miércoles, 9 de mayo de 2012

Agricultura Ecológica de la Vid


AGRICULTURA ECOLÓGICA DE LA VID

Es un control natural del viñedo con productos fitosanitarios biorracionales y encuadrado dentro de la  producción ecológica de la viña y elaboración de vinos ecológicos (a partir de parcelas en cultivo ecológico), con normas y autorizaciones muy claras dadas por el CAE y los CRAE correspondientes, basado en el empleo de productos naturales y sólo con materias activas y dosis mínimas especialmente autorizadas para el control de las plagas de la vid.

Sea cual sea la técnica empleada para el control de las plagas y enfermedades es muy importante conocer el ciclo evolutivo de estas plagas y enfermedades, tanto el ciclo biológico del fitófago como las influencias de las condiciones ambientales sobre el, la susceptibilidad territorial y de los cultivares y el momento en que afecta al ciclo biológico de las cepas, así como la velocidad de crecimiento de éstas en esa fase de su ciclo evaluando el daño que puede hacer el patógeno en cada momento, elegir la materia activa adecuada sabiendo si esta es de cobertura o protección con acciones sobre el patógeno penetrantes, citotrópicas o sistémicas con circulación y acción tanto ascendente como descendente en las cepas.

Las actuaciones pueden realizarse como preventivas o como curativas tras evaluar el riesgo real y los efectos posibles siendo hoy recomendables este tipo de actuaciones sólo cuando se ha detectado la plaga con un umbral suficiente para proceder a su control con acciones concretas.

Es importante conocer la resistencia al lavado por humedad y lluvia de los productos fitosanitarios y minimizar estas pérdidas; también es importante conocer la resistencia de acción y los efectos colaterales y retroactivos de las materias activas antes de decidirse  por alguna de ellas y siempre dentro de las listas de productos autorizados, buscando aquellas que menos efecto negativo tengan en el entorno y que sean más económicas.

La elección de la maquinaria a emplear en los tratamientos estará determinada por el tipo de formulación del producto (polvo, líquido, emulsión, etc.) y por la disponibilidad de accesorios.

Siempre debe buscarse maquinaria de aplicación que:
- Consiga buena penetración en las cepas.
- Consiga homogeneidad en la distribución, que será más fácil en las cepas jóvenes que en las adultas y con excesiva vegetación.
- Permita minimizar la dispersión en el ambiente, es decir, que posean pantallas antideriva y de recuperación del goteo.
- Garantice la seguridad de los operarios.
- Posea sensores o detectores de corte del circuito de impulsión cuando no exista vegetación que tratar, etc.

La correcta aplicación de los productos minimiza el coste del control de las patologías.

El uso y características de atomizadores y nebulizadores, su volumen y capacidad de trabajo deben ser analizados ante cada situación concreta.

Los principales daños con repercusión directa en las producciones y en su calidad son aquellos que afectan a los racimos, aunque debemos considerar y conocer las principales plagas y enfermedades que afectan a las cepas y a sus diversos órganos, ya que éstas pueden también incidir, de forma más o menos intensa, en la calidad de las uvas, en los productos derivados y en la producción de las cepas.

Una clasificación de las plagas que afectan a la vid es la siguiente:

Plagas:
- Producidas por insectos
- Producidas por nematodos
- Producidas por ácaros

Enfermedades:
- Afecciones transmisibles por injerto (virus, fitoplasmas y viroides).
- Enfermedades cirptogámicas.
- Enfermedades bacterianas
- Enfermedades  fisiológicas y carenciales.

Las enfermedades que más inciden en la calidad de la uva son: el mildiu, la botritis, el enrollamiento virótico, las polillas de la vid y el oidio.

Unas enfermedades que merecen especial atención son las transmisibles por injerto y que son producidas principalmente por virus, que no tienen actualmente otro tratamiento más efectivo que la utilización de materiales vegetales libres de ellos.

Esquema básico de las principales virosis y fitooplasmosis que afectan a la vid:
- Entrenudo corto infeccioso
- Enrollado
- Jaspeado
- Madera rizada
- Madera acorchada
- Enaciones
- Necrosis de los nervios

Este complejo virótico tiene numerosos síntomas que pueden detectarse fácilmente de manera visual y que afectan a las hojas, a los pámpanos, a los sarmientos e incluso a los ejes de los racimos. El síntoma más importante es la bifurcación de sarmientos que además poseen dobles médulas.

Estos virus producen disminución del vigor, pérdidas importantes de producción y muerte de las cepas.

Al ser una infección transmisible por injerto se debe emplear siempre material certificado y exento de estos virus. Las cepas afectadas deben arrancarse lo antes posible para evitar la expansión de la enfermedad. Esta, al igual que el resto de virosis que afectan a la vid no tienen ningún tratamiento químico curativo, por lo que las únicas medidas de control son las preventivas indicadas anteriormente.

FILOSOFÍA DE LA AGRICULTURA ECOLÓGICA

Filosóficamente, la viticultura ecológica nos plantea una vuelta atrás en el tiempo hacia la viticultura que practicaban nuestros ancestros. La mayoría de los viticultores ecológicos buscan crear un ambiente saludable para la planta y minimizar la presión de la enfermedad o plaga aplicando los productos de una forma más racional. Es un reencuentro con la naturaleza, el clima, los seres vivos y el suelo.

La viticultura ecológica o también llamada agricultura ecológica, orgánica o biológica, es un sistema para poder cultivar un viñedo basándose en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs), ni para abono ni para combatir plagas, logrando de esta manera obtener alimentos orgánicos o ecológicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada.

Los principales objetivos, es el poder trabajar con los ecosistemas de forma integrada manteniendo y mejorando la fertilidad de los suelos, produciendo alimentos libres de residuos químicos, utilizando el mayor número de recursos renovables y locales, manteniendo la diversidad genética del sistema y de su entorno, evitando la contaminación que resultan de algunas técnicas agrarias no sostenibles y permitiendo que los agricultores realicen su trabajo de forma saludable para la salud.

En los viñedos ecológicos al cabo de pocos años, normalmente dos, despues de su practica se observa una mayor resistencia a plagas y enfermedades, mayor cantidad de levaduras en los hollejos de las uvas, mayor acidez total y menos pH, mayor calidad aromática y color.

También es cierto que el coste de producción es mucho más elevado en la agricultura ecológica que en la convencional.

El control de las plagas y enfermedades es la parte más compleja, realizando estrategias en tres lineas principales:
- Uso de productos autorizados a las dosis autorizadas de forma preventiva.
- Uso de trampas de feromonas de confusión sexual.
- Uso de insectos depredadores de los que nos resultan perjudiciales.

El cultivo ecológico debe estar basado también en métodos preventivos, potenciando el buen desarrollo de las plantas y por tanto su resistencia natural a plagas y enfermedades. Debe potenciarse al máximo la prevención mediante unas adecuadas prácticas de cultivo que aseguren el buen desarrollo de las plantas y, por tanto, que éstas sean más resistentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario