martes, 22 de mayo de 2012

Marques de Vargas Reserva 2007


MARQUES DE VARGAS RESERVA 2007

Enólogo: Javier Pérez Ruiz Vergara
Fecha vendimia: Del 18 de Septiembre al 20 de Octubre 2007
Pago/Finca: "Pradolagar" (50 ha de viñedo propio) con una edad media del viñedo de 29 años, suelo arcilloso-calcáreo con excelentes cualidades de permeabilidad para conseguir calidad en nuestros frutos, junto con un adecuado contenido de materia orgánica y nutrientes.
Variedades: 75% Tempranillo, 10% Mazuelo, 5% :y 10% otras.
Elaboración: Clásica con despalillado, fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable de 22.500 litros durante 11/13 días, control de la temperatura entre 29-30ºC, remontados y bazuqueos diarios, maceraciones largas durante un periodo de 12 días después de la fermentación para garantizar un gran extracto.
Envejecimiento: 23 meses en barricas de roble Americano, Francés y Ruso. 30% Roble Americano nuevo, 40% Roble Amricano/Francés y Ruso de 1 vino, 20% Roble Francés nuevo, 10% Roble Ruso nuevo. Trasiegos regulares cada 5 meses al principio y después cada 6 meses.
Embotellado: Enero 2010
Producción Total: 264.735 Botellas (750 ml) & 5.000 Magnum.
Alcohol: 14%
Acidez Total: 5,7 gr/l tartárico
Ph: 3,40
Azúcar Residual: 2,00 gr/l
Corcho: Natural Extraflor de 49x24
Precio aproximado: 16 €

Elaboración: Se realiza una cuidadosa selección manual de uvas para la elaboración del Marqués de Vargas Reserva, provenientes de 50 Ha de viñedo propio de la finca “Hacienda Pradolagar”. Marqués de Vargas contribuye al cuidado del medioambiente y practica una agricultura sostenible, ni herbicidas, ni pesticidas son utilizados en nuestros viñedos. Este vino es elaborado de forma tradicional utilizando una tecnología de vanguardia. El vino es embotellado sin clarificación, ni filtración.

Descripción de la añada 2007: El ciclo vegetativo durante el año 2007 se desarrolló en condiciones favorables y aseguró una evolución óptima de la planta, un perfecto proceso de maduración y excelentes condiciones sanitarias para la uva. El mes de Septiembre fue muy importante para la maduración, debido al contraste entre el día y la noche garantizando la tipicidad y concentración. Las precipitaciones de 400 ml fueron perfectas durante los meses de crecimiento vegetativo.

Notas de Cata: Es un vino de color rojo picota intenso con ribetes violáceos. Excelente combinación de bayas o frutos rojos como fresas y frambuesas con trasfondo de regaliz dulce. En paladar es aromático y con deliciosa textura aterciopelada. Gran equilibrio en acidez junto con sedosos taninos desencadenan una entrada en boca cálida y un aterciopelado postgusto. Es un vino muy elegante, lleno de frescura y muy buena materia prima.

Temperatura de consumo: Temperatura 17-18ºC y se recomienda su decantación antes de servir.

Maridaje: Buen acompañamiento con solomillo con foie gras & salsa de mostaza, carrilleras de ternera con salsa de vino tinto.

Premios: Internacional Wine & Spirits Contest; Cinve Sevilla 2011 Medalla de Plata; Guía Todovino 12/2011 90 puntos; Wein-Plus 01/2012 91 puntos.

HISOTRIA DEL MARQUÉS DE VARGAS

Pelayo de la Mata, XIII Marqués de Vargas, actual Presidente del Grupo Vinícola que lleva su nombre, proviene de una familia estrechamente vinculada al vino de Rioja, Una serie de nombres ilustres jalonan el árbol genealógico del actual Marqués de Vargas, en el que figuran inscritos con letras de oro personajes muy singulares dentro de la historia y las tradiciones de esta importante región vitivinícola española.

En la rama materna figura don Diego de Quintano, prohombre ilustrado y amigo de Jovellanos, que ya en el siglo XVIII fue pionero en la elaboración de vinos de calidad en La Rioja. Y en la misma vertiente, también, Galo de Pobes, un avanzado en la exportación de los caldos riojanos que allá por el siglo XIX enviaba sus vinos a La Habana.

Fue en 1840 cuando Felipe de la Mata, octavo Marqués de Vargas, realiza las primeras plantaciones de viña en terrenos de su propiedad, Hacienda de Pradolagar, en las cercanías de Logroño.

Especialmente memorable fue la figura del Hilario de la Mata, Marqués de Vargas y padre de Pelayo, que ostentó durante años la presidencia de una de las bodegas más emblemáticas de La Rioja. Decir Marqués de Vargas en el mundo del vino es nombrar la saga de cuatro generaciones consagradas a la elaboración y comercialización de excelentes vinos riojanos.

LA BODEGA

Con una producción restringida a un máximo en el entorno de los 4.000 o 4.500 kg. por Ha., dependiendo de las diferentes variedades cultivadas, y con unos frutos en su óptimo grado de acidez, estructura tánica y grado alcohólico, se procede a la vendimia, realizada en cajas de 15 kg., y totalmente manual a elaborar los vinos y a su posterior crianza en las mejores barricas de robles francés, americano y ruso.

En la bodega del Marqués de Vargas sólo se utilizan robles de grano fino en cuyos anillos de crecimiento se pueden observar mayor cantidad de madera de primavera, excelente para criar vinos destinados a su guarda y con estructuras importantes tanto por su materia colorante como por sus polifenoles totales. También se conjugan los niveles de tostados de las barricas, con lo que se consigue un ensamblaje majestuoso son restarle protagonismo a la fruta.

VIÑEDO SUELO

La propiedad, Hacienda Pradolagar, se encuentra en el corazón del Valle del Ebro, en la subzona de Rioja Alta y en un paraje conocido como “Los Tres Marqueses” por alinearse consecutivamente los pagos históricos de los Marqueses de Murrieta, Vargas y Romeral.

Tiene une extensión de 70 hectáreas en las que hay plantadas las variedades tradicionales tintas: Tempranillo, Mazuelo, Graciano y Garnacha. Todas ellas sobre pies americanos libres de virus y protegidas de vientos del Oeste y que son la base exclusiva de los vinos de Marques de Vargas ya que únicamente elaboran vinos de reserva a partir de las uvas cultivadas en esta hacienda.

El suelo es arcilloso-calcáreo, muy pobre pero excelente para el cultivo de un viñedo de calidad. Se evitan riesgos innecesarios para provocar concentración y evitar merma de taninos, a la vez que se prescinde de cualquier tipo de herbicidas y pesticidas practicando una viticultura respetuosa con el medio ambiente.

Las cepas se miman durante todo el año. Se realizan dos podas. La primera en invierno: “poda de producción”, y la segunda en verano: “poda en verde”. Además, antes del envero, se descargan de uvas para incrementar la calidad de las restantes. Durante el verano, si es necesario, se realizan aclareos de hojas, y en algunos años de racimos, con el único fin de producir uvas de la máxima calidad posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario