domingo, 8 de julio de 2012

La Técnica del Abono Verde en Viticultura


LA TÉCNICA DEL ABONO VERDE EN VITICULTURA

El abono verde, una antigua técnica de cultivo para aumentar la fertilidad del suelo, está despertando un creciente interés en el ámbito de la gestión sostenible del viñedo.

La materia orgánica es la base de la fertilización, aunque también se pueden utilizar como fertilizantes el abonado en verde que consiste en cultivar y enterrar una planta, para que al descomponerse se convierta en abono, especialmente utilizando leguminosas, éstas enriquecen el suelo especialmente en nitrógeno gracias a bacterias que viven en sus raíces y que fijan el nitrógeno atmosférico, y que la planta al ser enterrada cede al suelo en forma de abono.

Contrariamente a lo que se cree, mantener el suelo cubierto, ayuda a conservarlo mejorando el aprovechamiento del agua y los nutrientes. Se emplearán cubiertas vegetales vivas, acolchado, etc.

Para poder elaborar uvas de calidad se necesita un suelo vivo, pudiendo emplear cubiertas vegetales, de leguminosa o gramíneas, que se incorporan a la tierra, también se utiliza la práctica de picar los restos de poda, y aplicación de compost procedente del compostaje de los restos de la vinificación como el raspón, lías, orujos, o procedentes de ganaderos de la zona normalmente de oveja, pero eso si siempre aportando las dosis adecuadas. De esta forma se reavilita el suelo aumentando la materia orgánica y la actividad biológica. Es muy importante la optimización de la biomasa y el adecuado control de la degradación de la materia orgánica.

CUBIERTAS VEGETALES EN LA VITICULTURA ECOLÓGICA

El laboreo como sistema tradicional es el método más utilizado en la viticultura ecológica. Los nuevos arados intercepa son frecuentemente utilizados para eliminar las hierbas que salen entre cepa y cepa. Es importante labrar en tempero, unas dos o tres veces al año, procurando realizar el menor número de pases de maquinaria. Un laboreo excesivo rompe la estructura del suelo. En regadío con unos sistemas de goteo, pueden ser suficientes dos pases anualmente.

En la viticultura ecológica, el manejo de la biodiversidad es muy imporante, y por ello se utilizan cubiertas vegetales sembradas en las calles. para conseguir:
- Reducir la erosión del suelo provocada por las lluvias otoñales.
- Aportar nutrientes y materia orgánica al suelo.
- Evitar el lavado de los nutrientes en el suelo favoreciendo mejor absorción.
- Mejorar la estructura del suelo.
- Competir con las plantas de vid y por tanto restar vigor a la viña.
- Oxigenar el suelo.

Existen varias mezclas de granos para sembrar dentro del viñedo pero una de las mezclas mas habitual es veza/avena o centeno. Se usan poco las crucíferas porque, aunque se adaptan bien, aportar tarde la materia orgánica. El trébol subterráneo es mas usado como abono verde.

Las cubiertas vegetales se suelen sembrar en octubre, florecen en abril y se secan en mayo o junio, aunque pueden competir excesivamente con la viña, en cuyo caso se procedería a triturarlo o desbrozarlo.

LABRADO DEL VIÑEDO

Tradicionalmente, la viña se labra por dos motivos principales:
- Cerrar los canales de evaporación que se forman en el suelo, a fin de aumentar la retención de agua.
- Eliminar las malas hierbas, porque compiten con la cepa por el agua de lluvia en las épocas de crecimiento y aumentan el riesgo de propagación de plagas.

Pero el labrado tamibén tiene inconvenientes:
- Rompe los grumos de suelo que protegen a la materia orgánica de la degradación aerobia.
- Crea un lodo superficial que impide la penetración del agua y aumenta la escorrentía y con ello el riesgo de erosión.
- Escorrentia se forma cuando las precipitaciones superan la capacidad de infiltración del suelo. La escorrentía superficial es una de las principales causas de erosión a nivel mundial. Suele ser particularmente dañina en suelos poco permeables, como los arcillosos, y en zonas con una cubierta vegetal escasa.

Algunas técnicas de conducción del vigor no contemplan el labrado del viñedo, si no, el desarrollo de una cubierta vegetal, tanto en las terrazas como en los taludes. La cubierta vegetal no responde a una supuesta necesidad de reducir el vigor de la cepa, aumentando la competencia por el agua, sino a las ventajas que puede aportar.

El desarrollo de la cubierta vegetal con hierba rastrera puede hacerse de dos formas:
- Plantar la hierba adecuada: reproducción por espolones y raíces poco profundas, de forma que sólo compita por la humedad superficial del suelo, que es muy efímera y tiene una incidencia menor en la vid.
- Cortar otras hierbas espontáneas antes de la floración, de manera que no puedan reproducirse, y dejar que la hierba seleccionada acabe colonizando el suelo.

Esta comprobado que el labrado en terrazas con una única hilera exterior de cepas acaba rebajando la parte inferior del talud superior. La tierra removida se acumula en la parte interior de la terraza y puede llegar a cambiar el sentido de la pendiente transversal de las terrazas, lo que comportaría la quiebra del sistema de desagüe longitudinal, con grave riesgo para la estabilidad de todo el abancalamiento.

1 comentario:

  1. Por los cambios climaticos y fisicos de la tierra enfrentamos los desafíos de la nueva agricultura, los Abonos diocrop
    Somos una empresa dedicada a la búsqueda de soluciones creativas e innovadoras.

    ResponderEliminar