domingo, 25 de marzo de 2012

Maison Pierre Bourée et Fils (Gevrey-Chambertin)


MAISON PIERRE BOURÉE ET FILS (GEVREY-CHAMBERTIN)

Son vinos de la Bourgogne de estilo muy clásico y artesanal, hoy día cada vez más dificiles de encontrar, de los de la vieja escuela.

Es un Domaine que data de 1864 cuando Pierre Bourée adquirió esta casa situada en la misma N74 que comunica Beaune con Dijon. Posteriormente, en 1903 adquirió el “Clos de la Justice”, parcela situada dentro de Gevrey-Chambertin pero en el lado teóricamente inferior en cuanto a calidad, es decir, en la margen derecha de la carretera N74 en dirección a Dijon. Es una parcela vallada que demuestra un caso excepcional de cómo existe un gran lieu-dit a ese lado de la villa. Un vino con mayor potencia, concentración y profundidad que muchos Premier Cru que se estilen.

En 1922, Bernard Bourée sucedió a su padre Pierre y compró la parcela que tienen en el Grand Cru “Charmes-Chambertin” y le sucedió su sobrino Louis Vallet en 1945.

Fue Louis junto a su hermano François quienes dieron un impulso grande al Domaine y comenzaron la expansión comercial del mismo, llegando a 1985 que es cuando compraron viñedo en Beaune Premier Cru “Les Epenottes”.

En 1993 fueron adquiriendo más viñedo, entre ellos el Gevrey-Chambertin Premier Cru “Les Champeaux”.

Hoy en día lo dirigen Bernard y Jean-Christophe Vallet.

VIÑEDO

Es un Domaine con un importante catálogo de vinos y viñedos ya que actúan también como excelentes négociants comprando uva de parcelas bajo su propio control.

Entre los vinos blancos podríamos encontrarnos genéricos como Bourgogne Aligoté, Bourgogne, o diferentes vinos Village de Apelaciones como Marsannay, Chablis, Savigny-les-Beaune, Auxey-Duresses, Meursault, Pernand-Vergelesses, Puligny-Montrachet, Chassagne-Montrachet.

- En blancos como categoría de Premier Cru podrán encontrar (siempre según venga la cosecha y si compran o no uva de esas parcelas): Saint-Aubin Premier Cru, Puligny-Montrachet Premier Cru “Sous Le Puits”, Chassagne-Montrachet Premier Cru “Morgeots”, Meursault Premier Cru “Charmes”. Y en Grand Cru blancos tienen en Corton-Charlemagne y en Bâtard-Montrachet (soberbio, por cierto)

En cuanto a los tintos, el rango es amplísimo: Marsannay; Côte de Beaune Villages; Auxey-Duresses; Pernand-Vergelesses; Pernand-Vergelesses Premier Cru “Vergelesses”; Chassagne-Montrachet; Savigny-lès-Beaune; Savigny-lès-Beaune Premier Cru “Guettes”; Santenay; Santenay Premier Cru “Gravières”; Aloxe-Corton; Volnay; Volnay Premier Cru; Pommard; Pommard Premier Cru “Epenots”; Pommard Premier Cru “Rugiens”; Corton Grand Cru; Côte de Nuits Villages; Fixin; Morey-Saint-Denis; Morey-Saint-Denis Premier Cru; Morey-Saint-Denis Premier Cru “Baulets”; Clos de la Roche Grand Cru; Gevrey-Chambertin; Gevrey-Chambertin Premier Cru “Lavaux-Saint-Jacques”; Gevrey-Chambertin Premier Cru “Cazetiers”; Gevrey-Chambertin Premier Cru “Clos-Saint-Jacques”; Nuits-Saint-Georges; Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Chaignots”; Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Vaucrains”; Nuits-Saint-Georges Premier Cru “Les Saint Georges”; Vosne-Romanée; Vosne-Romanée Premier Cru “Malconsorts”; Vosne-Romanée Premier Cru “Les Suchots”; Chambolle-Musigny; Chambolle-Musigny Premier Cru “Charmes”; Chambolle-Musigny Premier Cru “Les Amoureuses”; Bonnes-Mares Grand Cru; Clos Vougeot Grand Cru; Echézeaux Grand Cru; Mazys-Chambertin Grand Cru; Latricières Grand Cru; Chambertin Grand Cru

Estos vinos no es que los hagan todos los años, si no aquellos en donde sus acuerdos parcelarios les permite obtener una uva acorde a lo que buscan. En el caso del Chambertin Grand Cru por ejemplo, la producción es en torno a una barrica/año (unas 300 botellas al ser barricas de 228 litros).

ELABORACIÓN

Los Bourée son muy tradicionales y clásicos en sus métodos de elaboración y crianza. Por ello, no despalillan los racimos y fermentan en depósitos de madera. Maceraciones cortas. La maloláctica la hacen en barrica.

Actualmente la bodega cuenta con 400 barricas de las cuales en torno a un 10-15% son nuevas.

Sus vinos pasan en torno a 18-24 meses en madera, dependiendo de la parcela, mientras que los blancos están 16 meses en barrica, haciendo batonnage no muy intenso durante el primer mes.

No se suelen trasegar los vinos hasta su ensamblaje para embotellarlos por lo que a veces pueden salir ciertos aromas de reducción que necesitan aireación para disiparse.

Son excelentes vinos que muestran una vertiente muy clásica de Borgoña en su forma de elaboración, y que vienen acompañados de bastante pureza y elegancia junto a una muy buena capacidad de envejecimiento en sus diferentes parcelas o “terroirs”.

Fuente: Borgovinsl

No hay comentarios:

Publicar un comentario