miércoles, 27 de junio de 2012

Regulan la desalcoholización del vino ante la creciente demanda de productos bajos en alcohol


REGULAN LA DESALCOHOLIZACIÓN DEL VINO ANTE LA CRECIENTE DEMANDA DE PRODUCTOS BAJOS EN ALCOHOL

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) ha aprobado en su décima asamblea general, celebrada en Turquía, 38 resoluciones que incidirán en los métodos y procedimientos del sector vitivinícola mundial, entre las que destacan cuatro sobre la desalcoholización del vino, según informó el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en un comunicado.

Estas resoluciones, que regulan los procesos de elaboración y las definiciones de los productos resultantes, tratan de dar respuesta a las expectativas del sector vinícola y a una creciente demanda de productos con bajo contenido en alcohol.

Las resoluciones aprobadas en el marco de esta organización se convierten en referencia internacional y constituyen la base de la legislación europea en este ámbito.

El Ministerio destacó que ha trabajado con el sector español durante los últimos años para conseguir regular estos productos, lo que supondrá una "importante alternativa" a la comercialización de los productos vitivinícolas, una vez que estas resoluciones se incorporen a la normativa comunitaria.

La asamblea ha elegido asimismo como nuevo presidente de la Comisión de Viticultura a Vicente Sotés Ruiz, catedrático de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid.

También se ha concedido la condecoración al mérito de la OIV a Ana Isabel Blanch Cortés, funcionaria del Ministerio, en reconocimiento de su "prolongada y brillante trayectoria" en el marco de la organización, donde ha ostentado hasta la semana pasada el cargo de presidenta de la Subcomisión de Métodos de Análisis.

Más información: www.oiv.int.

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DE LA VIÑA Y EL VINO (OIV)

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que remplaza a la Oficina Internacional de la Viña y el Vino, fue creada por el Acuerdo del 3 de Abril de 2001.

La OIV se define en dicho Acuerdo como un organismo intergubernamental de carácter científico y técnico, con una competencia reconocida en el campo de la viña, el vino, las bebidas a base de vino, las uvas de mesa, las uvas pasas y otros productos derivados de la vid.

PRINCIPALES APORTES DEL NUEVO ACUERDO

- El consenso es el modo de decisión normal de la Asamblea general para la adopción de las propuestas de resolución de alcance general, científicas, técnicas, económicas, jurídicas, así como para la creación o la supresión de comisiones y subcomisiones. También se aplica al Comité Ejecutivo en el marco del ejercicio de sus atribuciones en este campo.

- Las misiones de la nueva Organización se modernizan y se adaptan para permitirle alcanzar sus objetivos y ejercer sus atribuciones como organismo intergubernamental de carácter científico y técnico, de competencia reconocida en el campo de la viña, del vino, de las bebidas a base de vino, de las uvas de mesa, de las uvas pasas y de los otros productos derivados de la viña.

Dentro del campo de sus competencias, sus objetivos son los siguientes :

a) indicar a sus miembros las medidas que permitan tener en cuenta las preocupaciones de los productores, de los consumidores y de los otros actores del sector vitivinícola ;

b) asistir a las otras organizaciones internacionales intergubernamentales y no gubernamentales, especialmente a aquellas que ejercen actividades normativas ;

c) contribuir a la armonización internacional de las prácticas y normas existentes y, cuando sea necesario, a la elaboración de nuevas normas internacionales a fin de mejorar las condiciones de elaboración y comercialización de los productos vitivinícolas, tomando en cuenta los intereses de los consumidores.

Estas misiones son orientadas por medio de un Plan Estratégico trienal.

- Las lenguas oficiales son el francés, el español, el inglés, a las que se agregaron, a solicitud de los países correspondientes, el italiano y el alemán, para facilitar la comunicación entre los miembros.

OIV - MISIÓN

Dentro del campo de sus competencias, los objetivos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino son los siguientes:

a) indicar a sus miembros las medidas que permitan tener en cuenta las preocupaciones de los productores, consumidores y demás actores del sector vitivinícola;

b) asistir a las otras organizaciones internacionales intergubernamentales y no gubernamentales, en particular a las que tienen actividades normativas;

c) contribuir a la armonización internacional de las prácticas y normas existentes y, cuando sea necesario, a la elaboración de nuevas normas internacionales a fin de mejorar las condiciones de elaboración y comercialización de los productos vitivinícolas, tomando en cuenta los intereses de los consumidores.

Con el fin de alcanzar estos objetivos, la Organización Internacional de la Viña y el Vino tiene las atribuciones siguientes :

- promover y orientar las investigaciones y experimentaciones científicas y técnicas;

- elaborar, formular recomendaciones y hacer un seguimiento de su aplicación de común acuerdo con sus miembros, sobre todo en las siguientes materias: las condiciones de producción vitícola, las prácticas enológicas, la definición y/o la descripción de los productos, el etiquetado y las condiciones de puesta en el mercado, los métodos de análisis y de apreciación de los productos derivados de la vid;

- someter a sus miembros las propuestas relativas a: la garantía de autenticidad de los productos derivados de la vid, sobre todo cara a los consumidores y en particular en cuanto a las menciones de etiquetado, la protección de las indicaciones geográficas y en particular de las áreas vitivinícolas y las denominaciones de origen, designadas por nombres geográficos o no, que les son asociados, en la medida en que no cuestionan los acuerdos internacionales en materia de comercio y propiedad intelectual, la mejora de los criterios científicos y técnicos de reconocimiento y protección de las obtenciones vegetales vitivinícolas;

- contribuir a la armonización y la adaptación de la normativa por sus miembros o, si es necesario, al reconocimiento mutuo, en lo que se refiere a las prácticas que entran en el ámbito de sus competencias

- participar en la protección de la salud de los consumidores y contribuir a la seguridad sanitaria de los alimentos: a través de la vigilancia científica especializada, que permite evaluar las características propias de los productos derivados de la vid; promoviendo y orientando las investigaciones sobre las características nutricionales y sanitarias apropiadas;  a través de la difusión de la información resultante de dichas investigaciones a los profesionales de la medicina y la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario