jueves, 17 de mayo de 2012

Fitorreguladores y Hormonas de la Vid


FITORREGULADORES Y HORMONAS DE LA VID

Un fitorregulador es un producto regulador del crecimiento de las plantas; normalmente se trata de hormonas vegetales (fitohormonas), y sus principales funciones son estimular o paralizar el desarrollo de las raíces y de las partes aéreas.

Las fitohormonas son compuestos orgánicos sintetizados en un órgano o sistema de la planta y que se translocan a otro órgano donde, a muy bajas concentraciones, provocan una respuesta fisiológica.

Una planta, para crecer, necesita luz, oxígeno y CO2, que principalmente toma del aire; y agua y elementos minerales, incluido el nitrógeno, que toma principalmente del suelo. Con todos estos elementos, la planta fabrica materia orgánica, convirtiendo materiales sencillos en los complejos compuestos orgánicos de que están compuestos los seres vivos.

La planta no se limita a aumentar su masa y su volumen, sino que se diferencia, se desarrolla, adquiere una forma y crea una variedad de células, tejidos y órganos.

¿Cómo puede una sola célula, el zigoto, ser el origen de las variadísimas partes  (vástago, raíz, flor, fruto, semilla) que componen el extraordinario individuo conocido como una "planta normal"? Muchos de los detalles de cómo están regulados estos procesos no son conocidos, pero ha quedado claro que el desarrollo normal depende de la conjunción de numerosos factores internos y externos.

EFECTOS DE LOS FITORREGULADORES Y HORMONAS EN LA VID

Todos los procesos de crecimiento de la vid están controlados por fitorreguladores. El resultado del ciclo biológico en la vid depende del equilibrio de un grupo de hormonas:
- Auxinas, Giberelinas y Citoquininas, por un lado (promotores del crecimiento), y
- ABA y Etileno (retardadores del crecimiento).

Pasado el período invernal, en la primera fase del desborre dominan unas concentraciones altas de axinas, giberelinas y citoquininas en la savia elaborada.

A medida que va transcurriendo el período de crecimiento, siguen dominando auxinas, giberelinas y citoquininas. Cuando comienza el crecimiento del fruto y durante el envero, empieza el dominio del ácido abscísico y del etileno que alcanzan su concentración más alta cuando madura el fruto y se produce la senescencia de la hoja.

De alguna manera, un riego excesivo, a priori aumenta las reservas hídricas en el suelo, que son necesarias; pero disponibilidades excesivas de agua en el suelo, es decir que ocupen la mayor parte de los poros del suelo, al igual que un abonado nitrogenado excesivo puede retrasar la evolución.

Las auxinas se van a sintetizar principalmente en los ápices en crecimiento, es decir, en la sumidad.

El ABA se forma mayoritariamente en las hojas.

Las giberelinas, en parte aérea se van a formar sobre todo en los propios racimos, a partir de la fase de cuajado de bayas. Las citoquininas y giberelinas donde mayoritariamente se sintetizan es en la raíz y condicionan el sexo funcional de la vid. Teóricamente las variedades de Vitis vinifera L. cultivadas son hermafroditas, no así los patrones que pueden también ser unisexuales y están condicionados en algunos casos por el exceso de síntesis de citoquininas y giberelinas en la raíz.

Hay muchas cepas que no son productivas, vulgarmente se les llama “machencas”, porque tienen muchísimo vigor. Este problema está ligado a un exceso de formación de citoquininas en la raíz. Este exceso de citoquininas desemboca en un exceso de vigor que acentúa el corrimiento y diminuye la productividad. Aunque son mal llamadas machencas, son plantas ginoicas (dominancia del sexo femenino) y presentan atrofia estaminal que no se puede corregir. Jamás van a producir adecuadamente por lo que es conveniente arrancarlas. El desequilibrio hormonal existente en este caso esta condicionado por el sexo y relacionado con el crecimiento.

El sexo femenino está condicionado por una serie alélicas que va a determinar el desarrollo funcional del sexo y en esa serie tienen una importancia decisiva las citoquininas y giberelinas. El agricultor acostumbra a arquear las ramas, así disminuye el vigor y se favorece el cuajado, esto no es una solución por que jamás estas cepas producirán adecuadamente. Se ha observado que éstas tienen un proteinograma distinto, lo que indica que su metabolismo se ha alterado. Por medio de análisis de enzimas de tipo estérico, pudiendo ser una enfermedad metabólica.

Auxinas, citoquininas y giberelinas actúan en las ramas. Axinas, citoquininas y ABA tanto exógenas como endógenas, tienen importancia en el desarrollo de las bayas. Se pueden utilizar los fitorreguladores en la vid para adelantar o retrasar la maduración, para aumentar el tamaño de los granos etc.

Las citoquininas y giberelinas tienen por misión la formación y desarrollo de las raíces.

El ácido abscísico y etileno influyen negativamente en el crecimiento celular y por tanto en el alargamiento del tallo; así pues, a mayor concentración de etileno y ABA, mayor restricción en el crecimiento vegetativo.

Las citoquininas retardan la rizogénesis, contrariamente al efecto de auxinas y giberelinas.

El ABA y el etileno favorecen la evolución de la 2ª fase del ciclo vegetativo y el resto de fitohormonas las de la 1ª fase.

Las auxinas provocan un aumento en la hidratación celular y en la inhibición centrípeta de las yemas. Esto es muy importante en las yemas.

La vid es una planta que tiene una acrotonía muy marcada, con lo cual ésta va a condicionar el tipo de poda.

Las gibererlinas inhiben la iniciación floral, y producen partenocarpia. Con su aplicación se puede conseguir partenocarpia en variedades pirenicas (con semilla). Favorecen el corrimiento, retrasan la brotación, reducen el número de bayas y hacen que el racimo sea más laxo.

Las citoquininas aumentan la síntesis proteica, la resistencia al calor, aumenta también el tamaño del racimo, por lo que puede ser muy importante su aplicación en algunas variedades de uva de mesa. Favorece la diferenciación floral y aumenta el vigor y la transpiración acelerando el proceso de maduración de racimos.

El ABA actúa sobre el cierre de estomas, ralentiza el metabolismo y aumenta la síntesis de polifenoles que conduce a una coloración más intensa de las bayas. La aplicación de ABA, se utiliza en algunas variedades para que los mostos tomen color sin que madure totalmente la uva, así se consiguen vinos de mucho color sin perder las características afrutadas que aportan a los caldos esas variedades.

En cultivares cuyos mostos tienen una acidez total elevada no hace falta recurrir a la aplicación de ácido abscísico pues la acidez potencia el carácter afrutado de los vinos.

En California se utiliza ABA para obtención de vinos varietales jóvenes de Cabernet Sauvignon. Vendimian sin llegar a la madurez para obtener vinos afrutados y potencian el color típico de la variedad haciendo tratamientos con ácido absísico.

El etileno acelera la maduración de los racimos.

El uso de fitorreguladores en la vid no es frecuente y sólo es habitual su utilización en vivero ya sea AIA como AIB o mezclas de ambos que se utilizan como inductores de la rizogénesis y que hoy en día se están sustituyendo, con éxito muy variable, por ciertos binutrientes, especialmente si estos son ricos en factores de crecimiento del callo rizogénico como es el caso de la zeaxantina.

El funcionamiento del ciclo de la vid está regulado por el equilibrio hormonal que se produce en las cepas y determinado por la intensidad de síntesis de estas hormonas por cada uno de los órganos que las producen, especialmente, ápices de brotes, raíces y semillas, aunque también se sintetizan en las hojas. La evolución tanto del ciclo vital de las cepas como el  crecimiento y engorde de las bayas está  determinado por el equilibrio entre hormonas, que determina a su vez el equilibrio entre el crecimiento de los órganos vegetativos y de las bayas y los racimos.

Auxinas, giberelinas y citoquininas favorecen generalmente el desarrollo y crecimiento, mientras el ácido abscísico y el etileno so opuestas a él, pero en todos los casos existen sinergismos y antagonismos que hacen que, en determinadas circunstancias y con algunos materiales vegetales, los resultados sean erráticos o al menos no resulten lo esperado.

1 comentario: