viernes, 25 de mayo de 2012

Espergura en el Viñedo Riojano


 ESPERGURA EN EL VIÑEDO RIOJANO

En primavera los días calurosos se alternan con días fríos y ventosos. El calor activa el crecimiento de los pámpanos y es en este momento cuando se realiza en el viñedo una de las operaciones más importantes de todo el año la “espergura”.

La espergura consiste en la eliminación o limpieza (la palabra proviene del latín ex-purgare que significa “limpiar”) de brotes herbáceos que nacen tanto en la madera vieja (tronco y brazos), como en los pulgares y/o varas con el objetivo de definir exactamente las yemas dejadas en la poda de invierno, mantener el sistema de formación del viñedo y favorecer la producción y la calidad de las uvas. En la Rioja se dejan dos brotes por cada pulgar. Un pulgar es un trozo de sarmiento con un número variable de yemas que se deja al podar la cepa en invierno.

Esta labor se realiza manualmente y, aunque se han ensayado métodos mecánicos y químicos, estos no son del todo satisfactorios.

La espergura es una más de las múltiples operaciones en verde que se pueden realizan en los viñedos, aunque es la más importante por su influencia en el posterior desarrollo del viñedo. Otras operaciones en verde son el despunte, el guiado de la vegetación, el desnietado, el deshojado y el aclareo de racimos.

El momento en el que se comienza a espergurar está influenciado por el desarrollo de los brotes. Es conveniente esperar a que los brotes tengan unos 15-20 centímetros. Si se comienza antes existe riesgo de una posible helada, además habría que volver al viñedo para dar un repaso y eliminar pámpanos que entonces no habían brotado. Si la espergura se realiza tardíamente habrá más competencia, será más costoso el arrancar los brotes al estar mucho más duros y provocaremos  mayores heridas y una mala cicatrización de las mismas, provocando enfermedades de madera.

Debido al rápido crecimiento de los brotes en esta época, la espergura es una labor a realizar en un corto periodo de tiempo lo que implica una gran necesidad de mano de obra. Junto con el tiempo de vendimia, es cuando más gente se ve trabajando en los viñedos.

La realización de una adecuada labor de espergura conlleva muchos beneficios para el viñedo:
- Se regula la producción a los objetivos buscados con la poda de invierno
- Se equilibra la relación vegetación/producción.
- Se estimula el crecimiento de los pámpanos que permanecen.
- Se eliminan los pámpanos situados en las zonas no deseables, evitando el envejecimiento prematuro de la planta.
- Se mejora la sanidad de la planta mediante la aireación, la penetración de la luz, la fácil introducción de los tratamientos fitosanitarios.
- Se facilitara la posterior mecanización de viñedo.
- Se favorece un microclima propicio del racimo para su correcta maduración, etc.

En diferentes partes de España a la espergura se la denomina como despampanar, escardar, esparrar, desforrecinar, esforijinar esporgar, esforgar, esforguinar, espampanar castrar, destallar, destallicar, despleguetear, despimpollar, despollonar, desramillar, desarrocinar, sarracinar, esbordegar, espurgar, dar de mano, despampanar, deslechugar, desmamonar, deslechuguillar, desfollonar, etc.
(Frances: ébourgeonnage o épamprage, Ingles: crown suckering o desuckering, Aleman: Ausbrechen o Ausschneiden)

No hay comentarios:

Publicar un comentario