lunes, 30 de abril de 2012

Palo Cortado - Bodegas Tradición


PALO CORTADO - BODEGAS TRADICIÓN

100% Palomino
Graduación: 19,5º
Azúcar residual: 3,9 gr/l

De una vejez promedio de 32 años con la calificación V.O.R.S otorgada por el Consejo regulador. Se trata de un vino único, que combina las características aromáticas y la finura del Amontillado con la complejidad y el cuerpo de los Olorosos al paladar. Su excepcional currículo parte de las soleras procedentes de Domecq S.XVIII y añadas de Croft de 1970 y 1982, de quienes fueron adquiridos.

Se trata de un vino más ligero y sedoso, de color oro viejo, con notas aromáticas a vainilla, almendra amarga y pastelería con una fina y elegante madera. En boca, es agradable, ligero, moderadamente amargo y goloso. Su graduación es de 19,5º. Servido ligeramente frío tiene un maridaje muy versátil, es el complemento ideal del salmón, foie, quesos azules, patés, quiches, jamón, lomo, almendra frita, pescados en salazón y ahumados.

¿QUE ES UN VINO GENEROSO DE PALO CORTADO?

Vino generoso de Jerez (España) que se asemeja en la nariz al amontillado y en el paladar al oloroso. En la práctica puede considerarse un oloroso de características especiales, corpóreo y cálido, pero con el aroma más fresco y punzante de un amontillado. A su mayor riqueza alcohólica se une su largo añejamiento, que se manifiesta en una mayor acidez total y en una extraordinaria riqueza en glicerol.

En su nariz aparecen notas punzantes de flor, bien integradas en las ricas especias del roble envinado, con un matiz de frutos secos (avellanas y nueces). Estos vinos, en boca, son plenos, vinosos y bien sostenidos por los nobles taninos de la solera, con sedoso tejido y una elegancia corórea muy sensual. A veces pueden tener una nariz ambigua, en la que las notas salinas y punzantes alternan con matices dulces (carne de membrillo). Pero otras veces aparece en ellos una fronda increíble de aromas amargos (frutos secos), especiados (vainilla) y, salvajes (café, especias).

Un buen palo cortado no puede obtenerse por medios técnicos, ya que exige la evolución natural del vino hacia este original estilo. Los amontillados comienzan a añejarse, bajo flor, como finos, y cuando ya están encabezados pueden virar hacia olorosos o palos cortados. Los olorosos  no desarrollan velo y, después de encabezados a 18º, serán ya siempre olorosos o palos cortados. También pueden obtenerse a través de la evolución inesperada de un fino o de un amontillado. Los palos cortados, como todos los vinos de Jerez, reciben una doble crianza: un envejecimiento estático en bota de roble, permaneciendo a veces más de una década en el nivel de añadas, y una etapa suplementaria, de crianza dinámica, que corresponde al sistema tradicional de soleras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario