500 l de caldo fungicida por hectárea. Se efectuaron dos aplicaciones, en los momentos B (antes del cierre de racimos, BBCH 77) y C (envero, BBCH 81) o D (4-3 semanas antes de cosecha) del método estándar de aplicaciones anti-Botrytis. Las evaluaciones se realizaron estimando el porcentaje de superficie de racimo atacada, con la escala especificada en cada caso, sobre un total de 100 racimos por parcela.

Las dos dosis ensayadas, 300+200 y 375+250 g de sustancia activa por hetárea (0,8 y 1 kg/ha, de producto formulado, respectivamente) de Ciprodinil + Fludioxonil (3:2) WG 62.5 ofrecieron un control excelente de la enfermedad, que fue superior, en todos los ensayos, al producto de referencia utilizado (Dicarboximida). La eficacia obtenida por el producto estuvo relacionada positivamente con la dosis empleada.

Estos resultados confirman los obtenidos en Italia (Liguori et al., 1996) y Francia (Sylvestre et al., 1997).

SELECTIVIDAD Y EFECTOS COLATERALES

Todas las variedades ensayadas durante el proceso de desarrollo han mostrado una buena tolerancia a la aplicación del producto.

Los estudios realizados hasta la fecha indican que el fungicida Ciprodinil + Fludioxonil (3:2) WG 62.5 no es tóxico para la fauna auxiliar presente en el cultivo de la viña (Liguori et al., 1996; Sylvestre et al., 1997).

EFECTOS SOBRE LA FERMENTACIÓN Y CALIDAD DE LOS VINOS

Ensayos de vinificación a pequeña escala, realizados en Suiza y Francia, indican que SWITCH no afecta la calidad de la cosecha (madurez, grado alcohólico, acidez, etc.) ni la cinética de las fermentaciones alcohólica y maloláctica, ni tampoco las cualidades organolépticas de los vinos y licores (Siegfried et al., 1996; Sylvestre et al., 1997). El proceso de transformación desde la uva hasta el vino reduce considerablemente el nivel de residuos, en un 80% para Ciprodinil y en un 70% para Fludioxonil (Cabras et al., 1997).

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Por su elevada actividad anti-Botrytis y por las características de sus componentes, dotados de modos de acción diferente, la asociación Ciprodinil + Fludioxonil (3:2) WG 62.5 ofrece un control excelente de la podredumbre gris en zonas de ataque moderado a alto, cuando se realizan 2 aplicaciones, en los momentos mencionados, y una estrategia anti-resistencia en línea con las recomendaciones internacionales al respecto. La importancia de esta mezcla, como estrategia anti-resistencia, ha sido ya descrita por Heye et al. (1994b). Por otro lado, las recomendaciones del grupo FRAC-Anilinopirimidinas apuntan hacia un número máximo de 2 aplicaciones anuales para este tipo de fungicidas.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, las recomendaciones de uso del fungicida SWITCH para el control de Botrytis cinerea en viña son las siguientes: 2 aplicaciones a la dosis de 0,8 - 1 kg/ha, en los momentos B (antes del cierre de racimos, BBCH 77) y C (envero, BBCH 81) o D (4-3 semanas antes de cosecha). En aquellas zonas donde, debido al endemismo de la enfermedad, sea conveniente la realización de todas las aplicaciones del método estándar contra Botrytis (A,B,C y D), las otras dos aplicaciones se realizarán con un producto de forma de acción diferente a (p. ej.: Dicarboximidas).

Fuente: Juan Antonio López Fernández; Novartis Agro S.A. Departamento I+D

3 comentarios:

  1. El SWITCH es bueno pero fuerte para la planta y muy caro. Yo prefiero los espolvoreos con una mezcla de azufre y oxicloruro de cobre que es mucho más perdurable, aunque siempre teniendo en cuenta que no conviene que el cobre llegue a la fermentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios, son muy interesantes.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar