viernes, 9 de marzo de 2012

Bruno Rocca Rabajà 2001 (Barbaresco – Piamonte – Italia)


BRUNO ROCCA RABAJÀ 2001 (BARBARESCO - PIAMONTE - ITALIA)

Este viticultor y bodeguero, expresión máxima de la artesanía, se ha convertido junto a Gaja en los mayores símbolos del Barbaresco. Esta añada 2001 le a situado entre la grandiosidad de la élite mundial, es un vino que muestra la pasión por la viña y el saber hacer.

El barbaresco en su máxima expresión. Un vino que sabe conjugar la elegancia con la untuosidad, la armonía con la complejidad, la nobleza con la capacidad de sorprender. Es un ser equilibrado en el que hay de todo y en el que prevalece la excelsitud.

Intenso y profundo en nariz, aromas a madera dulce, con notas de vainilla, avellana y mantequillosas, que se completan con una notoria presencia de la fruta, concretamente frambuesa y cereza. Sabor mineral, también cálido, envolvente, muestra una tanicidad suave y dúctil, con un retrogusto que recuerda a la fase olfativa.

Nebbiolo 100% del cru Rabajà, municipio de Barbaresco. Producción: 38 hl. por hectárea. Terreno mixto, arcilloso, toboso y arenoso. Edad media de las cepas, de 20 a 35 años. Vinificación en acero durante 7 días. Fermentación alcohólica en acero. Para el envejecimiento, el 80% en barricas nuevas de roble francés Allier de tueste medio y el 20% en cubas de roble de 25 hl., durante 18 meses.

VARIEDAD DE UVA NEBBIOLO

Variedad tinta cultivada principalmente en Italia (Piamonte, Lombardía), en Suiza, en Uruguay, en Argentina (San Juan) y en California.

Produce buenos vinos de crianza, oscuros y con excelente tanino, como el barolo (firme y recio) o el barbaresco (delicado y aromático).

Las primeras referencias documentadas de esta cepa aparecen en el siglo XIII. Más tarde, a principios del siglo XV, se habla de ella bajo el nombre de nebiolum. Sin duda este evoca los suelos calcáreos piamonteses, sus inviernos fríos y los otoños largos con abundantes nieblas  (nebbia), aunque en Italia se la conoce también con las sinonimias de spanna, nebbiolo d´Alba, nebbiolo d´Anton, nebbiolo di Dromero, chiavennasca (en Valtellina), picutener (valle de Aosta), etc. Se conocen algunos clones, como lampia, michet y rosé, nombres que aparecen en muchas denominaciones del norte de Italia en el laberinto de las variedades cultivadas. En el siglo XIX se cultivaba esta variedad en todo el norte de Italia, y todavía hoy se elaboran algunos vinos tintos con nebbiolo fuera de Piamonte. Así, lo encontramos en Lombardía, en la Valtellina y en el valle de Aosta, aunque son, por regla general, vinos obtenidos de mezcla con otras variedades.

La nebbiolo es una cepa de brotación temprana y maduración tardía, de porte erguido y sensible al oídio. Sus hojas son de tamaño entre mediano y grande, de forma pentagonal, con senos laterales marcados en la parte superior, haz de color verde oscuro y envés arañoso. Sus racimos son grandes, con uvas de tamaño medio, de forma esférica y color azul intenso a violáceo. Sus vinos tintos ostentan un extraordinario carácter, bien pigmentados, poderosos y tánicos en su juventud, aromáticos (cerezas, ciruelas maduras, violeta), concentrados y con elegante acidez. La crianza los redondea aportando notas tostadas y ahumadas que recuerdan al alquitrán. Acostumbran a ser vinos de una gran riqueza alcohólica (superior a los 13º). Ya en su cenit muestran a veces aromas de trufa.

En Italia esta variedad aparece en diversas DOC: Barolo, Barbaresco, Barbera, Nebbiolo d´Alba, Boca, Bramaterra, Fara, Gattinara, Ghemme, Lessona y Sizzano. A veces se la mezcla con boyarda y vespolina. En el Veneto se elaboran también con esta variedad algunos vinos del tipo recioto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario