viernes, 20 de abril de 2012

Utilización de Ozono en Bodega


UTILIZACIÓN DE OZONO EN BODEGA

Desde principios de los años noventa, las bodegas han estado experimentando con ozono (o3) como una alternativa a los desinfectantes como el cloro y el dióxido de azufre. Esto ha probocado la reducción en el consumo de agua en los tratamientos de limpieza, el consumo de energía y de productos químicos. El agua fría ozonizada puede reemplazar el agua caliente tradicional y las duras prácticas de saneamiento químicas.

En bodega el ozono ha sido utilizado:
- Limpiadores de barricas
- Enjuagadoras de botellas
- Clean in Place (CIP)
- Pretratamientos de agua de proceso
- Torres de enfriamiento y refrigeradores
- En el reciclaje del agua y su recuperación
- Saneamiento de los depositos

El ozono (O3) es un gas particular muy difícil de encontrar en estado puro, debido a la inestabilidad de su molécula, encontrándose en muy pequeñas cantidades en el aire atmosférico, y acumulándose especialmente en la estratosfera, donde juega el importante papel en la filtración de las radiaciones ultravioletas situadas entre 200 a 300 nm de longitud de onda nocivas para el ser humano. En la industria alimentaria este gas se utiliza por su poder desodorizante aplicado en recintos cerrados como cámaras frigoríficas, así como también por sus propiedades bactericidas y funguicidas en la atmósfera o sobre las superficies de los materiales, todas ellas debidas a su elevado poder de oxidación.

El ozono (O3) es un gas muy oxidante, tóxico, (límites de exposición en fase gaseosa de 120 μ  g/m3/24h, 200 μ  g/m3 en el lugar de trabajo, 400 μ g/m3/h suelo de toxicidad ) y explosivo. Su utilización sólo es posible tras su disolución en agua fría, para producir una solución de ozono activo que contenga entre 2 y 5 mg/L de O3.

El ozono es un potente biocida de amplio espectro, no deja residuo, elimina malos olores, elimina TCA’s y TBA’s, es ecológico, su uso disminuye el gasto de agua caliente y vapor, por lo que baja el consumo de energía. Produce una  desinfección rápida a pH neutro por acción directa y de sus productos de degradación en el agua, en concreto de los radicales libres O- y HO-. El ozono es un desinfectante, no tiene propiedades limpiadoras.

Teniendo en cuenta su modo de actuación, es indispensable emplearlo sobre superficies perfectamente limpias para poder desinfectar. El uso de ozono constituye una técnica para la desinfección en frío de las cubas de acero inoxidable, resinas epóxicas, canalizaciones y cadenas de embotellado. En el caso de recipientes de madera, reacciona parcialmente enfrentada al ozono limitando su acción, en concreto, en profundidad. Además tiene efectos secundarios importantes en la madera y en los cellos de las barricas, que pueden llegan a desprenderse.

El mejor método de uso de ozono en bodega, es combinado con el vapor. Se usa en el aclarado con agua fría como agua ozonizada (2-6 ppm) durante 90” (a mayor concentración menor tiempo de contacto); es ideal su aplicación con sistemas CIP, siendo preciso el control de la concentración antes y después de la misma.

El ozono puede ser la respuesta a necesidades en bodegas como:
- Reemplazar tantos productos químicos como sea posible para proteger la calidad del vino. (malos olores, contaminaciones...)
- Mejorar la protección de los trabajadores reduciendo el manejo de productos químicos.
- Reducción de los costes operativos tanto en agua como en energía en las labores de desinfección de toda la bodega.

1 comentario:

  1. El agua ozonizada es un buen agente químico, pero puede aumentar el nivel de bacterias acéticas por debajo de cierta concentración, unos 3 ppm. Niveles de 3-5 ppm son suficientes para bajar drásticamente la presencia de brett. Químicamente es mejor que el vapor. En su uso como gas hay poca experiencia, 5 minutos a 30 ppm no han sido eficaces.

    ResponderEliminar