viernes, 13 de julio de 2012

Bodega Pago de Almaraes (Vino de Tierra del Norte de Granada)


BODEGA PAGO DE ALMARAES (VINO DE LA TIERRA DE GRANADA)

- Fundación: 2001
- Extensión: 42 Ha
- Denominación: Vino de Tierra del Norte de Granada
- Localizaición: ctra. de Fonelas s/n - Benalúa
- Altitud: 1200 m sobre el nivel del mar
- Clima y temperatura de maduración: Clima seco y de montaña con mucha diferencia térmica entre día y noche
- Suelo: franco arenoso arcilloso
- Tipo de explotación: vendimia manual
- Variedades: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Cabernet Franc (tinto), Chardonnay y Sauvignon blanc (blanco)
- Instalaciones: En el 2004 fue nominada la bodega más avanzada tecnológicamente en elaboración de tinto. Con capacidad para 500.000 botellas
- Barricas: Roble francés, americano y húngaro
- Producción: 60% Granada, 30% provincias cercanas y 10% Exterior.
- Actividades culturales: Visitas a bodegas, concursos de cata, organización de comidas y eventos en bodega. Centro de formación de sumiller con convenios de trabajo.
- Pagina Web: www.bodegaspagodealmaraes.es

La bodega, radica en Benalúa, es la más avanzada de Andalucía y una de las que se encuentra en la vanguardia tecnológica española.

Esta aventura bodeguera comenzó en el año 2001. Pago de Almaraes es la bodega de tecnología más avanzada en la actualidad dentro de la comunidad autónoma, y una de las más avanzadas de España, según los expertos. Situada en Benalúa, a caballo entre la comarca del Marquesado del Zenete y el Altiplano, es una bodega que ha recogido eficazmente el testigo de varios años de investigación sobre las curiosas maduraciones de vinos tintos en las sierras andaluzas.

Se trata de viñedos de mucha altura sobre el nivel del mar (desde 900 hasta 1.600 metros), con un clima continental muy seco, afectado por fuertes cambios de temperatura entre la noche y el día. Este contraste favorece una maduración aromática lenta, y una maduración polifenólica también lenta y escalada en el tiempo, obteniendo de esta forma caldos de gran complejidad. Actualmente, se embotellan aproximadamente 500.000 botellas, una cifra más que considerable, a la que se llegó de forma escalonada aunando un trabajo constante y una labor investigadora con plena dedicación, a la búsqueda de obtener siempre la excelencia en la confección de los vinos.

Las aproximadamente 60 hectáreas de viñedo que nutren a la bodega se encuentran en la comarca del Altiplano granadino. La variedad de vino blanco se elabora con viñedos de más de 20 años de vida, y a gran altura, con la variedad Torrontes o Doradilla, menos conocida quizá que otras de uso más común, pero que se ha revelado como eficaz coadyuvante en la producción de caldos de excelente calidad.

En cuanto a tintos, se trabaja con una línea de tintos jóvenes o tintos con un toque de barrica (unos dos o tres meses), y con otra línea de tintos de crianza, trabajados con varios tostados y con tres tipos de roble (francés, americano y húngaro). Para lograr los vinos, se mezclan variedades como Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Syrah.

Pago de Almaraes es la única bodega en la comarca de Guadix que cuenta con el marchamo de calidad de la mención "Tierra Norte de Granada".

LOS VINOS

- Mencal (Blanco)

Vino blanco seco, coupage de Sauvignon Blanc, Verdejo, Chardonnay, Moscatel y Torrontés.

En nariz se presenta intenso, elegante y complejo. Rico en matices, obteniendo aromas vegetales propios de la Verdejo y Sauvignon Blanc, junto a los típicos aromas florales provenientes de la Moscatel acompañado de notas de frutas tropicales como piña o plátano, producidos en el delicado proceso de fermentación a bajas temperaturas.

En boca encontramos un vino seco, ligeramente amargo, de entrada suave con matices minerales. Fresco, y muy untuoso, de post gusto largo confirmando la complejidad aromática.

En maridaje presenta su máxima expresión con pescados, marisco así como con quesos azules, patés, carnes blancas e incluso ligeros picantes.

- Ribera del Fardes (Blanco)

Este vino blanco ha sido elaborado buscando los aromas típicos de fores blancas como el azahar.

Es fresco, untuoso, agradable a los sentidos.

Perfecto para degustar con quesos, mariscos y buena compañia.

- Ribera del Fardes (Tinto)

Vino Tinto joven elaborado con uva de las variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot, producidas en la falda Norte de Sierra Nevada.

Fermentado a bajas temperaturas para conseguir la máxima expresión de las características que le otorga la altitud propia de nuestra zona.

Ideal para copear.

- Memento (Tinto)

Es un vino procedente de las variedades Cabernet Sauvignon, Syrah y Tempranillo. Visualmente presenta un bonito color rojo granate con tonalidades rubíes hacia los bordes, manteniendo sin embargo, una intensa capa a pesar de su estancia de 12 meses en barricas de roble francés, americano y húngaro.

En nariz sorprende los aromas intensos a frutas rojas, impropios de un vino con esta crianza, que se presentan en perfecta armonía con los torrefactos y aromas a especias típicos de la barrica.

Las sensaciones en boca muestran un vino con raza, de tanino intenso y carnoso, bien compensado con la acidez.

En contraposición a la nariz, se aprecia una predominancia de la barrica frente a las frutas rojas.

Perfecto para carnes rojas, de caza y guisos tradicionales.

- Almaraes (Tinto)

Variedad de uva: Merlot, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Syrah, de viñedos a una altitud superior a los 1.100 m, criado durante 6 meses en barrica de roble americano nuevo con tostado fuerte y medio (al 50%).

Como viene siendo signo inequívoco de calidad de nuestros tintos, Almaraes presenta una capa pronunciada de bonito color granate con ribetes violáceos. Limpio y brillante que aporta viveza en aspecto y elegancia en el reflejo.

En nariz muestra una intensidad media, si bien es rico en matices con un cuerpo de frutas negras como la grosella o arándanos completando con notas torrefactas de pan tostado y tofe típicas del quemado de la madera. Con un fondo de especias dulces de vainilla y canela junto con balsámicos de hinojo, todo ello perfectamente ensamblado y en armonía.

En boca encontramos una entrada suave desde el primer sorbo. Con un tanino carnoso y maduro que se redondea a la perfección y una acidez viva y fresca, produciendo un vino redondo, de postgusto largo y agradable, que recuerda a esos frutos negros algo compotados con un final a especias. Todo esto hace de Almaraes un vino para cualquier momento, bien para disfrutar en un copeo o complemento a un excelente banquete.

PAGO DE ALMARAES OBTIENE PREMIOS EN BURDEOS Y NUEVA YORK Y REFUERZA SU RED COMERCIALIZADORA EN ESPAÑA

Detalles: Publicado el Jueves, 14 Junio 2012. Escrito por IDEAL

Pago de Almaraes es una de las bodegas granadinas con más proyección nacional e internacional. Francisco Javier Rodríguez, vicepresidente de esta empresa enológica, se muestra muy satisfecho por los últimos premios obtenidos por sus caldos. En concreto, Pago de Almaraes asistió al Concurso Internacional de Burdeos, codeándose con 4.700 bodegas procedentes de multitud de países. Todo un reto. Sin embargo, un reto superado con éxito, ya que su vino blanco Mencal, por tercer año consecutivo, ha obtenido la medalla de oro en vinos blancos.

Es éste un hecho inusual, según comenta Francisco Javier Rodríguez, porque implica mantener un altísimo nivel en una competición tan exigente como la bordelesa. Y mucho más, si se llevan ocho años entre los tres vinos finalistas. Todo un hito. Podríamos decir, y con razón, que el mejor vino de Burdeos está en Granada, lo que equivale a decir que el mejor blanco europeo se produce en nuestra tierra, debido al altísimo nivel que ofrece este caldo.

Pero no sólo el blanco Mencal ha obtenido reconocimientos, ya que el tinto Ribera del Farbes obtuvo bronce en su categoría en el International Challenge du Vin de Burdeos (Francia).

Las posibilidades de crecimiento en el mercado norteamericano pasan por que la etiqueta sea suficientemente conocida. Los concursos, allí, son mucho más que una competición: son un encuentro entre productores y comercializadores, donde se fijan precios para los caldos y estrategias para su distribución.

Por eso, que Mencal 2011 haya obtenido 90 puntos sobre 100 en el Ultimate Wine Challenge de Nueva York 2012, con calificación de excelente para los miembros del Jurado calificador, es otro hito importante más en la más que exitosa trayectoria que atesora esta bodega granadina.

Así pues, la puerta del mercado norteamericano, y en concreto el anglosajón de la Costa Este, se abre, o al menos se entreabre, como antes lo hiciera la del mercado hispano, merced a las altas calificaciones obtenidas por los vinos de Pago de Almaraes en concursos como el de Orlando, referencia en Florida. Según Francisco Javier Rodríguez, en EEUU conviven dos mercados en uno: "Por un lado, el anglosajón, que es más difícil de conquistar, pero mucho más fiel una vez conquistado, y el hispano, más fácil de atraer hacia el producto, pero con mayor volubilidad a la hora de escoger etiqueta".

Por todo el mundo

Pago de Almaraes está haciendo un esfuerzo por difundir su vino en todo el mundo. En estos días, sus responsables están en China, abriendo mercado con nuevos distribuidores, como antes lo ha hecho en EEUU. Pero la bodega presta mucha atención al mercado nacional que ahora mismo supone el mayor porcentaje de sus ventas. En este momento, tiene una red de agentes comerciales propios en la zona de Levante, Cataluña, y en las ciudades más importantes de Andalucía.

En este sentido, afirma Francisco Javier Rodríguez, la bodega sigue el camino inverso al que muchas empresas están siguiendo: en lugar de aquilatar sus redes comerciales, las está aumentando. En este punto, el vicepresidente de Pago de Almaraes destaca la labor desempeñada por el director comercial de la firma, Emilio Fernández Saavedra, que ha conseguido coordinar un equipo que incrementa cada año en un 20 por ciento la producción vendida, todo un hito en este tiempo de crisis.

Esta ampliación de la red comercial viene de la mano de un crecimiento en las referencias: Pago de Almaraes no vende sólo Mencal y Memento, dos vinos de carta que ya se han convertido en etiquetas de referencia, o Almaraes, un vino de barra que concita un amplio consenso en cuanto a su calidad. El Ribera del Fardes supone un importante giro hacia el vino de consumo de mesa diario, atendiendo, de esta manera, no sólo al canal de hostelería y restauración, sino a los lineales de los supermercados e hipermercados, donde el cliente tendrá un acceso rápido y fácil a esta etiqueta. El secreto es ofrecer un vino para cada ocasión, es decir, crear vinos a la carta, un caldo para cada ocasión. Sólo Pago de Almaraes tiene la versatilidad y el saber hacer para conseguirlo.

Pago de Almaraes se esfuerza por crear un vino para cada ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario