jueves, 7 de junio de 2012

La Ministra Ana Mato Recibe al Sector del Vino


LA MINISTRA ANA MATO RECIBE AL SECTOR DEL VINO

Acompañando al Presidente asistieron a la reunión, Christian Barré, Vicepresidente de la FEV; Pau Roca y Susana García, Secretario General y Vicesecretaria General de la FEV, respectivamente; Domingo Valiente, Secretario General de la Fundación para la investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN); y Rafael del Rey, Director General del OeMv.

Durante la reunión el sector expuso a la Ministra su preocupación por las políticas de salud pública que vienen dictadas desde instancias internacionales en las que no se distingue el consumo del abuso, ni hay un reconocimiento a los patrones de consumo adecuados, como los que siguen los consumidores de vino, que no consiguen sino deslegitimar el producto ante la sociedad.

La FEV reclama al Ministerio una mayor implicación en el diseño de estas políticas y se ofrece a ayudar en el diseño de herramientas efectivas y no indiscriminadas que contribuyan a paliar el problema de consumo inadecuado de alcohol en la sociedad.

El sector del vino no da la espalda a estos problemas de consumo inapropiado, especialmente entre los colectivos más sensibles al problema como es el caso de los jóvenes. Así, se llevan a cabo numerosas actividades educativas y formativas para la difusión de las correctas pautas de consumo, ligado a la moderación y a la alimentación, desde el convencimiento de que el modelo del vino puede ser parte de la solución para paliar los problemas derivados del abuso del alcohol.

Todas estas actividades expuestas se vienen llevando a cabo en el marco del programa "Wine in Moderation", para la difusión del mensaje de moderación en el consumo de vino y la educación del consumidor. Éste forma parte del compromiso del sector vitivinícola europeo, en el marco de la Estrategia UE en materia de Alcohol y Salud, para hacer una contribución efectiva y activa a la sociedad ante los problemas que causa el alcohol, basada en la ciencia, la información, la educación en sentido amplio, y la autorregulación sectorial.

En España el programa "Wine in Moderation" lo implementan la FEV y sus empresas, junto con la Fundación para la investigación del Vino (FIVIN), y se vienen realizando actividades desde el año 2008. Destaca la implicación directa de las empresas en la aplicación del programa, mediante la publicidad responsable que está autorregulada desde el año 2009. En el aspecto científico se trabaja en torno a la base de datos de estudios científicos www.lacienciadelvino.com puesta en marcha por FIVIN en 2010.

Otras actuaciones a destacar, directamente dirigidas al consumidor, son la puesta en marcha de una campaña a tres años bajo el lema "quien sabe beber, sabe vivir", pendiente sólo de autorización de la Comisión, y un proyecto piloto del grupo Domecq Bodegas, ya en los lineales, de inclusión en el etiquetado de vinos de los elementos y mensajes identificativos del programa "Wine in Moderation".

CONSUMO RESPONSABLE: "EL VINO EL GUSTO POR LA MODERACIÓN"

Puntos clave a saborear y disfrutar del vino en su plenitud:
- Entienda el vino que bebe: saber de dónde procede su carácter único incrementa el placer de la cata de vino.
- Beba lentamente: tómese el tiempo de saborear el gusto característico del vino.
- Acompañe el vino con una buena comida: disfrute de un vino que complementa sus comidas, con un vaso de agua.
- Consuma con regularidad pequeñas cantidades de vino: es preferible a consumir vino “en atracones”.
- No rebase las directrices para un consumo moderado de bebidas alcohólicas (consumo de bajo riesgo).

Sobre la base de investigaciones científicas disponibles y diferentes referencias proporcionadas por las autoridades de salud pública, se acepta que el consumo moderado de bajo riesgo se sitúa entre los valores expuestos a continuación:
- Hasta 2 unidades de bebidas al día para las mujeres.
- Hasta 3 unidades de bebidas al día para los hombres.
- No más de 4 unidades de bebidas en cualquier ocasión.
- Debería evitarse el consumo de alcohol en determinadas situaciones como, por ejemplo, durante el embarazo, cuando se toman medicamentos o se manejan máquinas.

BENEFICIOS DE UN CONSUMO MODERADO

Un consumo de vino moderado y regular se asocia con varios beneficios para la salud: En los países desarrollados, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte y suponen hasta el 50% de todas las muertes (Gronbaek M, 2004). Los estudios científicos demuestran sistemáticamente que consumir alcohol con moderación reduce la mortalidad debida a enfermedades coronarias y a otras causas en un 25-30% en personas de mediana edad, en particular los hombres de más de 40 años y las mujeres posmenopáusicas (Corrao G et al., 2000; Wannamethee SG et al. 2003; Klatsky a. et al., 2003, Di Castelnuovo A et al., 2002; Klatsky A.L., 2007, Gronbaek M, 2004).

Las personas que consumen vino con moderación viven más que las que se abstienen o beben en exceso. Esta asociación, ampliamente aceptada, se conoce como curva jotaforme. El riesgo relativo de morir está en su punto más bajo entre las personas que beben poco vino o lo consumen con moderación y resulta mayor entre los abstemios. No obstante, el riesgo aumenta de forma espectacular con cada cantidad que rebasa la moderación. Por consiguiente, cuando una o dos copas se pueden considerar “buenas para la salud”, beber más de lo aconsejable no redunda en más beneficios, ¡sino en más daños para la salud! (Corrao et al., 2000).

¿CUÁNTO ES DEMASIADO?

Muchos factores, como la edad, el índice de masa corporal, la etnicidad, la historia familiar, el estado de salud general y la medicación influyen en la definición de las actuales directrices sobre consumo de alcohol.

El ritmo con el que se consume alcohol y si se bebe comiendo (así como la cantidad y tipo de alimentos) son condiciones que influyen en la absorción del alcohol. Por consiguiente, puede que las directrices varíen en función de los grupos de población, de un país a otro y hasta en los propios países.

Los niveles aconsejados varían de un país a otro, hasta 2 o 3 veces más. Además, tampoco hay coherencia entre el contenido de una bebida estándar de un país a otro, que por lo general refleja diferencias culturales y de costumbres: la bebida estándar más pequeña se encuentra en el Reino Unido (8 gramos de alcohol) y la mayor en Japón (19,75 gramos). (OMS, 2004).

Las mujeres embarazadas no deberían beber alcohol:
Entre las mujeres embarazadas, un consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede causar malformaciones del embrión y su descendencia puede manifestar síntomas del síndrome del alcoholismo fetal. Por consiguiente, se recomienda no beber alcohol durante el embarazo.(Tsai J. et al., 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario