miércoles, 11 de abril de 2012

12 Volt - Bodega 4 Kilos Vinícola - Mallorca


12 VOLT - BODEGA 4 KILOS VINÍCOLA - MALLORCA

Tipo de Vino: tinto crianza
Productor: 4 Kilos Vinícola
Enólogo: Francesc Grimalt
Denominación de origen: Mallorca (España)
Uvas: Callet/Fogoneu(40 %), Syrah(30%), Cabernet S.(20%), Merlot(10 %)
Etiqueta: La etiqueta es una ilustración de Gary Baseman.
Envejecimiento: Fermentación maloláctica en depósitos de acero. Envejecido durante 12 meses en barricas nuevas de roble americano (60%) y de segundo año de roble francés (40%).
Graduación: 14,0%
Precio aproximado: 15.74 €

Irrupción meteórica. Cuarta cosecha vinificada de este segundo vino inicial de la bodega, y hermano menor del 4 kilos. Las dos añadas anteriores se agotaron en unos meses de la salida al mercado. Sergi Caballero (copropietario del Sonar) lo define como un vino que carga baterías. El nombre hace referencia a la acumulación de energía del vino y su conexión con el sistema nervioso y su carga de baterías. La botella va vestida con una bonita etiqueta obra del pintor e ilustrador Gary Baseman, creativo y provocador y uno de los dibujantes más influyentes hoy en día.. Para disfrutar desde la primera a la última gota.

Vinificado con un coupage de Callet y Fogoneu, variedades recuperadas que se han adaptado perfectamente al suelo y el clima de Mallorca y completado con un coupage de variedades foráneas (Syrah, Cabernet S. y Merlot). La vendimia del 2010 fue tardía debido a la climatología un poco difícil pero que fue bien a la uva consiguiendo una gran concentración de aromas. Los viñedos están plantados en diferentes lugares, con cobertura vegetal para potenciar el papel del suelo. Selección manual de la uva. La fermentación y la maceración se hacen en depósitos de acero inoxidable (esta última durante unos 20 días). Un 40% reposa en barricas nuevas de roble americano, un 30% en foudres de roble francés de 3000 l y el resto en barricas de roble francés de segundo año.

Nos encontramos ante un vino de color picota granate, intenso y brillante. En nariz nos encontramos mucha fruta madura negra y roja, acompañada de cierta mineralidad, liegras reminiscencias florarles y notas de fina ebanistería con recuerdos herbáceos de bosque bajo y mediterráneo. En boca esta lleno de fruta, muy agradable de beber, pese a su juventud, no es nada pesado, más bien sedoso y con mucho equilibrio. Se bebe fácilmente, por su gran frescura y armonía, te invita a beber constantemente. Los taninos están maduros y bien integrados. Buen vino con un precio razonable para su gran calidad.

BODEGA 4 KILOS VINÍCOLA S.L.

Francesc Grimalt y Sergio Caballero son los dos socios de esta bodega que elabora vinos bajo la indicación geográfica de Vino de la Tierra de Mallorca con pasión y ambición por la calidad sin necesidad de grandes inversiones económicas: '4 kilos' responde a los 4 millones de pesetas de la modesta inversión inicial.

En agosto de 2006 nace el proyecto “4Kilos Vinícola” en Mallorca de la mano de Francesc Grimalt y Sergio Caballero. Francesc Grimalt es enólogo y antiguo socio y director técnico de la Bodega Ánima Negra en Mallorca y es conocido por haber recuperado la variedad autóctona callet en el panorama vinícola Balear. Sergio Caballero es músico, socio fundador y codirector del festival de música avanzada y arte multimedia SÓNAR, del que es responsable de su imagen.

El nombre de “4Kilos” proviene de la inversión inicial en pesetas de sus dos socios (es decir, 4 millones de pesetas). De esta manera querían demostrar que la elaboración de un buen vino no depende de un gran esfuerzo económico, sino de una ambición por la calidad y una pasión por el producto.

La primera añada que elaboraron fue la del 2006. Como todavía no tenían bodega elaboraron en el garaje de un amigo viticultor, con pocos medios pero con una gran uva. En aquella primera añada una mitad de la fermentación y la maceración se realizó en depósitos refrigeradores de leche que, gracias a su forma (más ancha que alta), se obtuvo una gran superficie de contacto entre la piel y el mosto. La otra mitad se elaboró en barricas abiertas de 225 l. En 2007, y gracias a Apolònia Viticultors (sociedad agraria balear), reconvirtieron un antiguo establo de ovejas, a las afueras de Felanitx, en la actual bodega de elaboración.

Su filosofía de trabajo está basada en la calidad de la uva y en la observación de las características anuales, de manera que su elaboración cambia según el tipo de cosecha (vinificación en depósitos de inoxidable o madera, duración de la crianza, capacidad de las barricas, edad de las barricas,…).

4 Kilos Vinícola
1a Volta 168 / Puigverd
07200 Felanitx (Mallorca)
Teléfono: +34 971 580 523
E-mail: fgrimalt@4kilos.com
Web: www.4kilos.com

VINO DE LA TIERRA DE MALLORCA

Mallorca es una indicación geográfica protegida, utilizada para designar los vinos de la tierra procedentes de las zonas vinícolas de Mallorca. Son vinos elaborados a partir de las variedades de uva blancas prensal (moll), chardonnay, macabeo, malvasía, moscatel de Alejandría, moscatel de grano menudo, parellada, riesling y sauvignon blanc; y a partir de las variedades tintas callet, manto negro, cabernet sauvignon, fogoneu, merlot, monastrell, syrah, tempranillo y pinot noir.

Marco Geoclimático:
La zona de producción de uva, elaboración y embotellado del vino con derecho a la mención “vino de la tierra Mallorca” comprende todos los municipios de la isla de Mallorca. Únicamente tienen derecho a usar esta mención los vinos elaborados íntegramente con uvas producidas en Mallorca y envasados en la zona de producción.

Geográficamente, la isla de Mallorca se organiza en cinco unidades: la Serra de Tramuntana (donde se registran las mayores altitudes, que sirven de protección frente a los vientos del noroeste), el Raiguer, el Pla, la Serra de Llevant (con altitudes más moderadas) y el Migjorn.

El clima mallorquín es típicamente mediterráneo, con temperaturas muy altas durante el verano (superiores a los 30 ºC) y moderadamente bajas durante el invierno (raramente inferiores a los 5 ºC). En los puntos más altos de las montañas de la Serra de Tramuntana se producen nevadas habitualmente durante el invierno. El nivel de humedad es, en general, muy elevado. Las precipitaciones, que suelen ser de tipo tormentoso, se concentran en otoño.

Variedades de uva:
- Tintas: Manto negro, Callet, Gargollassa, Cabernet sauvignon, Fogoneu, Merlot, Monastrell, Syrah, Tempranillo y Pinot noir.
- Blancas: Prensal (moll), Chardonnay, Macabeo, Malvasía, Moscatel de Alejandría, Moscatel de grano menudo, Parellada, Riesling, Sauvignon blanc.

Características de los vinos:
Los vinos designados con la mención “vino de la tierra Mallorca” son vinos limpios, con aromas francos identificativos de las variedades de la uva de procedencia.

Los vinos blancos son de color amarillo pálido a dorado; aromáticos, predominando los aromas frutales y forales; equilibrados, amplios y frescos.

Los vinos rosados son de color rosa pálido a rosa anaranjado, brillantes y transparentes, con predominio de los aromas primarios.

Los vinos tintos son de capa elevada, con aroma potente y ricos en taninos. La fase aromática se caracteriza por la presencia de frutas rojas. En boca son redondos y con cuerpo.

HISTORIA DEL VINO EN MALLORCA

De la relación entre el vino y Mallorca ya existen constancias de los siglos VII y VI a. C., tiempos a que pertenecen multitud de vasos y otros recipientes de barro, que eran empleados para la comercialización de vino dentro del Mar Mediterráneo.

Ahora bien, parece que no fue hasta la época de ocupación romana que se introdujo la viña y se desarrolló su cultivo en Mallorca. El año 123 a. C., la isla fue conquistada por el ejército a las órdenes de Quinto Cecilio Metelo y dio lugar a un periodo de más de mil años en que la isla estuvo sometida a la dominación romana.

En esta época de plena expansión del cristianismo, el vino alcanzó un valor único en Mallorca y la actividad vitivinícola una importancia destacada. Así, ya en el siglo I aC, el historiador romano Cayo Plinio el Viejo citaba en su libro “Naturalis Historia”: “…los vinos baleáricos se comparan con los mejores de Italia”.

En el año 903, los árabes conquistaron Mallorca y se inició un periodo de más de trescientos años en que el poder de la isla estuvo sometido a la cultura coránica. A pesar de sus prohibiciones, el cultivo de la viña continuó, incluso aplicando los sofisticados sistemas de regadío inventados por los árabes. Existen datos que indican que, así y todo, en esta época se consumía vino.

En septiembre de 1229, las tropas de Jaime I devuelven Mallorca al reino cristiano. Una de las medidas tomadas por el rey fue la concesión de licencias para el cultivo de viñas en Bunyola, Campos, Felanitx, Manacor, Porreres y Valldemossa. Este retorno a la actividad vitivinícola supuso la transformación de toda una sociedad, que se liberaba de la prohibición islámica del consumo de vino.

Entre los siglos XIV y XVIII, la producción de vino mallorquín fue próspera y la actividad vitivinícola se convirtió en una de las principales actividades económicas de los habitantes, dando lugar incluso al inicio de un importante comercio marítimo de los vinos de la zona.

Durante la primera mitad del siglo XIX, los cultivos de uva fueron afectados por dos plagas, primero la del pulgón y después la de “oidium”, que provocaron una reducción de la superficie cultivada. En cambio, la plaga de filoxera que sufrió Francia en el año 1862, que motivó la urgente demanda de uva, mostos y vinos por parte de los vinateros franceses, estimuló la rápida replantación de las viñas en Mallorca y se produjo, entre los años 1865 y 1890, el periodo de máximo esplendor del cultivo de uva y producción de vino en la isla. Eran tan importantes los movimientos desde los puertos de Palma, Portocolom y Alcúdia hacia Francia, que hasta se crearon empresas de transporte marítimo dedicadas exclusivamente a las exportaciones de vinos.

El año 1891 apareció la filoxera en Mallorca y, con su gran capacidad de reproducción, provocó un efecto fulminante para las viñas de Mallorca. Las exportaciones quedaron paralizadas y el cultivo de la viña en la isla devastado. Como consecuencia, se produjo una sustitución del cultivo de la viña, principalmente por el del almendro, y una reducción de la producción de vino, que quedó limitada a una pequeña cantidad, insuficiente para cubrir el consumo interior y que creó la obligación de importar vinos foráneos.

A principios del siglo XX se llevó a cabo una lenta repoblación de las viñas en Mallorca. Ara bien, durante las décadas de los 30 y los 40, el cultivo de uva volvió a sufrir un retroceso, debido a la Guerra Civil Española y la posterior necesidad de obtener otros productos agrícolas. A partir de los años 60, el desarrollo turístico propició que, por un lado, los hijos de muchos vinateros mallorquines abandonasen el negocio del vino (para invertir en la hostelería y la construcción) y, por otro lado, que se incrementara el consumo de vinos peninsulares, principalmente vinos a granel mucho más baratos.

A pesar de todo esto, en la década de los años 90 se produjo una reactivación del sector, gracias al esfuerzo de los viticultores y vinicultores de la isla, que lucharon especialmente por obtener una mejora de la calidad del producto final. La mayor atención y cuidado de los cultivos, así como la renovación tecnológica de las bodegas, hicieron de este periodo uno de los mejores momentos del sector en Mallorca.

Hoy en día, los vinos mallorquines cuentan con unas características singulares, una elevada calidad y una personalidad reconocida, que les ha permitido obtener importantes valoraciones por parte de los expertos. Los vinateros de la isla continúan, mediante sus esfuerzos, persiguiendo su deseo de incorporar el nombre de Mallorca dentro de las zonas más selectas productoras de grandes vinos.

En el año 2007 se publica la Orden de la consejera de Agricultura y Pesca de 13 de abril, por la cual se reconoce y se regula la indicación geográfica “Mallorca” para los vinos con derecho a la mención tradicional “vino de la tierra” producidos en la isla de Mallorca.

CALLET

Variedad de uva tinta cultivada en Mallorca, especialmente en Binissalem y Pla de Llevant. Sus vinos suelen mezclarse con los de la variedad fogoneu, para complementar su falta de alcohol y acidez. También se elaboran con callet vinos rosados.

Callet es una cepa de uva tinta (Vitis vinifera) originaria de la isla de Mallorca, en España. Es una planta rústica y poco vigorosa, pero de alto rendimiento (sobrevivió a la "crisis" de la filoxera posiblemente por su alta producción). Tiene racimos de tamaño medio y compactos. Las bayas son de tamaño grande y forma redonda. Produce vinos de baja graduación, teniendo problemas para superar los 12'5º de alcohol probable y baja coloración, salvo en casos excepcionales en que las prácticas culturales, terreno y clima (terroir) permiten obtener vinos de alta expresión. En cualquier caso presenta un aroma peculiar muy interesante a nivel enológico. Según la Orden APA/1819/2007, de 13 de junio (BOE del día 21), esta variedad vinífera está recomendada en la comunidad autónoma de las islas Baleares. Forma parte de las denominaciones de origen Binissalem y Pla i Llevant.

FOGONEU

Varieadad tinta, cultivada en Mallorca (sobre todo en el Pla de Llevant) que produce vinos bastante pigmentados, con un aroma ahumado muy característico.

Fogoneu es una cepa de uva tinta (Vitis vinifera), autóctona de Mallorca, en España. Según la Orden APA/1819/2007, de 13 de junio (BOE del día 21), la variedad fogoneu está autorizada en la comunidad autónoma de Baleares. Es una variedad no autofértil, por lo que precisa polinización de otra/s variedad/es. Es una variedad mayoritaria en la comarca de Felanitx donde suele encontrarse en plantaciones mixtas con la autóctona Callet. Tiene cierto parecido con la uva gamay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario