viernes, 20 de abril de 2012

XXV Concurso Regional de Vinos de Canarias Alhóndiga 2012


XXV CONCURSO REGIONAL DE VINOS DE CANARIAS ALHÓNDIGA 2012

El ´XXV Concurso Regional de Vinos de Canarias Alhóndiga 2012´ que se celebrará los días 24 y 25 de abril en Tacoronte contará con la participación de 125 caldos de las islas, un 35 por ciento menos que el año anterior debido a la disminución de la cosecha.

El certamen ha sido presentado en rueda de prensa por el consejero de Agricultura del Cabildo de Tenerife, José Joaquín Bethencourt y el alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila, quienes han destacado la importancia de este concurso para promocionar y fomentar el consumo de vino local.

Todas las islas estarán representadas salvo Fuerteventura, con especial protagonismo de Tenerife, con 81 vinos, seguida de Lanzarote (23); La Palma (9); Gran Canaria (6); El Hierro y La Gomera (tres cada una). Por Denominaciones de Origen (DO), las más numerosas serán las de Abona (29 muestras), Lanzarote (23) y Tacoronte Acentejo (19).

Por categorías, destacan los tintos jóvenes (40); blancos secos (39); semisecos y semidulces (16); rosados (10); licor (10); dulces (5); espumosos (1); crianza (1) y Tea (1).

Un jurado compuesto por una veintena de catadores canarios será el encargado de evaluar los caldos que determinarán la concesión de las Alhóndigas de oro, plata o bronce.

Pese a la contracción del consumo derivada de la crisis económica, Bethencourt ha dicho que Tenerife no es "ajeno" a una situación generalizada de "pérdida de cuota" del vino de calidad frente a los caldos "no reconocidos", pero ha defendido las "acertadas políticas de promoción" de instituciones y bodegueros que empiezan a "detener" esta tendencia.

El consejero ha incidido también en que el sector de la alimentación ya está por encima del de la restauración en consumo de vinos, y ha calificado de "preocupante" que los vinos locales apenas tengan una penetración en la restauración de la isla menor de un 20 por ciento.

Bethencourt ha reconocido también que la superficie y la orografía de las islas no permiten ajustar mucho más los costes de producción, de hecho ha insistido en que el margen de beneficio de viticultores y bodegueros es "escaso", y ha advertido de que la "gran barrera" es que la restauración "se dé cuenta" de que invertir en vinos locales es un "negocio a largo plazo".

En esa línea, ha dicho que es un "error estratégico" marginar a los vinos locales e intentar "hacer negocio" imputando un margen de beneficio similar al de los vinos foráneos. "Cuando se ponen los vinos a precios razonables, como ocurre con las fiestas del vino, son un éxito. Si ese modelo se extrapolara al negocio de la restauración, otro gallo nos cantaría", ha señalado.

Tanto Dávila como Bethencourt han destacado también que la sequía no afectará, en principio, a la cosecha de este año, sino en todo caso a la de 2013. "Los viticultores están muy ilusionados porque viene un año muy bueno en cantidad y calidad", ha apuntado el alcalde de Tacoronte.

Fuente: Europapress.com

VINOS DE CANARIAS

Los vinos de Canarias, poseen un excelente mercado potencial de vinos, gracias a su estratégica situación geográfica, que potencia un turismo nacional e internacional durante casi todo el año. Estos turistas son precisamente los consumidores principales de casi toda la producción vinícola.

En la actualidad, el archipiélago canario posee un total de ocho DO. Cinco de ellas se encuentran agrupadas en la isla de Tenerife. Las otras están en las islas de La Palma, Hierro y Lanzarote respectivamente.

ISLA DE TENERIFE

Tenerife posee algo más de 8.000 ha de viñedo, de las cuales 2.422 corresponden a la DO Tacoronte-Acentejo, aunque sólo la mitad está inscrita. El resto se lo reparten Ycoden-Daute-Isora, Valle de la Orotava, Valle de Güimar y Abona. Toda la isla disfruta de un clima suave y bondadoso, influido plenamente por el Atlántico y azotado por los vientos alisios.

- Tarraconte-Acentejo: Esta DO está situada al norte de la isla. El viñedo se asienta sobre un suelo volcánico muy raído en sustancias minerales, pero de gran fertilidad.

Las variedades más cultivadas son la listán negra, la negramoll y la listán blanca y, en menor medida se cultivan otras cepas consideradas autóctonas del archipiélago como la malcuria, la gual y la tintillo.

Se elaboran vinos blancos, rosados y tintos, generalmente jóvenes y frescos.

- Ycoden-Daute-Isora: Esta zona de producción se sitúa al noroeste de la isla. Los viñedos se asientan en laderas, desde el mar hasta las faldas del Teide.

Los suelos de origen volcánico son, en general, de carácter arenoso y con una buena acidez, muy adecuados para el cultivo de la vid. Las variedades más extendidas son la listán blanca 70% y la listán negra 20%.

ISLA DE LA PALMA

La DO La Palma comprende la totalidad de la isla. Se cultivan unas 1.700 ha de viñedo, en altitudes entre los 200 y los 1.200 m. La isla se divide en cuatro subzonas productoras:

- Hoyo del Mazo-Las Breñas: en esta zona, situada al este de la isla, los viñedos, con forma de balcón, se cultivan de forma rastrera en terrenos de laderas, acolchados unos con piedras volcánicas y otros con picón granado.

- Fuencaliente-Las Manchas: situada al sur de la isla, las viñas trepan por empinadas laderas de escorias volcánicas. Aquí se elaboran la tradicional e histórica malvasía de Fuencaliente, tan citada por poetas y escritores.

- Las Manchas: situada al suroeste de la isla, los viñedos se cultivan en terrenos pedregosos de fuertes pendientes y de forma rastrera. Los vinos elaborados en esta zona suelen ser blancos y rosados de intensidad media y buen cuerpo.

- Norte-Vinos de Tea: es la zona conocida como “Vinos de Tea”, debido al sabor peculiar en resina que adquieren al ser encubados en toneles construidos con la parte central (corazón) de los troncos del pino canario, de color más oscuro y resistente.

ISLA DE HIERRO

La DO El hierro abarca la producción de toda la isla. Se cultivan algo más de 500 ha y es la única zona vinícola de España que cuenta con sólo una bodega embotelladora.

ISLA DE LANZAROTE

La viticultura en Lanzarote es el testimonio más real y patente de la lucha del hombre y la naturaleza. Las 3.300 ha de viñedo de la DO Lanzarote se presentan a la vista como un paisaje lunar. Los viticultores tienen que enfrentarse a la lava, a la escasez de lluvias y al fuerte viento que azota la isla. Después de retirar la lava y dejar descubierta la tierra vegetal, las vides, plantadas en grupos de tres, se encuentran en hoyos excavados en forma de embudos de más de dos metros de profundidad, sobre tierra vegetal y protegidas mediante la construcción con piedra volcánica de muretes cortavientos con formas semicirculares de un 70 cm de altura. Es fácil entender por qué el número de cepas por supera los 400 o 500 pies. Los vinos son principalmente blancos secos, semisecos y vinos dulces (mistelas), así como algunos rosados y tintos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario