miércoles, 11 de julio de 2012

Calculadora de Huella de Carbono para Bodegas


CALCULADORA DE HUELLA DE CARBONO PARA BODEGAS

El proyecto “Más vino menos CO2” presentó el pasado martes 12 de junio del 2012 en Laguardia (Álava) esta herramienta de medición de emisiones de CO2 específica para bodegas de vino y txakolí que se ha desarrollado en el marco del mismo.

La calculadora de Huella de Carbono diseñada específicamente para el sector vitivinícola ya es una realidad. Se trata de una calculadora, cuyo funcionamiento se basa en un extenso inventario que recoge todos los procesos habituales en la viticultura y en la elaboración del vino (ciclo de vida del producto), y es mediante la recopilación de estos datos propios del funcionamiento de las bodegas, como calcula las emisiones de CO2 asociadas a cada uno de los caldos.

El cálculo de estas emisiones, conocido comúnmente como la Huella de Carbono, facilita la adopción de acciones por parte de las bodegas para mejorar el impacto ambiental derivado de la producción de sus vinos.

Problemática ambiental del vino:
La producción de vinos y otras bebidas alcohólicas de alta calidad representan un importante patrimonio cultural. Tradicionalmente, los caldos se han elaborado de forma sostenible, pero las actuales tendencias han modificado gradualmente este proceso de producción, aumentando los costes económicos y ambientales. Por ello, el sector del vino en Europa es uno de los más implicados en la reducción de la Huella de Carbono procedente de esta actividad.

Conscientes de la necesidad de apostar por la sostenibilidad también en el sector vitivinícola español y de facilitar la tarea a los bodegueros, Mendinet, (Asociación para el Progreso del Desarrollo Rural del País Vasco, impulsor del Proyecto), con la asistencia técnica de la firma experta en ecodiseño e innovación ambiental IK Ingeniería y respaldado por la Red de Desarrollo Rural (REDR) dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), puso en marcha en 2010 el proyecto “Más vino, Menos CO2” del que ya forman parte 14 bodegas de seis comunidades autónomas (Aragón, Mallorca, Murcia, Navarra, País Vasco y Tarragona).

Los seis territorios están representados por las siguientes entidades: ASOMO (Asociación para el Desarrollo de las Tierras del Moncayo de Aragón), Asociación Mallorca Rural, Integral (Sociedad para el Desarrollo Rural de Murcia), Grupo de Acción Local de la Zona Media de Navarra, MENDINET, y el Consorci Leader Priorat-Baix Camp de Tarragona.

Estas entidades, que representan a más de 150 municipios españoles, son las encargadas de impulsar entre las pequeñas bodegas circunscritas a su territorio el uso de técnicas alternativas para la disminución de los Gases de Efecto Invernadero, la formación de viticultores y técnicos en este área, el trabajo en red, la puesta en común de las experiencias y resultados de las mismas, y la apuesta por el sector vitivinícola por la lucha contra el Cambio Climático.

¿Qué es la Calculadora de la Huella de Carbono?
- Es un instrumento que permite a cada persona o pequeña empresa conocer cuáles son sus emisiones mensuales de CO2.
- Asimismo, permite descubrir cómo neutralizar esa huella de carbono, es decir, cómo compensar éstas emisiones producidas por la actividad cotidiana del interesado.
- Por lo tanto, es una herramienta que facilita la Reducción Voluntaria de Emisiones, ayudando a proteger el Medio Ambiente día a día. 

¿Cuál es el objetivo de la calculadora?
- La Calculadora de la Huella de Carbono fue creada como una forma de ayudar a disminuir el calentamiento global y con ello, sus nocivas repercusiones en el medio ambiente.
- Al tomar conciencia de la cantidad de CO2 que cada uno emite y tener acceso a formas de compensar esa contaminación, se facilita la realización de acciones que neutralicen la emisión de CO2 a nivel mundial.
- Un programa amigable y de fácil acceso como éste permite masificar la reducción de Gases de Efecto Invernadero, disminuyendo los efectos de la contaminación ambiental.

¿Cómo funciona esta Calculadora?
- Funciona a través de un programa computacional, que se actualiza constantemente para mantener al día los datos de control.
- De este modo puede estar presente en cualquier momento que se necesite, facilitando el cálculo de las emisiones en tiempo real.
- Así, al igual que una calculadora común, el programa permite sumar todas las emisiones generadas por distintas actividades para entregar un promedio de los Kgs de CO2 emitidos por persona durante un mes.
- Con este resultado se accede a las opciones de compensación online.

Portal web del proyecto “Más vino, Menos CO2”: http://www.masvino-co2.es/
Portal web de Mendinet: http://www.mendinet.org/ 

HUELLA DE CARBONO

La huella de carbono mide la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten en la cadena de producción y es cada vez más requerida en la Unión Europea. El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) avanza en la difusión de esta temática.

El cambio climático, provocado por la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y en especial del CO2, es el azote de nuestro tiempo y existen evidencias considerables de que la mayor parte del calentamiento global ha sido causado por las actividades humanas. Hoy día, casi todas las actividades que realizamos como la movilidad, la alimentación, etc y bienes que poseemos y utilizamos de consumo, hogar, transporte etc., implican consumir energía, lo que significa contribuir a las emisiones a la atmósfera.

Bajo este prisma, la huella de carbono, representa una medida para la contribución de las organizaciones a ser entidades socialmente responsables y un elemento más de concienciación para la asunción entre los ciudadanos de prácticas más sostenibles.

Estas iniciativas pretenden cuantificar la cantidad de emisiones de GEI, medidas en emisiones de CO2 equivalente, que son liberadas a la atmósfera debido a nuestras actividades cotidianas o a la comercialización de un producto. Este análisis abarca todas las actividades de su ciclo de vida, desde la adquisición de las materias primas hasta su gestión como residuo, permitiendo a los consumidores decidir qué alimentos comprar en base a la contaminación generada como resultado de los procesos por los que ha pasado.

La medición de la huella de carbono de un producto crea verdaderos beneficios para las organizaciones. La huella de carbono identifica las fuentes de emisiones de GEI de un producto. Esto por lo tanto permite definir mejores objetivos, políticas de reducción de emisiones más efectivas e iniciativas de ahorros de costo mejor dirigidas, todo ello consecuencia de un mejor conocimiento de los puntos críticos para la reducción de emisiones, que pueden o no pueden ser de responsabilidad directa de la organización.

Las empresas vitivinícolas están sumándose a la tendencia de medir sus emisiones de gases efecto invernadero y de tomar medidas para reducirlas, optando también por neutralizar su impacto vía compensación.

HUELLA DE CARBONO EN LA INDUSTRIA VITIVINICOLA

La huella de carbono de un producto se calcula analizando su ciclo de vida, identificando y cuantificando en cada una de las etapas del proceso las emisiones de gases de efecto invernadero, en particular el CO2. En el caso del vino, el proceso abarca desde la preparación de la tierra, a los tratamientos y la cosecha pasando por la elaboración: transportes de materias primas, botellas, corchos, energía eléctrica hasta la distribución del producto en destino.

Son varias las razones que llevan a las bodegas a implantar normaivas de control. En primera instancia los productos resultan más atractivos para el mercado, ya que los consumidores están cada día más sensibilizados con el medio ambiente y con los efectos del cambio climático. Asimismo, las bodegas al conocer la huella de carbono cuentan con un mayor conocimiento que les permite anticiparse a futuras regulaciones.

Por ejemplo la implantación y metodología de la norma PAS 2050, para reducir su huella de carbono, ha sido desarrollada por el British Standards Institution (BSI), el departamento de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Reino Unido y la fundación Carbon Trust. Hoy en día, es la única metodología técnica rigurosa para medir los gases de efecto invernadero de bienes y servicios a lo largo de su ciclo de vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario