martes, 1 de mayo de 2012

Cinco estrellas Michelin, en los III Premios nacionales España Original al Reconocimiento de la Profesionalidad en la Cocina y en la Sala


CINCO ESTRELLAS MICHELIN, EN LOS III PREMIOS NACIONALES ESPAÑA ORIGINAL AL RECONOCIMIENTO DE LA PROFESIONALIDAD EN LA COCINA Y EN LA SALA

El presidente de la Asociación Nacional de Maîtres de Hotel y camareros españoles, Mario Castellanos, destaca la combinación de lo innovador con la experiencia en la concesión de los galardones de esta tercera edición.

España Original, que se celebrará en el Pabellón ferial de Ciudad Real del 8 al 10 de mayo, reconocerá la labor de cinco profesionales de sala en los Premios Nacionales España Original al Reconocimiento de la Profesionalidad en la Cocina y Sala, que por tercer año, concederá la Asociación Nacional de Maîtres de Hotel y camareros españoles(AMYCE).

Ramón Jesús Sánchez Camacho Infante, del Restaurante El Bodegón, de Daimiel; José Antonio Polo Criado del Restaurante Atrio (2 estrellas Michelin), de Cáceres; Benito Durán Carpintero del Club Allard (2 estrellas Michelin), de Madrid; Armando del Cerro García Esteban del Restaurante Casa José (1 estrella Michelin), de Aranjuez; y María Belén García Castro, sumiller del restaurante Octavio de Ciudad Real, recibirán este galardón el próximo 10 de mayo en el aula 2 a partir de las 12,30 horas. Los galardonados, a partir de las 17 horas en el mismo aula, tendrán la oportunidad de realizar una exhibición gastronómica consistente en la elaboración de varios platos.

VÍA MICHELÍN

Las Guías Rojas Michelín son las más antiguas y famosas de las guías europeas de hoteles y restaurantes. Son una serie de guías turísticas publicadas anualmente por la editora francesa Michelín y sus filiales en más de una docena de países.

Asigna de una a tres estrellas a los establecimientos que destaquen en calidad, creatividad y esmero de sus platos.

Asigna de uno a cinco cubiertos en función del confort y el servicio con que se sirven los alimentos a los clientes, o de una a cinco casas si se refiere a un hotel.

Pueden existir establecimientos con gran lujo de cinco cubiertos, que tienen una sola estrella o ninguna y también todo lo contrario, sencillos restaurantes en cuanto a montaje y servicio, pero con una cocina distinguida con varias estrellas.

La concesión o mantenimiento anual de estos galardones que otorga esta guía es una importante satisfacción para los restauradores dada la gran tirada de estas publicaciones y de su poder mediatico, pero también es motivo de controversia tanto entre los críticos gastronómicos y hosteleros como entre el público en general, puesto que refleja el criterio de un equipo de expertos, pero siempre subjetivo.

Hay doce inspectores anónimos de la guía Michelín en España, que recorren cada año unos 30.000 kilómetros para elaborar la publicación y "siempre abonan la factura". Un dato curioso: su peso medio es de 70 kilos y son casi todo hombres.

La regularidad es el criterio fundamental de la guía visitando hasta en 16 ocasiones un establecimiento, en algún caso.

También se tiene en cuenta el producto, las cocciones, la intensidad de sabores, la construcción de los platos y la relación calidad-precio, especialmente en tiempos de crisis en que algunos míticos han cerrado y otros tratan de adaptar su oferta.

Michelín no tolera, por ejemplo, que te cobren por una lubina salvaje y te la den de piscifactoría. Porque al final, se trata de proveer de una información lo más rigurosa posible a un viajero, el español, que cada vez es más exigente y va más informado.

Todos los profesionales que quieren hablar con la guía lo hacen. Son informamos de cuándo han ido a su restaurante y por qué han decidido no dar la tercera estrella. Y es que esas tres estrellas en realidad no sólo son la condecoración más preciada para un chef, sino que pueden suponen aumentos de facturación de más del 50% en muchos casos.

Cada año se venden unos 100.000 ejemplares de esta guía en cuya edición de 2012 Michelín ha invertido más de un millón de euros, una cifra que se recupera con creces si se tiene en cuenta que tan sólo la repercusión mediática de la noche de su presentación tiene un valor, en términos publicitarios, de casi ocho millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario