jueves, 31 de mayo de 2012

Exportaciones de Vino a China


EXPORTACIONES DE VINO A CHINA

China es el país más poblado del mundo con más de mil millones de habitantes. Según el Observatorio Español del Mercado del Vino, en los primeros nueve meses de 2011 las exportaciones de vino español en este país crecieron un 77% en volumen y un 54% en valor.

Hoy el vino en China es un producto poco implantado y desconocido, pero con un gran potencial de futuro. La industria vinícola local es muy reciente, se remonta al siglo XX. Esto hace que China sea aún un mercado poco maduro ya que hasta ahora solo los vinos franceses y los puntos del crítico Robert Parker son los que dominan el mercado.

No obstante el gigante asiático ha despertado por fin de su letargo tanto política como económicamente hablando. En las últimas décadas, China ha experimentado un crecimiento constante llegando incluso a superar en 2010 a su eterna enemiga, Japón posicionándose como la segunda mayor economía mundial, sólo por detrás de EE.UU.

El vino para todas estas clases sociales que están escalando puestos representa un símbolo de estatus social. Incluso en los últimos años se le considera un regalo de prestigio, por lo que podría decirse que le vino está de moda entre la sociedad china.

Según las previsiones de “Vinexpo Asia-Pacífico”, el consumo de vino en China podría incrementarse un 87% en 2015. En la actualidad, el “gigante asiático” ocupa la sexta posición del ranking internacional de consumidores de vino, con un consumo de 1.157 millones de litros.

El problema con la imagen de los vinos españoles, es que estaban asociados a vino a granel, ya que las ventas de vino a granel español se han incrementado un 40% pero el esfuerzo de las bodegas españolas que intentan hacerse un hueco en el sector del vino embotellado intenta cambiar dicha percepción. En 2009 la cuota de vino embotellado español no llegaba al 3,64% en valor y 5% en volumen. Un año después, se ha llegado a un 5% en valor y un 6,45% en volumen.

Según un estudio de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Pekín el mercado del vino importado está creciendo considerablemente en valor, ya que el mercado demanda vinos caros y en mayor cantidad, en parte debido a la caída de aranceles propiciada por la entrada de China en la OMC y en parte, cada vez más, al aumento del nivel de renta de los consumidores chinos.

Las importaciones de vino a China suponen, por ahora, un pequeño porcentaje, ya que casi todo lo que beben procede del mercado nacional, aunque lo que se podría considerar vino chino según el ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior) representa un 92% de consumo total de vino en volumen, muchas veces se mezcla con vino a granel importado, lo que cuadraría con la gran demanda de vino a granel que representa casi la mitad de lo que llega a China.

Otra información confusa que trae muchos quebraderos de cabeza, es el cambio de etiquetas, principalmente de las marcas selectas, de precios elevados. Las víctimas de estas falsificaciones suelen ser marcas francesas donde se ha pretendido colar por vinos de alta gama vinos chinos o graneles.

Según ICEX, la cerveza es la bebida alcohólica más consumida en China, su sabor es más suave de las que se consumen en otros países. Es una opción asequible, mientras que el vino es más caro, costando una misma botella el doble que en España.

Según Euromonitor Internacional, en 2010 se vendieron en China 53.016,5 millones de litros de bebidas alcohólicas, lo que supone un consumo medio de 39,7 litro por persona. De este total, el 86% correspondería a la cerveza, 8% a los licores y destilados y tan sólo un 7% a vinos. Eso sí, este último segmento está en continuo crecimiento que ha visto cómo en los últimos cuatro años se ha incrementado en un 12% anual. Y dentro del vino, el tinto es el rey con un 70% de las ventas totales. Respecto al vino blanco, rondaría el 20% y sus principales consumidores  serían occidentales que viven en el país asiático. El rosado se quedaría en menos de un 5% y el resto de bebidas (espumosos o generosos) representarían un mercado muy residual.

Dentro del mercado de vinos tintos, los vinos franceses son los que se llevan el gato al agua con casi la mitad del pastel. Además esa concepción de vino de calidad que han logrado entre los consumidores chinos les hace poder vender más caro que el resto de sus competidores. Le sigue Australia que por cercanía cuenta con muchas facilidades consulares y puede abaratar costes. Chile ocupa el tercer lugar en el ranking global y hasta hace poco el primer puesto en las importaciones de vino a granel (España le quito el puesto en 2012). Esta situación es debida al tratado de libre comercio firmado entre China y Chile, que rebaja los aranceles anualmente hasta llegar al 0% en el año 2015, según el ICEX.

EL PERFIL DEL CONSUMIDOR CHINO

El consumo de vino en China es cada día mas popular porque se considera una bebida de moda y sinónimo de alto nivel de vida. Por ahora sus gustos se orientan a productos jóvenes y frescos porque están habituados a los licores dulces con alta graduación o cervezas muy ligeras se sabor.

El consumidor chino compra vino para regalar o para tomarlo en reuniones con los amigos (normalmente con comida) primando mucho que el vino se deje beber bien. El mercado del regalo es muy importante, y ahí tenemos una gran desventaja con los franceses. Hay que hacerse un nombre como región de calidad, y eso lleva mucho tiempo, presentando muy bien los productos y su calidad.

El cliente, cuando se trata de elegir, se centra en el gusto y da importancia a la variedad de uva y a la forma de la botella porque todavía son pocos los clientes que se acercan a las escasas tiendas de vino fuera de los días de fiesta o los findes de semana.

El gran reto de las empresas vinícolas españolas es mejorar la imagen del vino español en el país asiático, introducir en el consumidor chino la idea de calidad del producto. Esto se traduciría en un aumento del precio por botella, que actualmente se encuentra entre los más baratos de los diez primeros exportadores a China. Los vinos franceses son 1,8 veces más caros que los españoles.

CRECIMIENTO DEL 120% DE LAS EXPORTACIONES ESPAÑOLAS EN HONG KONG

Pese a todo, China aún presenta grandes barreras a la entrada de inversión extranjera, ya que las empresas necesitan un socio local para establecerse en el país, además de sufrir los altos aranceles que se imponen a los productos alcohólicos en el gigante asiático. Todo lo contrario ocurre en Hong Kong que se ha convertido en una puerta de entrada excepcional a la China continental y el resto del mercado asiático. Hong Kong forma parte de la República Popular China desde 1997 con un estatus especial, lo que le da ciertos privilegios, así su decisión de eliminar impuestos ha provocado un gran incremento de al atracción de la población por estas bebidas alcohólicas. En 2008 eliminaron el impuesto especial sobre el vino, convirtiéndose así en el único lugar del mundo donde esta bebida no se encuentra gravada por ningún tipo de impuesto. El crecimiento de las exportaciones españolas a esta zona ha crecido nada menos que un 120 %. España ocupa el décimo lugar en el ranking de países exportadores de vino en Hong Kong y el año pasado sus ventas ascendieron a doce millones de euros. Según un informe de Financial Times, el número de tiendas que vendía vino ha crecido un 30% y en Hong King ya hay más establecimientos que venden vino que en Londres y se ha convertido en el segundo mayor centro de subastas de vino del mundo, por detrás de Nueva York, según la Organización Mundial del Comercio.

Desde el Hong Kong Trade Development Council (HKTDC), oficina comercial dedicada a la producción del comercio exterior, animan a invertir en este mercado ya que es una excelente plataforma para llegar a la China continental porque posee uno de los sistemas fiscales “más sencillos y con menos cargas fiscales del mundo”. Además de Hong Kong, destacan otros grandes núcleos urbanos como Pekín, Shanghai o Catón, gracias a su mayor renta per cápita y a una clase media emergente. En estas ciudades se está desarrollando una clase urbana cuyos patrones de consumo están aproximadamente cada vez más a las modas occidentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario