jueves, 16 de agosto de 2012

Bodegas Protos en Ribera del Duero


BODEGAS PROTOS EN RIBERA DEL DUERO

- Nace una leyenda: Protos, del griego "PRIMERO", tiene el orgullo y privilegio de haber encontrado madurez y reposo en la mayor y primera de las bodegas de la zona, manteniendo su fama a lo largo del tiempo.

En 1927 el arrojo y el apego a la tierra de los viticultores de la comarca, consiguieron unir los mejores esfuerzos para crear la bodega, la primera de la Ribera. Un proyecto de futuro que además de haber llegado intacto hasta nuestros días, crece y se multiplica cada año, y ha llevado su nombre hasta lo más alto del panorama internacional.

Los años 30 suponen su asentamiento definitivo a nivel internacional. Sobre todo a raíz de que la exposición universal de Barcelona de 1929 otorgase a sus vinos tintos la medalla de oro.

- La expansión de un nombre: La empresa creció con mucha rapidez y se plantearon los primeros problemas de espacio comenzando así su expansión por toda la comarca. Se inicia la construcción de una bodega de envejecimiento en pleno corazón de la montaña que sustenta el castillo de Peñafiel.

Es tal su marca de calidad y prestigio que en los años 80 una franja vinícola de reconocida consideración adopta su nombre, Ribera de Duero, para identificar al Consejo Regulador de Denominación de Origen que velará por la calidad de los vinos de la zona. En 1995 se amplia la bodega de crianza y se consolida en el panorama vinícola internacional.

El proyecto ha seguido creciendo con la adquisición en Anguix (Burgos) de una bodega con una capacidad para elaborar hasta tres millones de kilos de uva, de los cuales 1,5 millones pasa por mesa de selección. Esta bodega está dotada de la más avanzada tecnología.

LA BODEGA

- Arquitectura: En la actualidad el diseño de nuevas bodegas por prestigiosos arquitectos se ha convertido en frecuente. Sin embargo, las instalaciones de Protos marcarán un antes y un después en el dominio magistral de las técnicas arquitectónicas aplicado a espacios funcionales, que no sólo facilitan las labores propias de una bodega, sino que convierten a las estancias en verdaderas obras de arte, como sucede con el dormitorio de barricas que alojará a alrededor de 10.000, donde el lujo es el espacio, en una austeridad que huye de adornos y artificios, con el hormigón pulido, el cristal y la madera como materiales protagonistas en toda la construcción del prestigioso estudio de arquitectura Rogers Stirk Harbour + Partners, liderado por el genial arquitecto inglés Sir Richard Rogers, en colaboración Alonso Balaguer y Arquitectos Asociados.

La vendimia 2008 de Protos fue la primera en elaborarse en las nuevas instalaciones, donde se han invertido 36 millones de euros para incrementar el espacio dedicado al dormitorio de barricas, botelleros... y para continuar elaborando vinos de alta gama. Pero el objetivo fundamental de esta fabulosa obra de arquitectura es ganar en calidad, una verdadera obsesión de Protos, que viene desarrollando ambiciosos programas de I+D+i desde hace varios años.

En este sentido, en el ámbito de la viticultura llevan a cabo un Plan de Caracterización del viñedo de sus proveedores que determinará todas las peculiaridades del mismo. En el campo de la enología, sus estudios se centran en la aplicación de nuevas tecnologías de análisis por infrarrojos para establecer la calidad de la uva al llegar a la bodega. Asimismo, su departamento de I+D+i también trabaja en la caracterización de las barricas sobre la base de distintos parámetros de crianza. Una apuesta por la innovación para seguir a la cabeza de los mejores vinos del mundo.

Con la nueva bodega, otro negocio que se abre para Protos es el del enoturismo. Y no es para menos, porque el edificio del lord inglés atraerá a numerosos visitantes para los que ya está previsto una visita guiada y la posibilidad de celebrar actos y eventos de empresas e instituciones en los originales espacios de esta maravilla arquitectónica que, junto con el Castillo de Peñafiel, pasará a ser el buque insignia de la localidad vallisoletana.

- Instalaciones: Protos puede presumir de contar con varias bodegas, de distintas denominaciones, diferentes en forma, pero muy semejantes en cuanto a fondo: La búsqueda de la calidad por encima de todo.

Así Protos, cuenta con dos bodegas en en corazón de la Ribera del Duero: Peñafiel (Valladolid) y Anguix (Burgos) donde se elaboran sus afamados tintos de crianza y los envejecidos. Su otra bodega se sitúa en el corazón de la denominación de origen Rueda: La Seca (Valladolid), donde se elabora sus exitoso vino verdejo.

- La uva: Protos tiene unas 100 hectáreas de viñedo propio y se abastece de unas 500 hectáreas que pertenecen a sus socios, y de otras 300 de viticultores de la zona que se han convertido en proveedores asiduos.

Protos realiza la totalidad de su vendimia de forma manual y desde la cosecha del 2001, el 50 % de la producción se recoge en cajas de 20 Kg que se descargan sobre mesas de selección para poder observar racimo a racimo y conseguir que solamente llegue al depósito de fermentación la uva entera y completamente sana.

Hoy además Protos cuenta con un programa de I+D+i único, con el fin de ganar, si cabe aún más, en la calidad de todos sus vinos.

- Elaboración: La calidad por encima de todo es la premisa en la que sustenta todo el trabajo de Protos. Por este motivo, se analiza minuciosamente todo el proceso hasta la obtención del vino. Las viñas están perfectamente controladas por técnicos y expertos durante el ciclo vegetativo, con el fin de conseguir una producción de máxima calidad y un conocimiento exhaustivo de toda la uva antes de entrar en bodega.

La vendimia es manual en su totalidad, y desde unos años a esta parte el 50% de la producción se recoge en cajas de 20 Kg que se descargan en las mesas de selección para garantizar que toda la uva que llega al depósito está entera y completamente sana.

Tal es la obsesión por la calidad que tras una fuerte inversión, Protos ha desarrollado un programa de I+D+i único, que no sólo estudia la uva sino que también es extensible a las barricas que se compran a los distintos proveedores.

LOS VINOS

- Rosado: Maceración en frío durante 16 horas extrae todos sus aromas. Elaborado con uva 100% Tinta del País (Tempranillo).
Color: el color rosa fresa intenso; Aroma: a frutos rojos (fresa, cereza, frambuesa), pero la multitud de aromas que desprende es infinita; Su sabor: es equilibrado, fresco y afrutado.

- Joven Roble: Fermentando uva seleccionada 100% Tinta del País. Crianza: 6 meses en barrica de roble americano y otros 6 en botella hasta salir al mercado.
Color: su color rojo picota con ribete púrpura; Aroma: sutiles aromas a frutas rojas con fondo de matices de vainilla procedentes de la madera; Su sabor: tómalo a 15 -16 °C para no perderte sus matices afrutados dejando una sensación larga y elegante.

- Crianza: El tiempo de espera para disfrutar de este vino es de 26 meses: 14 meses en barrica de roble americano y francés, y otros 12 en su propia botella. Elaborado con uva 100% Tinta del País (Tempranillo)
Color: su color picota con ribete granate. Nunca has visto nada igual; Aroma: a fruta madura con tonos especiados, con tostados de roble; Su sabor: a 100 cosas pero lo más increíble es la sensación que va a dejarte en boca.

- Selección “Finca el Grajo Viejo”: Bodegas Protos rinde homenaje a sus consumidores con su vino más exclusivo Protos Selección “Finca El Grajo Viejo”. Un vino que refleja toda la personalidad irrepetible del Terroir, Elaborado desde la actitud de Ser Primero.

Un largo trabajo de más de diez años con este vino Protos Selección: experimentando y elaborando las uvas de 18 pagos seleccionadas por separado, ha sido clave en escoger El Grajo Viejo como el mejor entre los mejores. Cepas viejas de más de 70 años, de producción muy escasa pero con una gran concentración así lo demuestran. La grandeza de un vino nace en la tierra y en las cepas.

El cultivo de estas parcelas se controló diariamente desde la bodega, haciendo especial hincapié en la limitación de los rendimientos y en una 1ª selección en campo, una 2ª en mesa antes de despalillado y una 3ª en mesa grano a grano para asegurar la exclusividad de la Calidad.

Al ser viñas muy viejas sus raíces han atravesado las capas superiores de arcilla y han llegado al estrato calizo mas profundo, capaz de aportar mineralidad al vino, obteniendo así un vino con carácter y personalidad inimitables.

Fermentación en grandes barricas nuevas de madera francesa de 500 litros, con maceraciones largas de 3-4 semanas, del descube pasa a barrica nueva de roble francés, de tres tonelerías diferentes, dónde se realizara en un primer momento la fermentación maloláctica y a continuación la crianza durante 18 meses. Resultado: 9.327 botellas únicas de la añada 2009, estandartes de la elegancia de la Ribera Del Duero, culmen de la gama de los grandes Vinos de Protos.

Fruta, potencia, estructura, concentración, complejidad y mucha elegancia, es el resumen de este Ribera expresivo y con carácter.

Color rojo cereza, con un buen abanico aromático y una gran complejidad, nariz de fruta madura, notas especiadas, balsámicos, tabaco y notas minerales.

En boca es sabroso, amplio, potente pero con un tanino fino y elegante, muy expresivo, con el nervio que le da la acidez de estas viñas cultivadas en terrenos muy pobres y a unos 800 m. de altitud.

Final largo, agradable y persistente donde sobresale el toque mineral.

Va a tener una larga vida, por su estructura y por el buen equilibrio tanino noble acidez.

- Reserva: 18 meses en barrica y un mínimo de 24 meses en botella. Elaborado con uva 100% Tinta del País (Tempranillo).

Color: su color cereza intenso; Aroma: a frutas negras con agradables notas ahumadas, formando un bouquet complejo y elegante; Su sabor: el binomio madera-vino te dejará una sensación aterciopelada en la boca, además de un postgusto larguísimo, característico de un Protos.

- Gran Reserva: La grandeza de este vino viene entre muchas otras cosas por los 60 años de antigüedad de las viñas. La vida de este soberbio vino viene marcada por su estancia de 24 meses en barrica de roble y un mínimo de 36 meses en botella. Elaborado con uva 100% Tinta del País (Tempranillo).

Color: su color cereza intenso no va a dejarte indiferente; Aroma: servido a 18 °C los sentidos se prendan de un bouquet que varía con el paso de los minutos; Su sabor: es aterciopelado y redondo en boca y tiene la suavidad propia de su categoría. Su retrogusto es elegante dejándote un recuerdo que difícilmente vas a poder olvidar.

- Verdejo: Frescura y un equilibrio grado-acidez, su maceración y su fermentación a 14 °C. Elaborado con uva 100% Verdejo.

Color: su color amarillo-pajizo con matices verdosos; Aroma: servido a 7 °C recuerda a manzana y a frutos tropicales; Su sabor: es inconfundible porque es redondo, afrutado y tiene buena acidez. Su alma de verdejo hará que te gusten los finales ligeramente amargos.

- Verdejo Fermentado en Barrica: La uva verdejo aguanta muy bien la crianza en barrica y desarrolla nuevos y sorprendentes aromas. Son vinos que evolucionan con el tiempo, ganando nuevos registros aromáticos. Necesita tiempo en botella para despertar todos sus encantos y mostrarse tal y como es.
Elaborado con uva 100% Verdejo; Crianza: 6 meses en barricas nuevas de roble francés y 1 año en botella como mínimo.

Color: Su color amarillo pajizo verdoso, brillante; Aroma: De crianza en barrica que le da complejidad, ahumados, especiados, finos tostados junto a notas de fruta blanca y de hueso, notas cítricas y anisadas, fruta exótica y las notas típicas verde-vegetal de esta variedad; Su sabor: Amplio, vivo, untuoso y graso en boca, con cierta estructura y dotado de frescura gracias a su buena acidez. Reaparecen los apuntes de fruta y herbáceos. Largo, expresivo, con recuerdo de barricas, especiado (vainilla), persistente final amargoso característico del verdejo que incita a seguir bebiendo. Postgusto largo y agradable. Un vino que seguirá creciendo con el paso del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario