lunes, 7 de mayo de 2012

Araña Roja de la Vid o de los Frutales (Panonychus Ulmi)


ARAÑA ROJA DE LA VID O DE LOS FRUTALES (PANONYCHUS ULMI)

Las hojas atacadas aparecen decoloradas y neurotizadas, con pérdida de clorofila. Al afectar a las fotosíntesis de la planta, influyen negativamente en el desarrollo de los racimos y en el azúcar de las uvas.

Localización y grado de incidencia:
Antes de aparecer los brotes, en invierno, se detectan unos huevos de color rojo brillante en torno a los nudos de la madera de un año así como en la madera de dos años o más. Al brotar, las primeras hojas se quedan pequeñas y muestran puntas oscurecidas en sus bordes, con un aspecto peludo y afelpado. Durante la primavera, estas hojas tampoco crecen más. Toman luego una coloración verde amarillenta y se arquean hacia arriba como una cuchara. A partir de mediados de mayo se pueden ver huevos de la generación de verano, ejemplares adultos y larvas (estas últimas con lupa) en la cara inferior de las hojas. En verano, las hojas se vuelven de color amarillento o bronce. En casos de infecciones fuertes, las hojas pueden llegar a caer.

Las infecciones de la araña roja provocan crecimientos inhibidos, un menor rendimiento en uvas, retrasos en la maduración  y disminución de las cosechas y de su calidad.

Datos biológicos:
La araña roja pasa el invierno en los huevos. De ellos se desarrollan adultos, pasando por el estadio de larvas y de ninfas, adultos que a su vez ponen huevos el verano siguiente. De éstos salen de nuevo larvas entre los 3 y los 15 días. Al cabo de un año se han podido desarrollar hasta cinco generaciones. Los ácaros rojos de esta arañan viven predominantemente en la cara inferior de las hojas.

ESTRATEGIAS DE CONTROL

Medidas preventivas y biológicas:
El principal antagonista de la araña roja es el ácaro Typhlodromus pyri. Estos ácaros impiden el asentamiento y la mayor proliferación del parásito. Son especialmente efectivos si pueblan la planta con una suficiente densidad (de 1 a 2 ácaros por hoja) antes de que se asiente la araña roja. Por eso se deben usar fumigantes que no les dañen. Otras medidas que fomentan estos ácaros antagonistas son:
- Asegurar un suministro constante de polen (especialmente de hierbas), por ej. Alternando los abonos con mantillo.
- Plantar setos en los que estos ácaros se desarrollen con preferencia, por ej. Moras (Rubus spp.), cornejo sanguino (Cornus sanguinea), avellanos (Corylus arrelana), madreselva roja (Lonicera xylosteum).

Par introducir estos ácaros en una plantación se utilizan métodos de migración. En invierno, la migración lleva mucho tiempo y se realiza con madera cortada de dos años de otros viñedos; tras aparecer los brotes de las viñas, se hace con vástagos enteros. La madera cortada se ata a los vástagos de las viñas que se quieren poblar con los ácaros. En el verano se utilizan hojas de vid y brotes raquíticos, que se eliminan de por sí durante trabajos rutinarios del viñedo, lo que lleva menos tiempo. También se pueden hacer migraciones con tiras de fieltro (o lana), poniéndolas en la base de la madera de dos años (que será la madera donante), a comienzos del otoño. En la primavera siguiente, una vez hayan migrado los ácaros a las tiras, éstas se trasladan a la madera receptora. También s han utilizado colonias de ácaros cultivadas comercialmente, con resultados satisfactorios.

Medidas directas:
El umbral de daños es de 50 huevos de invierno por nudo. En viñedos que hayan sido atacados por la araña roja, a la primavera siguiente se debe controlar a tiempo la aparición de huevos de invierno. Cuando haya más de 50 huevos de invierno por nudo, se debe realizar un tratamiento de eliminación.

Desde el momento de apertura de los capullos y hasta el desplegado de las primeras hojas y desarrollo de los brotes, se pueden usar productos fitosanitarios a base de emulsiones de aceites minerales o de aceite de colza a razón de 8 l/ha. En verano no está permitido utilizar aceite de colza.

Protección química:
- Realizar los tratamientos estrictamente indispensables contra las restantes plagas, eligiendo los productos en función de sus efectos secundarios, de modo que no destruyan los enemigos naturales de la Araña Roja, ni aumenten la fecundidad de sus hermanas.
- Contra los huevos en invierno: Es el tratamiento más importante para evitar daños precoces en el momento de la brotación.
Tratar con productos ovicidas (aceite mineral) en estado fenológico A (yema dormida), acercando el tratamiento lo máximo posible al inicio de la hinchazón de las yemas (estado fenológico B).
- Contra las larvas eclosionadas de huevos de invierno (en brotación): Este tratamiento es importante y debe ser complementario del anterior. Si el primero no se realizase, éste sería fundamental.
Ha de aplicarse cuando los brotes tienen 3-4 cm, y 2-3 hojas (60-70% de huevos de invierno eclosionados).
En caso de fuertes infestaciones, puede ser necesario repetir este tratamiento 7-10 días más tarde, como máximo. Deben utilizarse productos de acción larvicida y adulticida: acrinatrin (sólo en uva de mesa), bromopropilato (sólo en uva de vinificación), dicofol (sólo en uva de vinificación) o fenbustestan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario