jueves, 2 de agosto de 2012

Bodegas El Coto de Rioja



BODEGAS EL COTO DE RIOJA

Ubicada en Oyón (Rioja Alavesa), el Coto es uno de los líderes de la D.O.Ca. Rioja, tanto en el mercado doméstico, donde se han convertido, de manera silenciosa y sin grandes promociones ni campañas, en el Crianza riojano más consumido por los españoles, como en el mercado internacional, implantado en unos 50 países.

Las instalaciones ocupan unos 120.00 0m2, un tercio de los cuales están edificados. Todas ellas están dotadas de control de temperatura y humedad, siendo cada edificio destinado a una finalidad (vinificación, crianza en barrica, botellero, almacén y línea de embotellado). Los edificios de reciente creación llevan el nombre de quienes han tenido un protagonismo especial en el desarrollo de la bodega.

El control sobre la materia prima, la uva, les ha llevado a convertirse en una de las bodegas con más hectáreas de viñedo propio de toda la D.O.Ca.

Ya que todos sus vinos tintos reciben crianza en barrica, el parque es uno de los mayores de la Rioja D.O.Ca. y del mundo, con cerca de 70.000 unidades y una edad media baja, que sobrepasa ligeramente los 3 años. En los botelleros duermen más 15 millones de botellas de crianza, reserva y gran reserva que esperan el momento adecuado para ver la luz.

HISTORIA

El Coto de Rioja nace en el año 1970. La bodega fue fundada por un grupo de personas de reconocido prestigio y experiencia en el sector, bajo el auspicio del banco industrial Bankunión, y tardó casi 5 años en lanzar aquella primera añada al mercado. Para entonces el vino ya había iniciado su evolución óptima y entre los amantes de los buenos riojas, esa primera comercialización causa verdadero impacto.

1978 es otra fecha clave en la historia de la bodega, al ocupar la gerencia un joven directivo del mencionado banco, D. Eduardo Santos Ruiz, que llegará a convertirse en el actual Presidente y Consejero Delegado del Grupo. Su labor en la organización, control y mejora de las cifras de El Coto de Rioja fue tan notoria, que cuando Bankunión decide su venta, el grupo multinacional Bass (Alexis Lichine), entonces adquirente, le ofrece la continuidad en su gerencia.

Mientras tanto, en 1985, con el beneplácito de los nuevos propietarios, D. Eduardo inicia una empresa propia para elaborar vinos en Rioja Baja sobre el concepto de Chateau, con una filosofía distinta a la de El Coto de Rioja, bajo la marca Barón de Ley. En 1990 el grupo Bass, guiado por nuevas directrices, decide adquirir Holiday Inn, y busca recursos para esa operación con la venta de algunos de sus activos, entre ellos El Coto de Rioja. Es entonces cuando D. Eduardo, junto con la sociedad de capital riesgo Mercapital, adquiere, a través de Barón de Ley, El Coto de Rioja.

Entre 1990 y 1997 la sociedad protagoniza un desarrollo espectacular, que la lleva a convertirse en una bodega líder de la Denominación de Origen Calificada Rioja. En 1997, concretamente, se convierte en el primer grupo bodeguero español en salir a Bolsa, atendiendo el deseo de desinversión por parte de la sociedad de capital riesgo antes citada.

Desde sus inicios, la bodega ha seguido una política de reinversión constante de sus beneficios, que no solamente ha supuesto duplicar sus instalaciones, sino también incrementar sensiblemente la extensión de viñedo propio o el número de barricas para crianza de sus vinos. Además, el uso de una tecnología vanguardista ha logrado compatibilizar dimensión, volumen de producción y calidad de los productos, con el objetivo no solamente de producir más, sino también de alcanzar mejoras continuadas en sus niveles de calidad.

No es extraño, por tanto, que en el año 2001 la empresa fuera considerada por la prestigiosa revista norteamericana Forbes como una de las 100 mejores “small caps” del mundo.

LOS VINOS

- Coto Blanco. Viura 100%. Es una viura fresca y aromática. La correcta elaboración y las completas infraestructuras de la bodega permiten sacar el máximo provecho de esta variedad. Color amarillo pajizo. En nariz se aprecian aromas de frutas tropicales y cítricas. En boca, su buena acidez permite apreciar toda la fruta.

- Coto Rosado. Tempranillo 50% Garnacha 50%. Tras una corta maceración, los mostos obtenidos del sangrado de las uvas de tempranillo y garnacha procedentes de la Rioja Media: Ausejo/Tudelilla, son el soporte para la elaboración de este rosado de color rosa/fresa. La nariz es muy aromática, predominando la frambuesa ylas fresas. La boca se llena con el sabor a fresa madura y grosellas. Muy equilibrado, con buena acidez y agradable.
  
- Coto Crianza. Tempranillo 100% proveniente de la tres subzonas de la D.O.Ca. Rioja, aunque en mayor medida de Rioja Alavesa. Tal vez sea este equilibrio el que le confiere su gran estabilidad. Color cereza brillante con borde granate. En nariz se aprecia fruta madura, vainilla y roble tostado. En boca, especiado y tostado.

- Coto Mayor Crianza. 90% tempranillo y 10% graciano de Rioja Alavesa. Del proceso de una cuidada selección de los tempranillos que llegan a la bodega se consigue este vino, con una crianza superior a la habitual, tanto en barrica como en botella. Color cereza intenso con borde granate. En nariz se aprecia aroma especiado, fruta madura, roble cremoso y un toque de vainilla. En la boca se siente potente, sabroso y bien estructurado, con una buena persistencia.

- Coto Imaz Reserva. 100% Tempranillo proveniente, en su mayor parte, de nuestros viñedos de Rioja Alta(Cenicero) y Rioja Alavesa. Equilibrio perfecto entre tradición y modernidad, un reserva que mantiene el espíritu del Rioja, pero en sintonía con los tiempos actuales. Color cereza intenso con borde granate. En nariz, aroma potente, complejo, fruta madura y cacao fino. En boca se aprecia carnoso, potente, aterciopelado, con taninos maduros y una buena acidez.

- Coto Imaz Reserva, Selección Aniversario. 100% Tempranillo de sus propios viñedos en Cenicero (Rioja Alta). Se elaboró por primera vez en la conmemoración del XXV aniversario de la bodega. Se concibió a partir de una selección de parte de su reserva que se envejeció especialmente para esa celebración en un determinado tipo de roble. Fruto de este tipo de envejecimiento sonsiguierón un perfil de fino que cautivó a muchos de sus clientes por lo que se ha vuelto a elaborar coincidiendo con las añadas excelentes de Rioja. Color rubí intenso, con borde teja. En nariz apreciamos especias dulces, cacao fino y fruta madura, complejo. En boca, carnoso, con toques de chocolate y gran persistencia, muy equilibrado.

- Coto Imaz Gran Reserva. 100% Tempranillo de sus propios viñedos en Cenicero (Rioja Alta). Solo elaborados en las cosechas excelentes. Añadas que han conseguido el adecuado equilibrio y una gran sanidad. Cuyos vinos pueden envejecer por largos periodos de tiempo para llegar a ser el principal referente de la tradición en las grandes bodegas de Rioja. Color rubí brillante, con tonos teja. Maduro y elegante, su riqueza aromática es cambiante y sutil, desnudándose a medida que el vino respira. Notas tostadas y de coco que se suceden por aromas terciarios (cuero, tierra húmeda) y de fruta roja y frutos secos. Taninos redondos y asedados, retrogusto complejo y persistente.

- Coto Real. 80% Tempranillo, 10% Graciano y 10% de Garnacha Tinta. Es su vino de autor. La definición del vino comienza en el viñedo. Las uvas son específicamente cultivadas y mimadas en el viñedo “Cuartos Viejos” en Cenicero. Solo se recogen los mejores racimos. Posteriormente, a su llegada a la bodega, estos racimos pasarán por la mesa de selección. Para elaborar estas pocas botellas la elaboración se mima hasta el último detalle. El vino recién fermentado pasa a barricas nuevas en donde reposa para alcanzar su estabilidad física y cualitativa. Color cereza picota intenso, borde granate. En nariz frutas negras, especias dulces, roble cremoso, regaliz y chocolate. En boca aterciopelado, con taninos maduros, frutoso, tostado y con un persistente retrogusto.

EL VIÑEDO

Los suelos

En Rioja encontramos una gran variedad de suelos, aunque podemos reducirlos fundamentalmente a tres por ser los dominantes:

- Arcilloso- calcáreo, es el suelo ocre de pueblos como Oyón, donde se encontra la bodega, Laguardia, San Vicente de la Sonsierra, Ábalos o Haro. Ocupa el 25% de Rioja y abarca casi íntegramente a la ribera norte del rio Ebro (Rioja Alavesa, la Sonsierra, y Rioja Alta), que por su cercanía a la montaña se muestra en colinas escarpadas y parcelas de menor tamaño. Este suelo proporciona vinos con buena acidez y extracto, algo imprescindible para la crianza del vino, glicéridos, con estructura y color.

- Arcillo-Ferrosos, el suelo rojizo y fuerte que encontramos especialmente en Nájera y la ribera del Najerilla, en la Rioja Alta. Suelo con alta concentración de hierro que también aporta mineralizad al vino. Nos ofrecen tintos frescos con más cuerpo.

- Aluvial, es el suelo que ocupa la mayor parte de la D.O.Ca. , prácticamente el 50% extendiéndose junto a las riberas de los ríos y con gran presencia de cantos rodados. Nos proporciona vinos con cuerpo.

La composición del suelo tiene un efecto directo sobre la fruta que en él crece. Paradójicamente no se quieren suelos fértiles que hagan más cómoda la producción a las cepas. Se quieren suelos pobres en los que las cepas deban luchar para obtener su fruto, es entonces cuando se obtiene la mayor calidad.

El clima en la Denominación es continental, aunque con dos grandes influencias: la Atlántica y la Mediterránea que proporcionan temperaturas suaves y precipitaciones suficientes, condiciones idóneas para el desarrollo de la viña. Ambas vienen marcadas por la latitud y la orografía del terreno.

Los climas

- La ribera Sur de la Rioja Alta: un área con menos precipitaciones que la parte norte de la denominación y con una marcada influencia continental. Se alternan suelos arcilloso–calcáreos al Norte con los férricos que podemos encontrar en Fuenmayor, Navarrete o Nájera. La zona también gana en altura hacia el sur, lo que desdibuja un tanto la clasificación.

- Rioja Alavesa y Sonsierra, por su proximidad a la sierra de Cantabria, que hace las veces de frontera entre clima atlántico y continental, recibe una mayor influencia atlántica, lo que también pesa sobre la acidez de los vinos. Menos sol implica mayor acidez característica esencial para la crianza del vino. Al mismo tiempo, el contraste entre temperaturas diurnas y nocturnas, marcado por la altura y su situación en el interior peninsular tiene su peso en la riqueza aromática de los vinos.

- Por último la Rioja Baja, con la mayor parte de los viñedos a menor altura (con notables excepciones, como alguna de sus nuevas fincas) y un mayor número de horas de insolación, es la región que más influencia mediterránea muestra, proporcionando vinos con alta graduación y extracto. Ello explica que fuera la Garnacha la uva predominante, aunque el Tempranillo funciona también aquí. Asimismo podemos apreciar influencia mediterránea en la parte más oriental de la Rioja Alavesa.

El clima en la Denominación es continental, aunque con dos grandes influencias: la Atlántica y la Mediterránea que proporcionan temperaturas suaves y precipitaciones suficientes, condiciones idóneas para el desarrollo de la viña. Ambas vienen marcadas por la latitud y la orografía del terreno.

VARIEDADES DE UVA

Como en cualquier otra región del Viejo Mundo, ha sido la tradición, derivada de un continuo e íntimo contacto con la naturaleza, la que ha definido las variedades que mejor se adaptan a esta tierra, y ésas son las que se emplean.

Esas variedades, el clima, el suelo, y la mano humana, son los elementos que otorgan a Rioja su tipicidad, las condiciones que la hacen única e irrepetible.

Las variedades tintas tradicionales en Rioja, y por tanto las autorizadas por el Consejo Regulador son el Tempranillo, el Graciano, la Garnacha y el Mazuelo.

- Tempranillo, y al igual que el conocido bandido cordobés, su nombre apunta a su precocidad, y es que es la primera variedad tinta en madurar. Una variedad muy equilibrada que nos aporta estructura, acidez y deliciosa fruta roja. El aroma a cerezas, fresas, regaliz o peladura de naranja son características habituales del Tempranillo riojano. Ocupa casi el 80% de la superficie de viñedo.

- Graciano, la que da Gracia al vino. Tradicionalmente una uva de cupaje, que aporta acidez, estructura, intensidad cromática y notas de pimienta y fruta negra. Por su bajo rendimiento y escasa resistencia a las enfermedades, no es una uva muy extendida por los viticultores (es la que cuenta con menor superficie en viñedo, unas 900 hectáreas en el 2007, un 1,43% de la superficie total), por este motivo la plantamos nosotros mismos, y está llamada a cobrar un mayor protagonismo en nuestros vinos en el futuro.

- Garnacha, la variedad española más plantada internacionalmente, bien adaptada al clima soleado y caluroso del valle del Ebro y más extendida en Rioja Baja. Aunque quizás menos longeva que el resto de variedades aporta cuerpo, fruta (fresa y frambuesa) y graduación. Es también la base de muchos rosados, como el de la bodega, que suele llevar un 50%.

- Mazuelo (o Mazuela, también conocida como Cariñena o Carignan) una variedad limitada en extensión (con apenas 1680 hectáreas es la tercera variedad tinta en extensión, con 2,64% del viñedo, aunque muestra una tendencia decreciente) con cierta sensibilidad ante las plagas y  aporta color, abundantes taninos y azúcares.

También existen variedades rescatadas del olvido, como la Maturana, u otras con carácter experimental, que también pueden encontrarse en los campos riojanos.

El viñedo riojano ha venido quitando protagonismo a las variedades blancas (llegaban a superar a las tintas en el s. XVII. Incluso si miramos una fecha más cercana, como 1983, podemos ver que las variedades blancas, con 7461 hectáreas, ocupaban un 20% de la superficie total, mientras que en el 2007 se contába con 4200 hectáreas que suponían sólo un 6,64% del total), que representan en la actualidad menos de un 10% de la superficie total de viñedo plantado. Hay tres variedades blancas tradicionales en Rioja: Viura, Garnacha Blanca y Malvasía, a las que ahora se han sumado cinco más, dos de ellas riojanas (Tempranillo Blanco y Maturana Blanca) y otras tres de reconocido prestigio internacional (Verdejo, Chardonnay y sauvignon Blanc).

Es aún pronto para sentir la influencia de las nuevas variedades de blanco, que sin duda permitirán adaptar la oferta riojana a nuevas tendencias de consumo.

La Viura (también conocida como Macabeo y por tanto espina dorsal de los espumosos Cavas españoles) es la protagonista indiscutible del único blanco de la bodega.

La viura es una variedad refrescante, con intensidad aromática, con notas cítricas, florales y de manzanas verdes, equilibrada, y con buena acidez en boca. Muestra buenas aptitudes para la crianza en barrica. El Coto a apostado por un estilo fresco, afrutado sin el peso de la madera, que puede a veces ser abrumador.

El Coto de Roja
Camino Viejo de Logroño, 26   -   01320 Oyón (Álava) España
Tel. 945-62 22 16   Fax. 945-62 23 15   info@elcoto.com
Web: www.elcoto.com

1 comentario:

  1. Degustei El Coto enquanto fiz o Camino de Santiago de Compostela em 2015. Um vinho inesquecível e primoroso a um preço acessível. Infelizmente não temos este vinho no Brasil. Existe alguma forma de comprar este vinho, via internet, diretamente da Bodega?

    ResponderEliminar