lunes, 19 de marzo de 2012

Bald Hills – Central Otago – Last Light Riesling 2007 - New Zealand


BALD HILLS – CENTRAL OTAGO – LAS LIGHT RIESLING 2007 – NEW ZEALAND - GRANT TAYLOR
Fresco, ligero y refrescante con un toque mineral armonioso y sabores cítricos. El enologo Grant Taylor ha hecho uno de los mejores vinos de la variedad Riesling.

D.O. CENTRAL OTAGO

Otago es una región de Nueva Zelanda situada en la parte sureste de la Isla Sur. Posee un área de aproximadamente 32.000 km², lo que la convierte en la segunda mayor región del país.

El nombre "Otago" procede de la versión inglesa de la palabra procedente del dialecto maorí Kai Tahu, "Otakou". La villa de Otakou en la península Otago fue una base ballenera durante los primeros años del asentamiento de Europeos en la costa este de Murihiku alrededor de 1840.

El área Central Otago produce vinos de excelente calidad, hechos con variedades como Pinot Noir, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Merlot, y Riesling.

VARIEDAD DE UVA RIESLING

Localización: Esta variedad posiblemente se desarrollara en el valle del Rhin a partir de viníferas silvestres, aunque existe otra teoría que la identifica con la Argitis Minor de los romanos citada por Columuela. La primera referencia escrita data del año 1435, donde la nombra como riesslingen.

Del valle del Rhin se extendió a los ríos circundantes, llegando más tarde a la zonas de Alsacia, así como posteriormente a Austria, Suiza, nordeste de Italia, República Checa, Eslovenia, Rumanía, Croacia, etc.

En la actualidad se la cultiva en otros países, destacando Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos, etc. En España se encuentran en algunos viñedos del País Vasco, Somontano y en el Penedés. La superficie de cultivo aproximada en España es de 100 ha.

Existen en el mundo variedades falsas, tales como la Riesling Itálica o Welchsrieling, Grey Riesling o Trousseau (California), Riesling de Caldas o Dichess de Brasil y Clare Riesling o Crouchen de Australia.

Comportamiento Enológico: Esta variedad de racimos y bayas pequeños, se adapta a suelos muy variados, aunque prefiere los suelos relativamente fértiles y bien drenados, y especialmente aquellos de textura franca. Es muy resistente a los fríos del invierno, de brotación tardía y maduración temprana, aunque en los climas fríos, el ciclo de maduración se alarga más, lo que conviene para la producción de vendimias de calidad.

Cultivado en zonas demasiado cálidas, el hollejo engruesa en exceso, cediendo en consecuencia demasiados taninos, así como también mermando su riqueza aromática, obteniéndose entonces vinos de poco carácter. Los rendimientos no deben de exceder los 7.000 a 9.000 kg/ha o 50 a 60 hl por hectárea.

Produce unos excelentes vinos con aromas florales de acacia, madreselva y afrutados a cítricos, piña, canela y miel, evolucionando en botella muy bien hacia complejos matices de queroseno y alquitranados, así como con tonos a albaricoque, miel y pasas, cuando la vendimia está pasificada.

Generalmente se elabora en pureza varietal, pero debido a su elevada acidez, puede mejorar otras variedades menos ácidas, como la Gewürztraminer y la Moscatel cuando éstas se cultivan en climas cálidos.

Con la Riesling se elaboran vinos secos, aunque también se producen excelentes vinos dulces elaborados en algunos casos por interrupción de la fermentación, o en los mejores, procedentes de vendimias tardías, sobremaduradas en algunas ocasiones por la “podredumbre noble” o en otras por la acción de la congelación de los racimos en la cepa, denominados éstos últimos como “eiswein” o “vinos de hielo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario