miércoles, 11 de julio de 2012

Rioja aprueba las ‘Normas de Campaña’ para la vendimia 2012


RIOJA APRUEBA LAS NORMAS DE CAMPAÑA PARA LA VENDIMIA 2012

El Consejo Regulador de la D.O. Calificada Rioja ha aprobado las ‘Normas de Campaña’ para la próxima vendimia, normas en las que se establece el riguroso sistema de control aplicado para garantizar el origen y calidad de los vinos producidos en esta Denominación. La aprobación por amplio consenso de las medidas para limitar la producción con criterios de calidad es claramente significativa de que el conjunto del sector ha asumido esta política como uno de los principales ejes estratégicos del modelo de denominación que se quiere impulsar para el futuro.

Entre las medidas incluidas en las “Normas de Campaña”, destacan las relacionadas con la fijación de los rendimientos máximos de producción. De acuerdo con las circunstancias de esta campaña 2012, que en líneas generales son similares a las del pasado año, el Consejo ha decidido mantener para la próxima vendimia los rendimientos máximos amparables establecidos por el Reglamento de 6.500 kgs. por hectárea para variedades tintas y de 9.000 kgs. por hectárea para variedades blancas.

Por otra parte, en atención a las condiciones climatológicas que puedan incidir al final del ciclo vegetativo del viñedo, en esta campaña el límite máximo para la entrega en bodega de uva que supere el rendimiento máximo establecido será del 10%, aunque el vino elaborado con dicha uva no será amparado por la D.O. y deberá retirarse de las bodegas en el plazo máximo marcado por el Reglamento, es decir, el 31 de mayo de 2013.

Los rendimientos máximos de producción autorizados se contabilizan de forma separada e independiente para variedades tintas y blancas, procediéndose a la descalificación del total del rendimiento de aquellas parcelas con producciones excesivas no contempladas en el Reglamento. En este sentido, la inspección de viñedos realizada por el Consejo Regulador durante la campaña tiene como fin detectar dichos excesos de producción y prevenir al viticultor para que los corrija, actuando en consecuencia a la hora de aplicar las técnicas de cultivo más idóneas para alcanzar el objetivo perseguido de optimización de la calidad.

Hay que señalar que los rendimientos en Rioja son muy inferiores a los de otras zonas vinícolas del mundo, lo cual es una buena muestra del nivel de autoexigencia existente en esta Denominación a la hora de imponer límites a la producción en favor de la calidad de los vinos.

CONTROL EN VENDIMIA POR EL CONSEJO REGULADOR DE LA D.O.C. RIOJA

Primero de manera documental y desde 2006 de una manera automatizada, el Consejo Regulador despliega un exhaustivo sistema de control de vendimia mediante tarjetas inalámbricas que incorporan un chip de memoria que contiene toda la información que obra en el registro de viñas para cada titular.

Estos avanzados elementos son de uso individual e intransferible y permiten controlar y registrar cada entrega de uva a través de 200 terminales de lectura  que se distribuyen por toda la Denominación. En aquellas zonas en las que proliferan cosecheros o pequeñas bodegas, el punto de control se sitúa en las básculas municipales, mientras que en el caso de centros receptores de mayor dimensión, que cuentan con báscula propia, el control se efectúa in situ en el lugar de descarga.

Estos sofisticados aparatos contienen todo el Registro de Viñas del Consejo Regulador y se encuentran en contacto interactivo y permanente con el centro de proceso de datos que consolida la información en su sede.

Los aparatos deben ser activados y administrados por otros tantos auxiliares que, contratados por el Consejo Regulador, son los encargados de dar fe de las entregas y certeza, en particular, del origen, titularidad, color y peso de los cargamentos. Su intervención es requisito para lograr que la uva que se recibe pueda finalmente ser transformada en un producto con derecho a ostentar el nombre de Rioja.

El volumen de operaciones que entraña una cosecha superior a 400 millones de kilos de uva otorga  máxima virtualidad al hecho de poder contar con información en tiempo real y, así mismo, interactuar, en el sentido necesario, sobre cualquier tarjeta. Pero el sistema no sólo devenga ventajas operativas. También hay que subrayar los avances en la gestión que supone. Además de permitir al Consejo efectuar un seguimiento pormenorizado del desarrollo de la vendimia, el volcado y acceso individualizado a los datos en la red, permite a cada bodega o viticultor poder consultar de manera permanente con todo el detalle del desarrollo de su vendimia. Al término de la campaña, el mismo sistema ofrece una orientación para la confección de las declaraciones de elaboración por parte de las bodegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario