martes, 5 de junio de 2012

Poda en Verde del Viñedo


PODA EN VERDE DEL VIÑEDO

Comprende determinadas prácticas culturales que, a uso y costumbre de cada región, se prodigan a la vid durante su fase vegetativa o en el período de su actividad total. Mientras en unos casos responden a una mejora de producción y calidad, en otros se atiende a una ventaja para la planta o su cultivo desentendiéndose de la calidad.

Sus principales objetivos pueden ser:

Racionales:
- Evitar el corrimiento en variedades propicias a ello.
- Favorecer el desarrollo perfecto del fruto.
- Cuadyuvar a su madurez total.

Condicionados:
- Retener el crecimiento de los pámpanos.
- Reducir la vegetación de la cepa.
- Disminuir solamente los pámpanos excesivamente erguidos.
- Eliminar partes que sean focos de ataques criptogámicos u otras enfermedades y plagas.

Algunos objetivos de la poda en verde pueden reducirse exclusivamente a uniformar la vegetación cuando ésta se superpone dificultando la maduración del fruto o cerrando la aireación. Aun así debe extremarse, ya que la actividad de la vid depende de sus hojas completamente desarrolladas.

OBJETIVOS RACIONALES

Las prácticas clasificadas en este grupo son siempre beneficiosas para la planta y la calidad de producción. Pretendiendo evitar el despunte durante la floración, consistente en eliminar mediante un simple pellizco o corte con tijerilla la yema terminal o final del sarmiento.

Esta misma operación repetida prudentemente a mitad de verano, sin excederse en la parte suprimida, favorece el desarrollo del fruto y no desmerece la calidad.

Durante el verano puede ser buena práctica el deshojado o supresión de las hojas que cubren en demasía el fruto, con lo que se intentan dos fines: ayudar a su madurez más uniforme y hacer que sean alcanzables en los tratamientos fitosanitarios.

El espergurado y aclareo de brotes en vides de gran vigor y pámpanos con rebrotes (nietos), so operaciones útiles aunque resulten engorrosas por la abundante mano de obra que precisan. Es una de las razones por las que elegir el pie-patrón a la hora de plantar conviene desechar aquellos portainjertos que puedan dar excesivos desarrollos desproporcionados al que puede tener la variedad productora que se injerte.

OBJETIVOS CONDICIONADOS

La retención del crecimiento de los pámpanos, practica mediante el despunte durante el verano hasta le mes de agosto, siendo excesiva, podrá beneficiar en algunas variedades hasta cierto punto la cantidad de producción pero en ninguna de ellas jamás la calidad será mejorada sino todo lo contrario.

En ocasiones se reduce el volumen vegetativo no con miras al volumen de producción sino para facilitar la vitalidad mecánica en frondosos viñedos con marco de plantación demasiado reducido o desproporcionado al tamaño de las vides y en tal caso se efectúan recortes o podas en verde de los pámpanos laterales que tienden a invadir el espacio entrefiliar. Ello apenas afecta desfavorablemente si esta medida no supera aproximadamente una cuarta parte de la longitud de los pámpanos recortados, a más de que solamente son afectados por la operación bastante menos de la mitad, pero cuando esta medida se generaliza en casi la totalidad de la cepa para ahorrar volumen en la inversión de productos fitosanitarios acaba siendo contraproducente en todos los sentidos, ni siquiera compensa en el pretendido ahorro a pesar de que la realización se lleve a cabo mecánicamente o bien a voleo consistente en voltear a mano una vara delgada a ras de los salientes más débiles que quedan partidos a la altura prevista.

En otras ocasiones la reducción de pámpanos excesivamente erguidos es conveniente en viñedos expuestos a fuertes  vientos y precisamente como consecuencia de la irregularidad de inclinación vegetativa provocada por el aire dominante, para regularizar el conjunto evitando a la vez desgajes de pámpanos que son los más vitales (por el hecho de ser los más vigorosos y altos) par ala planta.

Igualmente esta labor se presenta a ser mecanizada mediante barra de corte elevada, suspendida del tractor y movida por toma de fuerza. Exige un constante cuidado de no exagerarse en veranos calurosos y si las reservas de agua en el suelo son escasas, o de otro modo, en el momento que la vid debe sostenerse en difíciles condiciones y necesita de toda su superficie foliar para subsistir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario