viernes, 20 de abril de 2012

Uruguay Natural (Sello en sus Vinos)


URUGUAY NATURAL (SELLO EN SUS VINOS)

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, acompañado del presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, José Lez, han anunciado que los vinos uruguayos que salgan a mercados exteriores portarán el lema Uruguay Natural, como sello de prestigio nacional.

Las empresas vitivinícolas uruguayas y el Gobierno firmaron un acuerdo de cooperación para que los vinos de exportación cuenten con el sello oficial de calidad y la marca país con la que quiere ser conocido en el exterior "Uruguay Natural".

El acuerdo se rubricó en la sede del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca con la presencia de los más destacados representantes de la industria del vino en el país, el presidente del Instituto Nacional del Vino (Inavi), José María Lez, y los titulares de las carteras de Ganadería, Tabaré Aguerre, y Turismo, Héctor Lescano.

A partir de ahora, todos los vinos uruguayos que se vendan en el exterior podrán llevar el sello "Uruguay Natural" para identificar al producto como originario del país y con los valores de calidad, respeto al medio ambiente y trabajo local que implica esa marca.

El país sudamericano, que prevé elaborar durante 2012 alrededor de cien millones de litros de vino, que se considera una cosecha normal, pretende que los mercados exteriores asocien a su país con la elaboración de productos de alta calidad.

Lez calificó de hecho histórico la firma del convenio con la marca Uruguay Natural “porque es un sello de garantía para la producción dedicada a la venta exterior”, en un país que cuenta con 8.000 hectáreas de viñedo, da empleo en el sector a 50.000 personas y vende la mayoría de sus vinos en envíos de granel.

Lez, empresario vitivinícola, indicó que el uso de una marca como "Uruguay Natural" y el hecho de que el vino ejerza un papel "de embajador" cumple con las espectativas del sector en Uruguay, convencido de que sus caldos "no van a dejar ni mucho menos mal representado al país en el exterior".

"Esto es trabajar por el país y usar los vinos como buque insignia para romper los hielos", indicó.

Por su parte, el ministro Lescano destacó este "emprendimiento común" entre lo público y lo privado para que las bodegas uruguayas exhiban la marca del país en beneficio de todos.

"Está claro que no se vende un producto si no es bueno, y con esto Uruguay traduce certezas de que es verdad, de la seguridad de sus alimentos, de su pureza, de la calidad, de la artesanía incluida dentro del criterio industrial como calidad de vida. Es una marca que estará sometida continuamente a prueba", añadió.

Del mismo modo se expresó el ministro Aguerre, que consideró esta iniciativa como "la culminación de un proceso" que incluye la "una estrategia como país".
"Uruguay busca insertarse en el mundo como un agroexportador de alimentos de calidad, en sus diferentes acepciones, calidad del producto, del valor agregado ambiental, diferenciación de procesos, el cuidado de recursos naturales y en la calidad del trabajo de los seres humanos involucrados", dijo.

Según informó Lez, Uruguay producirá este año unos 100 millones de litros de vino, que se exportará a granel en su gran mayoría.

En la actualidad, los vinos uruguayos llegan a 31 países de todo el mundo, si bien las mayores ventas son a Brasil, EE.UU, Canadá y el Reino Unido.
La idea de los vitivinicultores uruguayos es, sin embargo, crecer hacia "el gran desafío de los mercados asiáticos", en donde "hay una explosión de consumo y una búsqueda de nuevas regiones vinícolas".

EL VINO URUGUAYO

Situado en la misma latitud que las mejores áreas cultivables de Argentina, Chile, Sudafrica y Australia entre 30° y 35° sur es posible cultivar la vid en todo su territorio.

La variedad de uva Tannat es el imán del país, con un consumo de 42.3 litros per cápita al año y en continuo aumento.

El sector vitivinícola, que representa el 15% de la producción agrícola doméstica, continúa desarrollándose y mostrándole al mundo el resultado de grandes esfuerzos, en la calidad de sus mejores vinos.

Más de 10.000 hectáreas están dedicadas a la viticultura, con 370 bodegas y bodeguitas que producen vino.

En algunos casos, las bodegas cosechan uvas de parcelas muy distantes y las transportan en camiones hasta sus instalaciones principales.

Uruguay produce una amplia gama de vinos, desde damajuanas con vino rosado de gama media hasta productos con una magia singular e inimitable. La producción total es del orden de 100 millones de litros anuales.

REGIONES VITÍCOLAS

Oficialmente existen nueve zonas vitivinícolas: el Norte, el Litoral Norte, el Noreste, el Litoral Sur, la zona Central, y Central Este, el Sudoeste, el Sur y el Sudeste.

- La zona Sur, donde se concentra el 90% de los viñedos, posee un clima de alta influencia marítima y tierra moderadamente profunda, de textura fresca.
- La zona Sudoeste, con un 5% de los viñedos del país, y la zona Litoral Sur, están influidos por el Río Uruguay. La tierra es de mayor profundidad y poseen un excelente drenaje.
- Las zonas Central y Central Este constituyen la cuenca sur del Río Negro, con tierras que combinan finas texturas, piedras y un clima excelente.
- Las zonas Norte y Noreste (los departamentos de Artigas y Rivera), poseen un clima de mayor calidez y sus tierras de textura liviana resultan muy apropiadas.

De estas regiones vitícolas existen 15 sub-zonas más pequeñas. Las más importantes son:
- Canelones (cerca de la capital).
- Montevideo (aún más cerca).
- Artigas (junto a la frontera con Brasil en el norte).
- Colonia (a las orillas de Río de la Plata).

GEOGRAFÍA

En Uruguay se cultiva la vid en un clima de tipo templado, con temperaturas promedio de 18°C, precipitaciones promedio anuales de 1055mm, sol, inviernos fríos y veranos cálidos y secos, de noches frescas.

Uruguay es un país de costas impresionantes y planicies fértiles. Aparte de unos montículos cerca de Punta del Este (la Costa Azul de América del Sur), no hay montañas. La ganadería y la agricultura dan muy buen resultado en estas condiciones. Sin embargo, la viticultura tiene que enfrentarse a una fuerte insolación, a climas húmedos, a infecciones de hongos, a una filoxera persistente, a precipitaciones relativamente elevadas y a un vigor vegetativo importante.

Una táctica empleada desde 1984 para superar algunos de estos problemas es el emparrado en lira, diseñado en 1970 por el francés Alain Carbonneau, para optimizar la aireación de los racimos y de las hojas así como la fotosíntesis. Pero esta técnica está lentamente perdiendo su atractivo original entre los viticultores uruguayos.

TANNAT

Otro gran éxito ha sido el cultivo de la variedad Tannat, originalmente implantada por Harriague. Su adaptación a las condiciones uruguayas ha resultado verdaderamente espectacular.

Tannat es una variedad de uva originaria del suroeste de Francia, de la cual se obtiene vino tinto, rosado o blanco (Blanc de Noirs). En la actualidad los principales cultivos se encuentran en Francia, Médanos (Buenos Aires), Bolivia (en la zona de Santa Cruz), Brasil (Rio Grande do Sul) y en Uruguay, constituyendo en este último país la variedad de vinos más destacada y con la que se identifica internacionalmente.


Esta cepa es de hoja redondeada poco conocida en Europa procedente de la región del Madiran francés, casi pirenaico, pretende ser la cepa símbolo de Uruguay, elaborándose los mejores vinos del país a partir de esta variedad. Fueron emigrantes de Hasparren, como Jáuregui o Harriague, los que comienzarón a plantar esta cepa en las tierras aluviales de Concordia y Salto.

Es un vino muy intenso de taninos destacados y ciertamente más beligerantes que los del malbec y carmenere, y desde luego que el merlot. Da vinos aterciopelados, con gran complejidad, profundidad y densidad de fruta. Va muy bien con carnes de novillo, en particular con cuadril a las brasas.

El Tannat se ha convertido en una de las variedades más flexibles de Nuevo Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario