viernes, 10 de agosto de 2012

Bodega El Fabulista Laguardia


 BODEGAS EL FABULISTA LAGUARDIA

Entre las bodegas soterradas, destaca la Bodega El Fabulista, situada bajo el Palacio de los Samaniego, hoy oficina de turismo, y lugar dónde Félix María Samaniego, se inspiró para escribir sus obra literarias. La bodega, acondicionada para visitas turísticas y culturales, elabora artesanalmente sus caldos para deleite de sus visitantes.

No lo tenía nada fácil. Eusebio Santamaría, hombre de campo de toda la vida, cuando empezó a ver cómo, en la década de 1980, La Rioja era coto de caza para muchos bodegueros que se aprestaban a extraer de esta tierra prometida los mejores caldos; proyectos arquitectónicamente suntuosos, bodegas de gran renombre y alta alcurnia dibujaban un futuro incierto y con pocas esperanzas para el aguerrido agricultor y bodeguero que había crecido contemplando las viejas murallas de esta hermosa villa que es Laguardia.

Su sabiduría e instinto le llevaron a crear un concepto distinto y totalmente diferenciado, no podía competir ante estos proyectos megalíticos que se le avecinaban, pero tampoco quería resignarse a postrarse ante lo que podía parecer evidente, cosechar uvas para los demás.

Comercializar sus vinos no fue en absoluto tarea fácil, salir al mercado con tan pocas posibilidades le abocó a apostar decididamente por el enoturismo. Hoy es una visita obligada y casi imprescindible para conocer las leyendas y costumbres de un pueblo que antaño elaboraba sus vinos en el subsuelo de las casas Laguardia está totalmente excavada en sus entrañas, hay más calles bajo tierra que en el exterior. Muchos son los que recuerdan cómo sus gentes cooperaban para meter las uvas en los lagares o recolectarlas, y también son muchos los que aún hablan de los hedores que expelían las casas cuando el vino fermentaba en su interior.

Eusebio, como si se tratara de una revelación, tuvo claro que debía explicar esta historia, decidió continuar con la tradicional forma de hacer vinos abandonando todo viso de posible modernidad, siguió con los clásicos lagares revestidos de hormigón, mantuvo la costumbre de pisar la uva con los pies y creyó que sus vinos no podían criarse en otro lugar que no fuera su propio hogar.

El principal atractivo de esta bodega radica en sus cuevas subterráneas, excavadas a siete metros de profundidad. Se trata de tres túneles paralelos unidos por otros perpendiculares de menor longitud, destinados a la elaboración, crianza y degustación de los 48.000 litros de vino que produce anualmente. Algunos calados carecen de cualquier tipo de revestimiento, otros poseen muros de manipostería y múltiples arcos de medio punto, construidos a veces en piedra de sillería, otras en ladrillo macizo. En la visita también se tiene la ocasión de ver una despalilladora y una prensa de 1903, joyas que hoy son auténticas reliquias.

El conjunto se extiende bajo todo el solar de los Samaniego, familia de Félix María Samaniego, fabulista que nació en la villa y donde recibió la inspiración para casi toda su obra, escritor que gozó de bastante fama en el siglo XVIII.

La planta tiene una extensión aproximada de 600 metros cuadrados. No se conoce con exactitud el origen de estos calados. La versión más prudente sostiene que las cuevas de Laguardia fueron construidas como bodegas a lo largo del siglo XVI. Sin embargo, hay quien piensa que los túneles se excavaron mucho antes con una finalidad defensiva, o incluso que se realizaron a partir de cuevas naturales; hay que recordar que el pueblo fue fortificado para proteger Navarra de la invasión árabe. En la actualidad, la villa de Laguardia cuenta con 320 bodegas soterradas solo en su casco antiguo, muchas de ellas sirven hoy como despensa o almacén a sus propietarios.

El Fabulista elabora sus vinos por maceración carbónica únicamente con dos tipos de uva, la Tempranillo, para los vinos tintos, y la Viura, para sus blancos. A buen seguro, muchos considerarán que sus caldos no están a la altura de sus vecinos, pero pocos hubieran sido los valientes que habrían apostado por detener el tiempo; en unos momentos en los que no estar a la última supone una auténtica locura, parece que Eusebio aprendió la lección que hay en la moraleja de la fábula de «La Lechera», escrita por el que fue propietario y escritor de los lagares que hoy regenta Eusebio Santamaría.

No parece un capricho que sus vinos lleven el nombre de Decidido, es toda una declaración de intenciones y un aviso a navegantes.

LOS VINOS

Vino Blanco Decidido
- Aspecto: Vino con una capa baja de color, limpio y brillante, con abundante lágrima.
- Color: Se aprecia un halo central de color amarillo pajizo, a medida que nos acercamos al menisco de la copa, vemos que pierda la capa de color y aparecen unos matices acerados e incoloros).
- Examen olfativo: En esta olfacción, en reposo, no se aprecian ningún tipo de defectos, y ya apreciamos los correctos olores primarios, huele a frutas, en primer lugar apreciamos la manzana y un ligero matiz de plátano. Agitando la copa vemos que se desprenden mayor cantidad de olores, podemos  ver, además de la manzana y del plátano, aromas de membrillo y un ligero toque de hierba fresca. El final manifiesta unas sensaciones muy frescas.
- Examen gustativo: Perfecto equilibrio de sensaciones. Ninguno de los sabores destaca sobre los demás. La acidez sigue manteniendo la sensación de frescura al final.

Tinto de año Decidido
- Aspecto Vino con una capa media-alta de color, limpio y brillante, y con abundante lágrima
- Color: Se aprecia un halo central de color cereza picota, con una ligerísima evolución, a medida que nos acercamos al menisco de la copa, hacia tonalidades granates, con ribetes violáceos en torno al menisco de la copa, y donde apreciamos la gran capa de glicerina (la lágrima)
- Examen olfativo: Apreciamos los correctos aromas primarios, huele a frutas rojas en compota, fresas, moras. Tiene, además, aromas a vegetales balsámicos, hinojo (sensaciones de anís y regaliz). El final es como un macedonia de frutas.Muy vinoso y alcohólico.
- Examen gustativo: Perfecto equilibrio de sensaciones. Ninguno de los sabores destaca sobre los demás. La sensación táctil de la astringencia se equilibra con la acidez del vino. La acidez produce una sensación de frescura al final.

Tinto crianza Fabulista
- Aspecto: Vino con una capa media – alta de color, limpio y brillante, con abundante y untuosa lágrima.
- Color: Se aprecia un halo central de color cereza picota, con una ligerísima evolución, a medida que nosacercamos al menisco de la copa, hacia tonalidades granates, con ribetes rubís en torno al menisco de la copa,  y donde apreciamos gran capa de glicerina (la lágrima).
- Examen olfativo: Olor de especia, vainilla, con ciertas notas de cacao y de tabaco y de  frutas melosas. Equilibrio de aromas primarios, dulce de membrillo y frutas negras confitadas, aromas florales (flor de almendro y de azahar) y aromas  terciarios –vainilla con un ligerísimo toque de cacao y regaliz y un carácter especiado de clavo, y con matiz dulzón, del tipo de la miel.
- Examen gustativo: Perfecto equilibrio de sensaciones. Ninguno de los sabores destaca sobre los demás. La sensación táctil de la astringencia se equilibra con la acidez del vino. Equilibrado envejecimiento y sin defectos.

Tinto selección Decidido
- Aspecto: Vino con una capa media-alta de color, limpio y brillante, y con abundante lágrima
- Color: Se aprecia un halo central de color cereza picota, con ribetes violáceos en torno al menisco de la copa, y donde apreciamos la gran capa de glicerina (la lágrima)
- Examen olfativo: Aroma muy vinoso (alcohólico) y avainillado. Equilibrio de aromas primarios, frutas rojas (mermelada de fresas y de frambuesas), y aromas terciarios vainilla con un ligerísimo toque de regaliz y torrefactos. Muy equilibrado, abundante gama de aromas y persistentes.
- Examen gustativo: Perfecto equilibrio de sensaciones. Ninguno de los sabores destaca sobre los demás. La sensación táctil de la astringencia se equilibra con la acidez del vino.

Tinto selección Fabula
- Aspecto: Vino con una capa alta de color, limpio y brillante, y con abundante lágrima
- Color: Se aprecia un halo central de color cereza picota, con ribetes violáceos en torno al menisco de la copa, y donde apreciamos la gran capa de glicerina (la lágrima).
- Examen olfativo: Aroma muy penetrantes y sutil con ciertas notas de balsámicas y de regaliz. Equilibrio de aromas primarios, confitura de frutas rojas (frambuesas y fresas), aroma florales (rosas y violetas) y aromas terciarios (vainilla con una ligerísimo toque de cacao y regaliz y un carácter especiado de clavo, y un matiz dulzón y torrefacto). Muy equilibrado, abundantes gama de aromas y persistentes.
- Examen gustativo: Perfecto equilibrio de sensaciones. Ninguno de los sabores destaca sobre los demás. La sensación táctil de la astringencia se equilibra con la acidez del vino. Equilibrado envejecimiento y sin defectos.

Bodega El Fabulista
Pza. San Juan · 01300 Laguardia (Alava) · Tel.: 945 621 192
E-mail: info@bodegaelfabulista.com
Web: www.bodegaelfabulista.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario