viernes, 10 de febrero de 2012

Nuevas Dianas de Resveratrol Ampliarán los Beneficios para la Salud


NUEVAS DIANAS DE RESVERATROL AMPLIARÁN LOS BENEFICIOS PARA LA SALUD

Investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos han identificado cómo el resveratrol, compuesto natural que se encuentra en el vino tinto y otros productos derivados de las plantas, puede conferir beneficios para la salud, según los datos de una investigación que publica el último número de Cell.

Los autores presentan evidencias de que resveratrol no activa directamente la sirtuina-1, una proteína asociada al envejecimiento sino que se encarga de inhibir ciertos tipos de proteínas conocidas como fosfodiesterasas (PDE), las enzimas que ayudan a la regulación de la energía celular.

DIANAS ESPECÍFICAS

Estos hallazgos pueden ayudar a resolver el debate sobre la bioquímica del resveratrol y allanar el camino para el desarrollo de medicamentos a base de este compuesto. De hecho, el producto químico es ya objeto de interés de diversas compañías farmacéuticas para emplearlo como potencial agente para diabetes, procesos inflamatorios y cáncer.

Jay Chung, coordinador del estudio y jefe del Laboratorio de Obesidad e Investigación del Envejecimiento del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Hematología de los NIH, considera que resveratrol tiene un interesante potencial como terapia para diversas enfermedades como por ejemplo la diabetes tipo 2, el Alzheimer y ciertas cardiopatías.

Sin embargo, antes de que las investigaciones consigan que la sustancia sea un fármaco seguro y efectivo, "es necesario conocer cuál es la diana celular específica". En este sentido, además de la sirtuina-1, los científicos piensan que precisa también de la proteína AMPK, así como de la PDE4, que parece ser unas de las principales dianas.

Fuente: DiarioMedico.com

¿QUÉ ES EL RESVERATROL EN EL VINO?

Es un flavonoide que forma parte de la consititución fenólica del vino. Es un antifúngico natural que se desarrolla en la piel de las uvas como agente de resistencia a la podredumbre. Su contenido es mayor en los vinos tintos macerados con sus hollejos para extraer color, aroma y tanino. Ciertas variedades (tempranillo, merlot, pinot noir) parecen ser genéticamente más ricas en resveratrol.

La medicina conocía el efecto vasodilatador del alcohol, pero no se tenían datos de estas sustancias, muy interesantes para la protección arterial y en la lucha contra los radicales libres.

En los años treinta un laboratorio identificó el resveratrol como integrante de la Veratrum formosa, de la familia de las liliáceas. Sin embargo, el resveratrol se utilizaba en la medicina tradicional de Oriente contra las enfermedades coronarias y como base de un medicamento que los japoneses lamaban kojo-kon (un remedio antiguo que se prescribía contra los hongos); por su parte, los incas lo extraían de raíces y plantas.

Poco a poco se ha llegado a la conclusión de que el resveratrol es un antioxidante que, en el organismo humano, aumenta la tasa de colesterol HDL y disuelve los agentes precursores de los depósitos de grasas (ateromas) en las arterias. En los años noventa fueron ya muchos los investigadores que estudiaron rigurosamente el efecto antiagregante del vino y observaron cómo el transresveratrol y el cisresveratrol, componentes fenólicos del vino tinto, evitan la agregación plaquetaria al inhibir la trombina y liberar adenosildisfosfato.

Además, ciertos vinos tintos se mostraron mucho más eficaces que los blancos como agentes protectores de las enfermedades cardíacas, poder que se atribuyó a su contenido en resveratrol y otras sustancias fenólicas procedentes de la maceración de los hollejos. El vino también inhibe el tromboxano B y el 15-hidroxieicosatetraenoico y, en menor medida, el 12-hidroxieicosatetraenoico. Otros polifenoles que ejercen el mismo efecto protector sobre arterias son el quercetín y la hidroquinona.

1 comentario: