sábado, 28 de julio de 2012

Bodegas Lustau en Jerez de la Frontera


BODEGAS LUSTAU EN JEREZ DE LA FRONTERA

La bodega Emilio Lustau tiene en su historia la clave de su actual reputación por la innovación, incluso en la presentación hoy de un Jerez exclusivo y muy apreciado.

Esta firma vinatera participa en un consorcio de ventas que se reparte por la geografía vinatera española y con una importante proyección internacional en la exportación, encuadrada entre los más prestigiosos exportadores de Jerez.

Emilio Lustau S.A. fue fundada a finales del siglo XIX por José Ruiz-Berdejo y Veyán. Su actual ubicación en calle Arcos es un conjunto arquitectónico del siglo XIX único en la ciudad y que fue adquirido en el año 2001, cuando se trasladó desde el castizo barrio de Santiago.

- Vinos: Lustau Solera Reserva Fino Jarana, Lustau Solera Reserva Puerto Fino, Lustau Solera Reserva Amontillado los Arcos, Lustau Solera Reserva Rare Amontillado Escuadrilla, Lustau Almacenista Amontillado de Jerez Florido, Lustau Solera Reserva Palo Cortado Península, Lustau Almacenista Palo  Cortado Vides, Loustau Almacenista Oloroso Pata de Gallina de Juan García Jarana, Lustau Solera Reserva Dry Oloroso Don Nuño, Lustau Solera Gran Reserva Rare Oloroso Emperatriz Eugenia, Lustau Solera Reserva De Luxe Cream Capataz Andrés, Lustau Solera Reserva Rare Cream, Lustau Solera Reserva Moscatel Emilin, Lustau Solera Reserva Pedro Ximénez San Emilio, Cream Lusta East India Solera
- Brandies: Señor Lustau Brandy Solera Gran Reserva
- Vinagres: Vinagre Solera 1/24, Vinagre Solera al PX 1/5

EMILIO LUSTAU: ISTORIA E INNOVACIÓN

Emilio Lustau S.A. fue fundada en 1896 por Don José Ruiz-Berdejo. Fue un modesto comienzo: Don José, secretario judicial, cultivaba las viñas en su finca llamada Nuestra Señora de la Esperanza, en las afueras de Jerez de la Frontera, donde almacenaba los vinos en su casa de la viña y después los vendía  a las grandes bodegas exportadoras. De hecho era un almacenista.

En 1940, su yerno Don Emilio Lustau Ortega trasladó la bodega al antiguo barrio de Santiago, en el casco antiguo de Jerez de la Frontera. Allí, en los edificios que formaban parte de las históricas murallas árabes de la ciudad, fue ampliando el negocio lentamente, aún como almacenista. Desde 1950 hasta ahora, la firma es exportadora de vinos de Jerez.

En la década de los ’70 la compañía continuó su expansión. Primero, construyendo nuevas naves de bodega en la finca familiar de Nuestra Señora de la Esperanza. Después, a partir de comienzos de los ’80 y bajo la dirección de Rafael Balao, se convirtió en una de las compañías más innovadoras de Jerez.

Rafael Balao intuyó que Lustau tenía que estar en la vanguardia de la calidad. Sus ideas de combinar tradición e innovación labraron el camino para que hoy Lustau se identifique con calidad y prestigio.

La gama Lustau Solera Reserva fue creada partiendo de las existencias de Lustau desde sus comienzos como Almacenista. A ellos se unió una selección de jereces de Almacenistas, consistente en vinos muy especiales de pequeños bodegueros, para ser ofrecida a clientes selectos. Estos vinos constituyen algunos de los mejores jereces de la zona.

En 1988 Lustau dio un paso más en la innovación introduciendo un nuevo diseño de botella para sus vinos. La elegante botella oscura con hombros resbalados es exclusiva de la compañía, diferenciando a Lustau de las otras bodegas del marco y otorgándole la imagen de alta calidad de los vinos que contiene.

En 1990 el destino de Emilio Lustau S.A. cambió al pasar a manos de la conocida compañía Luis Caballero S.A., productora de licores y espirituosos y del famoso Ponche Caballero, el licor más vendido de España. Este dio a Emilio Lustau un considerable y seguro respaldo financiero y la posibilidad de desarrollo y expansión.

En Junio de 2001 la empresa adquirió seis edificios bodegueros que pertenecían a la compañía Domecq con un total de 20.000 metros cuadrados, edificios que fueron sido restaurados a lo largo de 2001 y 2002 y que albergan hoy todas las instalaciones bodegueras de nuestra compañía, cabecera del grupo Caballero en el mundo del jerez.

En Junio de 2008 Lustau adquirió cuatro de las marcas más señeras en la historia del vino de Jerez, La Ina, Botaina, Río Viejo y Viña 25. La compra comprendió no sólo las marcas sino también sus solerajes, totalizando 4.000 botas de vino de jerez que siguen siendo envejecidos y mantenidos de acuerdo a los tradicionales sistemas de crianza del "sherry".

Pese a esta lógica evolución la filosofía de la compañía sigue siendo la misma, buscar la mayor calidad en sus vinos y ofrecer al mercado la más amplia gama de jereces. Es nuestro reto de futuro y el que nos ha permitido evolucionar desde el pasado.

INTERNACIONALIDAD

La vocación de Lustau siempre ha sido eminentemente exportadora. No en vano, más de las cuatro quintas partes de los vinos, brandies y vinagres de Jerez comercializados por la firma y que tienen como destino alguno de los más de cuarenta países en los que se comercializan estos vinos.

Esta larga y ejemplar trayectoria se ha visto reconocida de manera amplia a lo largo de los tiempos. Así lo refrendan los numerosos galardones obtenidos en innumerables concursos internacionales, destacando entre ellos la International Wine Challenge de Londres y el Concours Mondial de Bruselas. A éstos habría que unir el Premio a la Mejor Empresa Alimentaria Española 2004 en la rama de exportación, otorgado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España y que recibimos como reconocimiento por su dilatada y prolífica actividad exportadora.

Desde hace décadas es posible disfrutar de sus vinos en los mejores restaurantes y hoteles de los cinco continentes, desde Japón hasta los Estados Unidos y desde Sudáfrica hasta Laponia. Para canalizar la venta y distribución de sus vinos cuentan con numerosos distribuidores, así como con oficinas en Londres, Burdeos, Nueva York, Los Ángeles y Shanghai.

BODEGAS

En Lustau se enorgullecen de ofrecer al mercado no sólo los jereces de mayor calidad, sino también la más amplia gama de ellos. Así, los más de cuarenta vinos que comercializan proceden de bodegas situadas en las tres ciudades que conforman el marco del jerez, que son Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda.

Lustau posee edificios bodegueros en las dos primeras, mientras que en Sanlúcar se encuentra enclavada la bodega de Don Manuel Cuevas Jurado, Almacenista con el que les une una estrechísima relación que va más allá de lo profesional. Ello les permite ser la única Casa del marco que comercializa vinos procedentes de la totalidad del triángulo del jerez.

Es en Jerez de la Frontera donde se concentra el grueso de las botas (que es como denominan en la zona a las viejas barricas de roble de americano de quinientos litros de capacidad) de vino de Lustau. Encuadrado en el centro de la ciudad y construido en el siglo XIX, el complejo de bodegas “Los Arcos” consta con más de 20.000 metros cuadrados y encierra en su interior seis bodegas de crianza que datan de diferentes épocas.

Inicialmente cada una de ellas perteneció a firmas diferentes, siendo los avatares acontecidos a lo largo del tiempo los que las hicieron pasar de mano en mano y que finalmente llegaron a Lustau.

Cuando las adquirieron en el año 2001 realizarón un profundo trabajo de restauración, respetando al máximo la arquitectura original de las mismas. En total fueron más de tres años los empleados en completar la restauración y el traslado de las 15.000 botas desde sus anteriores instalaciones en la Plaza del Cubo.

Son bodegas de estilo catedralicio con altos techos de hasta 14 metros e inmaculados suelos de albero, que son regados periódicamente para dotar a los vinos de las mejores condiciones de temperatura y humedad. Ambos factores, junto al exquisito cuidado del capataz y arrumbadores, hacen de la bodega no sólo el lugar ideal para criar vinos de Jerez de la manera más tradicional, como antaño, sino también verdaderos templos en los que contemplar en toda su inmensidad sus arcadas, ventanales y vidrieras mientras tomamos una copa de jerez se convierte en una experiencia única e inolvidable.

En El Puerto de Santa María, junto a la desembocadura del río Guadalete y en pleno corazón de la bahía de Cádiz, crian su reputado Puerto Fino. La cercanía al mar propicia ideales condiciones de humedad para los vinos finos, permitiendo así un óptimo desarrollo de la levadura o “flor” que cubre la superficie de éstos durante toda su crianza. Por esta razón los vinos finos de esta ciudad gozan de fama en el marco desde tiempo inmemoriales.

Sanlúcar de Barrameda es la cuna de la manzanilla. El microclima que le otorgan la desembocadura del río Guadalquivir y la brisa atlántica dan a este vino el carácter salino y la finura que la hacen inconfundible.

Manuel Cuevas Jurado es el encargado de criar las botas de este singular vino en su antigua bodeguita de la calle Trabajaderos. En ella parece que el paso del tiempo va más despacio, y degustar una copa de manzanilla en su patio se convierte en un verdadero placer.

VIÑAS LUSTAU

El clima del que goza la zona del Jerez es cálido, al ser una de las regiones vinícolas más meridionales de Europa. Los veranos suelen ser muy calurosos (especialmente cuando sopla el seco viento de levante) aunque su proximidad al océano Atlántico y los vientos de poniente suelen atemperar el ambiente, aportando frescor y humedad procedente del mar.

Es destacable el gran número de horas de sol que reciben estos viñedos, alrededor de 3.000 horas al año, y la relativamente alta pluviosidad de la zona, con alrededor de 600 litros de media anual.

El paisaje de la zona está constituido mayoritariamente por colinas de tierra caliza de color muy blanco, denominada “albariza”. Su riqueza en carbonato cálcico, arcilla y sílice se debe a sedimentos marinos, ya que esta área estuvo bajo el mar hace miles de años. En menor medida aparecen zonas de barros y arenas, en este último caso más frecuente cuanto más cerca de la costa nos hallemos.

Lustau posee dos viñas en el marco de Jerez. La viña Montegilillo, situada al norte de la denominada zona del “Jerez Superior”, en el denominado pago “Carrascal”, está formada por tierras albarizas, muy apropiadas para el cultivo de la uva palomino. Por lo tanto, ésta viña es la encargada de proporcionarnos mostos para la elaboración de los vinos secos, como las manzanillas, los finos, amontillados u olorosos.

Cercana a la costa, entre las localidades de Sanlúcar y Chipiona, se encuentra la viña Las Cruces. Sus arenosos suelos dan como fruto, entre otras variedades, la uva moscatel y la pedro ximénez, tan apreciadas en la elaboración de vinos dulces.

GAMAS DE VINOS LUSTAU

- Lustau Manzanilla: Vino con crianza "en flor" procedente de Sanlúcar de Barrameda, de color pálido, delicada acidez y recuerdos de brisa marina en nariz. Servir muy frío (7-9ºC) acompañado de pescados y mariscos.

- Lustau Fino: Vino fino, pálido, punzante, ligero al paladar y poco ácido, con crianza "en flor". Servir muy frío (7-9ºC) como aperitivo o acompañando pescados y mariscos. Ideal también con sushi o sashimi.

- Lustau Amontillado: Color ámbar, con cuerpo y punzante aroma avellanado. Servir a unos 14ºC con frutos secos, consomés, carnes blancas, alcachofas y comida asiática.

- Lustau Palo Cortado: Este vino aúna la riqueza en boca del Oloroso con la delicadeza del Amontillado en nariz. Perfecto para acompañar frutos secos y carnes rojas, debe ser servido a 16ºC de temperatura.

- Lustau Oloroso: Vino generoso de color oro viejo, con gran cuerpo e intensidad en nariz debido a su gran vejez. Uniendo suavidad con una extrema complejidad en boca, es larguísimo al paladar. Acompaña a guisos de caza y carnes rojas; también es un perfecto digestivo. Servir a 16ºC.

- Lustau Cream: Es el resultado de la combinación de un Oloroso con un toque de Pedro Ximénez. Dulce y suave, con excelente profundidad y suave aroma. Servir a 13º con postres o incluso como digestivo en una copa con hielo.

- Lustau Moscatel: Este Moscatel debe catalogarse como uno de los mejores vinos de postre del mundo, recogiendo las inconfundibles características de la uva del mismo nombre. Aúna tonos cítricos en nariz con gran suavidad en boca. Es ideal a 13ºC con postres elaborados a base de frutas.

- Lustau Pedro Ximénez: Elaborado exclusivamente con uvas Pedro Ximénez, previamente soleadas hasta convertirlas en pasas. Es un vino denso, suave y aterciopelado, de color caoba oscuro, aroma a pasas e higos y agradable sabor dulce. Servir a unos 13ºC con chocolates o sobre helado de vainilla.

Bodegas Lustau
Arcos, 53
11402 Jerez de la Frontera
ESPAÑA
Tel. 0034 956 34 15 97
Fax 0034 956 85 92 04

Email: lustau@lustau.es
Web: www.emilio-lustau.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario