jueves, 9 de agosto de 2012

Bodegas Muga en Haro (España)


BODEGAS MUGA EN HARO (ESPAÑA)

Clásica bodega familiar de la Rioja Alta, situada en Haro (España). En sus 200 ha de viñedos se cultivan las variedades garnacha, viura, tempranillo, graciano y mazuelo, entre otras. Fue fundada en 1932 por Isaac Muga, cuya familia procedía de una larga estirpe de viticultores riojanos. A su fallecimiento, acaecido en 1969, le sucedieron sus hijos, que trasladaron las bodegas a unos edificios del barrio de la Estación que habían sido utilizados como bodega de vinos, almacén y destilería de licores. Los tintos de Bodegas Muga, elaborados con toda clase de cuidados, siguen la tradición de clarificar con claras de huevo batidas a mano (unas seis por barrica). Los vinos fermentan en grandes cubas de madera, se filtran a través de redes hechas con sarmientos de vid y maduran en barricas de roble. Lo que importa es el resultado: excelentes tintos, entre los que destaca Torre Muga (75 % tempranillo, 15% mazuelo, 10% graciano), de intenso color picota, nariz de fruta madura y maderas nobles y un paladar sabroso y profundo.
  
LA BODEGA

Bodegas Muga se encuentra ubicada en el histórico Barrio de La Estación de Haro, sus instalaciones están asentadas sobre un edificio bicentenario, con la piedra y el roble como elementos centrales del mismo.

En sus cerca de 25.000 metros cuadrados, todo gira alrededor del roble, protagonista inequívoco con unos 200 depósitos en dicho material y 14.000 barricas fabricadas con un amplio abanico de tipos de roble, abarcando desde el francés (Allier, Tronçais o Jupilles), americano, húngaro, ruso, hasta pequeñas partidas de roble español.

EL VIÑEDO    
  
Los viñedos de Bodegas Muga, enclavados en las faldas de los Montes Obarenes, en plena Rioja Alta, disfrutan de un clima peculiar, por un lado por su singular geografía y orientación y, por otro, por los climas circundantes: Mediterráneo, Atlántico y Continental se conjugan en gran armonía, creando un espacio climático idóneo para la uva. Los suelos de esta zona que son mayoritariamente arcillo- calcáreos se subdividen en pequeñas entidades, con variedades en sus propiedades físicas y químicas que las hacen poseer una personalidad propia muy definida. Este maremagno de influencias climáticas y suelos define un ciclo vegetativo largo en el que la uva y todos sus componentes cumplen una maduración delicada, prolongada y compleja, sin duda la clave del potencial de la calidad de esta zona. Bodegas Muga, que posee 200 hectáreas de viñedos propios pero que llega a controlar hasta 150 ha. más procedentes de agricultores fijos, cultiva variedades como Tempranillo (que constituye la esencia de los vinos tintos), Garnacha, Mazuelo y Graciano, y Viura y Malvasia para los blancos.

LOS VINOS

Sus vinos aúnan tradición y modernidad, siendo fiel reflejo de unas singulares características climáticas y orográficas, que confieren a los caldos una marcada personalidad.

Muga Blanco fermentado en barrica:
Variedades: Viura 90%, Malvasía 10%.
- Suelo: Arcillo-calcáraeo y aluvial.
- Elaboración: Tras aproximadamente 8 horas de maceración en prensa, este vino blanco fermenta en barricas nuevas de roble francés. Finalizada la fermentación permanece con sus lías durante 3 meses antes de ser embotellado.
- Cata: Color pajizo con reflejos de oro pulido. En nariz es un vino dominado por piña madura, melocotón en sazón y miel. La entrada en boca es amplia, golosa y aterciopelada, sin duda ninguna efecto de la estancia sobre lías finas. En los laterales de la lengua aparecen ligeras notas amargas, procedentes del ácido málico, que completan y complementan el conjunto organoléptico de este vino. Solo en retrolfacción aparecen las especias de barrica nueva europea terminando en recuerdos a hierbas secas aromáticas.

Muga Rosado:
- Variedades: Garnacha 60%, Viura 30% y Tempranillo 10%.
- Suelo: Arcillo-calcáraeo y aluvial.
- Elaboración: Tras 12 horas de maceración, el vino fermenta durante 20/25 días en depósitos de madera pequeños de unos 2.000 litros a 18ºC. Tras dos meses de estancia en depósitos de madera se estabiliza por frío, se filtra y se embotella.
- Cata: La garnacha, variedad clave en este vino, no teme a las inclemencias climatológicas. Se expresa mejor si cave en años secos y cálidos. Es por esto que podemos decir que 2011 es el año de su reinado. Aporta la frescura y la acidez necesarias e imprescindibles en un vino jovial y atractivo elaborado para el disfrute de la cata. El ataque del vino en nariz aporta impresiones de fruta ácida: melocotón inmaduro, piña, fruta de la pasión… todo con componente floral, especialmente de flor blanca, quizás procedente de su importante proporción de Viura La estancia sobre lías apuntala la acidez de tal forma que es obvia su presencia pero no molesta gracias al efecto amortiguador de los polisacáridos. La entrada en boca es golosa, casi se puede masticar la fruta. En su recorrido las sensaciones van mutando hacia manzana ácida terminando en retronasal con dominancia absoluta de flor blanca y fruta en sazón.

Eneas:
- Geografía: las uvas de este vino proceden de la parte alta de la Sonsierra Riojana, principalmente del municipio de San Vicente.
- Orografía: el viñedo se encuentra en la falda sur de la Sierra de Cantabria, justo en límite entre el final de las tierras cultivadas y el comienzo del sotobosque.
- Edafología: los suelos están constituidos por capas alternas de margas endurecidas resquebrajadas y tierras arcillosas.
- Varietales este vino está compuesto al 90% Tempranillo y el 10% de Viura.
- Elaboración: vendimia en cajas de 15 kilos. Selección manual en cinta. La fermentación se realiza en depósitos de madera sin fondo (abiertos). Para conseguir una perfecta maceración carbónica las cajas de uva se depositan mediante una escalera cuidadosamente en el fondo del depósito, alcanzando tan solo 1 metro de altura para evitar aplastamientos. Después de dos días se elimina el primer mosto escurrido para garantizar que todas las bayas sufran una auténtica maceración carbónica. Después de una semana se descuba separando las distintas fases para que terminen la fermentación en cubas de madera de pequeña capacidad. Los orujos se prensan con suavidad en prensas de cubillo con una mínima presión.
- Cata: de color casi exclusivamente morado con tonos menos intensos según nos alejamos del bulbo. En el limbo de la copa apreciamos ribetes violetas más tendentes a cereza. El carácter de la cosecha siempre define el tipo de fruta más dominante. En 2011 la intensidad aromática reside en las moras y frambuesas. El aroma es persistente tanto en olfacción directa como en retrolfacción, en el ejercicio de esta última descubrimos frutas más maduras, que rozan las compotas. Curiosamente distinguimos canelas y vainillas solo en retrolfacción. En boca volvemos a percibir moras y frambuesas, con el añadido de una amable acidez. Las impresiones gustativas son largas y profundas, gracias al componente mineral, la presencia de taninos suaves y la abundante glicerina. El retrogusto es enorme en duración, más rico en caracteres frutales e incluso percibimos, al igual que el retrolfacción, canelas y vainillas.

Muga Crianza:
- Variedades: 70% Tempranillo, 20% Garnacha, 7% Mazuelo y 3% Graciano.
- Geología y Suelo: Terrazas del terciario arcillo-calcáreas.
- Elaboración: Fermentación con levadura indígena en depósitos de roble. Crianza durante 24 meses en barricas hechas con robles seleccionados en nuestra tonelería. Previo al embotellado se realiza una clarificación con clara de huevo fresco. Una vez en botella sufrirá un proceso de afinado durante doce meses en nuestra bodega, como mínimo.
- Cata: Se trata de una cosecha con un fuerte carácter Atlántico con el permiso del año 2000, podría ser el mejor ejemplo de un vino de este estilo. En las cosechas atlánticas la fruta lucha por sobreponerse al carácter florar, pero en este vino, y en este momento de la evolución, no lo consigue. En boca la primera impresión es de una ligera acidez que le da frescura, esta es la primera señal que nos indica un vino de largo recorrido. A medida que el vino avanza en la boca aparecen notas de fruta seca y especias completándose en postgusto con bálsamos. Nos encontramos ante una de esas raras excepciones en las que la fruta madura se expresa mejor en retrolfacción que en olfacción directa, percibimos: ciruela pasa, frutillos rojos, algo de compota de manzana, arrope. En el desvanecimiento tanto en retrolfacción como en postgusto queda un recuerdo tenue de especias finas de la madera. El color es puro y franco, predominantemente rojo con notas violáceas haciendo gala de su excelente acidez. Como es típico en los vinos de carácter atlántico es un vino de muy largo recorrido pero será especialmente perceptible su evolución en los dos primeros años donde disfrutaremos de su integración día a día.

Muga Selección Especial:
- Variedades 70% Tempranillo, 20% Garnacha, 7% Mazuelo y 3% Graciano.
- Geología y Suelo: Terrazas del terciario arcillo-calcáreas.
- Elaboración: Fermentación con levadura indígena en depósitos de roble. Crianza durante 28 meses en barricas hechas con robles seleccionados en nuestra tonelería. Previo al embotellado se realiza una clarificación con clara de huevo fresco. Una vez en botella sufrirá un proceso de afinado durante doce meses en nuestra bodega.
- Cata: Después de un quinquenio de gestación el vino comienza a mostrar su carácter en forma de complejidad organoléptica. Su grado de integración es tal que hace difícil una definición precisa e implica un esfuerzo sensorial extra en el catador. En un entorno de frutos rojos, compotas y frutas en licor aparecen especias del tipo de clavo, la pimienta negra o la vainilla en rama. Al mismo tiempo, ni por encima, ni por debajo, catamos cueros, ahumados, torrefactos, notas animales. Se trata de un vino infinito. Sin aristas en boca, es sedoso, amable, desborda armonía. El postgusto, de recorrido eterno, acaba en recuerdos de golmajería que enlazan, en la fase de retrolfacción, con el abanico de especias inicial.

Prado Enea Gran Reserva:
- Variedades: 80% Tempranillo, 20% Garnacha, Mazuelo y Graciano.
- Suelo: Arcillo-calcáreo y aluvial.
- Elaboración: Junto a las uvas del Torre Muga, las uvas de Prado Enea son siempre las últimas en entrar en la Bodega. Con esto nos aseguramos una maduración óptima. La uva fermenta siempre en depósitos de roble de 10.000 Kg. de capacidad sin control de temperatura ni adición de levaduras. La maceración es variable pero puede prolongarse hasta veinte días. La crianza de este vino es de doce meses en depósitos de roble de 16.000 litros, treinta y seis meses en barricas de roble (mínimo), y treinta y seis meses (mínimo) en botella. Tras la crianza se realiza una ligera clarificación con clara de huevo fresco.
- Cata:  En esta fase de la cata lo que mas sorprende es la forma en que el vino toma la cavidad bucal desde el primer ataque hasta unos minutos después. El postgusto y la retrolfacción transmiten, en un primer momento, notas uniformes y dominantes de tabacos frescos que se desvanecen para alumbrar especias del tipo clavo y pimienta negra. Sin duda ninguna la evolución de este vino nos reserva sensaciones fabulosas para el futuro.

Torre Muga:
- Variedades: Tempranillo 75%, Mazuelo 15%, Graciano 10%.
- Suelo: Arcillo-Calcáreo y aluvial.
- Elaboración: La fermentación se produce siempre de forma natural y espontánea. La uva fermentará siempre en depósitos de madera sin control de temperaturas con levaduras indígenas. La maceración es variable pero puede prolongarse hasta dos o tres semanas. La estancia total de este vino en roble es de 24 meses de los cuales 18 son en barricas nuevas de roble francés y el resto en depósitos de roble. Tras la crianza se realiza una ligera clarificación con clara de huevo fresco.
- Cata: Vino de potente estructura cromática, presentando desde morados intensos hasta rojos brillantes en el ocaso del borde. Seductora nariz, con elegantes nota a confitura y bollería, acompañadas de un fondo especiado con matices a canela, caramelo, cacao, eneldo y heno. Boca sedosa, destacando la dulzura de sus taninos, tomando protagonismo en retro olfacción las notas a monte bajo y especias secas de gran complejidad.

Aro:
- Variedades 70% Tempranillo y 30% Graciano.
- Elaboración: La fermentación se produce siempre de forma natural y espontánea. La uva fermentará siempre en depósitos de madera sin control de temperaturas con levaduras indígenas. La maceración es variable pero puede prolongarse hasta dos o tres semanas. La estancia total de este vino en roble es de 24 meses de los cuales 18 son en barricas nuevas de roble francés y el resto en depósitos de roble. Tras la crianza se realiza una ligera clarificación con clara de huevo fresco.
- Cata: Se viste en elegantes tonos rojos con dejos aún violáceos de una marcada juventud, bien conservado. En el aroma se combinan de forma sutil notas frutales de frutos de baya roja con notas especiadas. Este aroma es intenso, limpio y sutil. En boca es sabroso, de elegante entrada y carnosa evolución. Su expresión tánica potente pero modulada, lleva el vino hacia un final de boca largo y halagador. Vino complejo, gustoso, amplio, de excelente potencia.

Cava Conde de Haro:
- Ficha de Cata: La primera impresión en copa es de una escasísima oxidación; tonos amarillos-verdosos brillantes. La espuma formada en copa es densa y persistente dando idea de su componenda estructural en boca. Observado el interior de la copa descubrimos un rosario de burbuja microscópica ascendiendo libremente a la superficie. En nariz domina el carácter de fruta ácida y flores. En un segundo nivel encontramos caracteres fermentativos y los propios de la transformación en botella (miel, vainilla, licor). En boca es meloso pero fresco a la vez gracias a su gran acidez. La combinación de fruta/acidez/lías finas provoca una sorprendente sensación de plenitud en la boca que invita a seguir catando. En postgusto vuelven las frutas esta vez con mayor dominancia de especias que dejan un grato recuerdo durante unos segundos al catador.
- Viñedos: Se trata de la misma zona que los viñedos de Prado Enea, zonas altas, pero a diferencia de estas se trata de laderas orientadas al norte con el objetivo de proteger a los viñedos de los calores que podrían alterar el delicado aroma varietal necesario en cavas. Las uvas se vendimian hacia la tercera semana de septiembre. Unos 15 días antes que aquellas dedicadas a vinos blancos. La vendimia ha de ser en cajas de 15 kilos para respetar la integridad del fruto. Tras pasar por la cinta de selección los racimos pasan a la prensa. El prensado es el momento más delicado para preservar la calidad, solo el mosto procedente del prensado suave es utilizado para elaborar este cava. Los varietales utilizados para este cava son viura (90%) y malvasía (10%).
- Elaboración: Los mostos realizan una primera fermentación en depósitos de madera de 1.000 litros para ser conservados en los mismos hasta finales de abril. A partir de aquí se provoca la segunda fermentación en botella. El vino se conserva en rima como mínimo 14 meses más.
- Consumo: es plenamente satisfactorio en este momento auque, por las características del viñedo, este cava tiene un gran potencial de envejecimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario